Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ECONOMÍA LUNES, 1 DE FEBRERO DE 2016 abc. es economia ABC EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA Apple, una acción para Buffett Los resultados de la compañía americana son siempre objeto de controversia. Por un lado, las magnitudes de la empresa de la manzana no son de este mundo. Algunos datos: en un trimestre ha vendido 75 millones de terminales iPhone, hay más de mil millones de usuarios de Apple en el mundo, la compañía tiene una caja que supone prácticamente la mitad de la capitalización bursátil de todo el Ibex 35 y tiene un margen bruto del 40 Impresionante. Las dudas, desde un punto de vista corporativo, se centran en si se trata de una empresa exclusivamente de hardware o no. El peso cada vez mayor de otras divisiones como servicios o software la convierten en una compañía distinta a su comparable habitual, que suele ser Nokia a pesar de todo lo que supone. Además, los resultados de esta compañía son un magnífico termómetro de la evolución del consumo en el mundo. Hoy, Estados Unidos sigue siendo su principal mercado, pero China ya es más importante que Europa. El crecimiento de las ventas en el país asiático y el potencial que según Tim Cook tiene este mercado, deberían ser el mejor antídoto contra los miedos sobre la economía china. Además, confirma el aumento de la clase media que puede adquirir teléfonos que no son precisamente baratos. La valoración de esta compañía, en 7,5 veces beneficios sin tener en cuenta la caja, debería servirnos para reflexionar sobre la valoración del conjunto de la bolsa americana. Sin duda, un modelo de negocio como este, con la fortaleza que ya ha demostrado, con su capacidad de crecimiento y las colosales magnitudes económicas, debería servir para que Buffett le echara un vistazo. Gamesa, objeto de deseo Por lo que se conoció a través de la prensa durante la semana pasada, todo indica que la multinacional alemana Siemens bebe los vientos por la compañía de aerogeneradores española Gamesa. La noticia saltó el viernes y la compañía española, tras un primer comunicado en el que ni confirmaba ni desmentía la información, afirmó al cierre de mercado que existen conversaciones abiertas para integrar ambos negocios pero que no se ha tomado ninguna decisión por el momento. La operación tendría sentido. La compra de la española convertiría a Siemens en el segundo productor del mundo de turbinas, solo por detrás de Vestas. Además, la operación también tiene lógica desde un punto de vista más amplio pues tanto geográfica como tecnológicamente son empresas muy complementarias. Iberdrola, principal accionista de Gamesa, tiene la llave de la operación y hasta el momento no ha mostrado intención de vender. Mantener la participación ahora no tiene mucho sentido pero tampoco le cambia la vida a la eléctrica si decide deshacerse de ella. Además, este tipo de operaciones en nuestro país siempre conllevan un problema político. Sorprendentemente, en España, en la que el patriotismo no está del todo bien visto, surge el miedo atávico a que otros nos quiten lo Cotización de Gamesa En euros por acción 18 14 10 6 2 11 12 13 14 15 17,11 Cotización de Apple en bolsa En dólares por acción 140 120 100 95,99 80 60 40 2011 2012 2013 2014 2015 nuestro. En este caso, además, habrá que pasar por el filtro de la identidad vasca que no hace más que complicar estas operaciones. Las firmas españolas en general, debido al diferencial de valoración relativa respecto a las europeas y americanas magnificado en este caso por la fortaleza del dólar están en el punto de mira. Y hoy hay muchas candidatas a ser compradas. Por un lado, están las que ya tienen participaciones importantes con vocación de control. En este cesto estarían FCC, Cementos Portland o NH entre otras. En segundo lugar, buenas compañías en diferentes sectores sin accionistas de control. Y por último, el sector bancario. Del primero al último de los bancos cotizados españoles, con alguna excepción de mediano tamaño que aún mantiene accionistas o accionista de control, todos pueden entrar en las quinielas. El baile ya ha empezado y, por cierto, no parece importar mucho quién esté en La Moncloa dentro de unos meses. LA GRAN APUESTA La principal enseñanza de esta película es, quizá, que fueron muy pocos los que pensaban que el sector inmobiliario americano podía caer en picado G ran película. Hay que verla. Magnífico relato sobre el derrumbe del castillo de naipes en el que se había convertido Wall Street hace no tanto. A diferencia de otras películas sobre este tema, los protagonistas son un grupo de inversores que, de diferentes formas, anticiparon la que se venía encima y decidieron intentar beneficiarse de ello apostando por un pinchazo de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en pleno boom Las enseñanzas de La gran apuesta a película son muchas. La principal, quizá, es que por entonces eran muy pocos los que pensaban que el inmobiliario americano podía caer en picado, algo que ya tenemos todos muy claro. Sobre la simple idea de que el precio del ladrillo nunca cae se montó la que se montó. Esa creencia, sumada a la avaricia de todos- -bancos de inversión, inversores y particulares fue lo que cebó una bomba de proporciones desastrosas. No te hace daño lo que no conoces sino aquello de lo que no dudas. Y entonces, desde Greenspan hasta las strippers creían que el precio de los inmuebles solo tenía un camino. Si añadimos la contrastada e insondable creatividad de los bancos de inversión nada es imposible para un banquero de inversión la connivencia de las agencias de rating y la dejadez del supervisor tenemos todos los ingredientes de la crisis que casi lleva al sistema financiero mundial a la quiebra. La magnífica descripción que hace de los momentos previos a la crisis sirve para descartar que actualmente nos encontremos a las puertas de una situación parecida. A quienes alberguen alguna duda sobre ello, les recomiendo que vean la película. Podrán ver que la situación completamente diferente. Los bancos de inversión, simplemente, no han tenido tiempo material para reconstruir el castillo de naipes y los niveles actuales de apalancamiento del sistema son la mejor razón para descartar cualquier escenario que se aproxime a 2008. Con todo, esto no quiere decir que no vuelva a pasar, tiempo al tiempo. Por último, antes de que vayan a verla, dos salvaguardas: creo que la película, como suele ser habitual, cae en algunos tópicos a la hora de describir los mercados financieros y que existe un riesgo considerable de salir con la idea equivocada de que los gestores de fondos de inversión son, en gran medida, una panda de tarados.