Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 28 DE ENERO DE 2016 abc. es economia ECONOMÍA 39 0,921 euros Es la cotización actual de Bankia, que salió a Bolsa a 3,75 euros, cifra no comparable euros por la agrupación de acciones de 2013. Eso sí, algunos cálculos dicen que los inversores han perdido el 100 del valor Supervisor El Banco de España rechaza valorar las cuentas de la entidad S. E. MADRID que están imputados el expresidente, Rodrigo Rato, y otros 32 exdirectivos. Esta novedad judicial puede provocar precisamente lo contrario. Cuando en diciembre de 2014 los mencionados peritos judiciales que trabajaron en la instrucción del juez Fernando Andreu publicaron sus conclusiones sobre la salida a Bolsa de Bankia a grandes rasgos, que había debutado en el parqué con las cuentas maquilladas ya se produjo una avalancha de reclamaciones por la vía civil. Ahora, esas reclamaciones sumaban 819,2 millones de euros, y el banco, cuyo principal accionista es el Estado con más del 60 del capital social, tiene provisionados 1.840 millones para sufragar esa factura. Y es que, según datos de la entidad, está perdiendo el 93 de las sentencias dictadas al respecto. Aunque en esta ocasión el Supremo resuelve solo dos recursos concretos y su decisión no se puede extrapolar a todos los accionistas que reclamen su inversión, todo apunta a que, establecida esta base, el resto pueden correr la misma suerte. Por tanto, es previsible que se produzca una nueva oleada de demandas, revirtiendo la tendencia actual. Desde el pasado verano, cuando algunos abogados fijaron el plazo de prescripción del delito achacable a Bankia, el número de reclamaciones decreció. Y no sólo eso, sino que podrían ser cada vez más favorables para los demandantes, a la vista de las conclusiones del Supremo, que ha marcado un nuevo punto de inflexión en el caso. El Banco de España sigue sin entrar a valorar si las cuentas de BFA- Bankia en el momento de salir a Bolsa reflejaban o no la imagen fiel de la situación financiera de la entidad. El supervisor bancario nacional, en respuesta a la información que le requirió un juez de Navalcarnero (Madrid) sobre la contabilidad de la entidad en 2011, dio detalles técnicos sobre las mismas y el entorno económico en que se produjo la ops, pero no sobre si las cuentas eran buenas o no. El citado documento, en consecuencia, no valora las cuentas presentadas por la entidad con motivo de su salida a Bolsa, en julio de 2011. Tampoco entra a valorar ninguno de los informes periciales presentados ante la Audiencia Nacional en relación al denominado caso Bankia explica el organismo dirigido por Luis María Linde. Lo que el supervisor ha enviado al magistrado es información sobre el entorno macroeconómico español en los años 2011 y 2012, datos contables sobre Bankia y las cajas de ahorro que constituyeron el grupo y su interpretación de distintos aspectos de la normativa contable de entidades de crédito. La institución asegura además que está atendiendo con la máxima diligencia todos los requerimientos de información que le han sido remitidos hasta la fecha por las distintas instancias judiciales en relación con la investigación de la ops. En la imagen, una sucursal de Monte dei Paschi de Siena REUTERS Italia crea un banco malo para evitar el rescate del sector La banca italiana tiene 200.000 millones de créditos deteriorados ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA Videoanálisis sobre la decisión del Supremo sobre la ops de Bankia se agarren a este argumento para dictar a favor de los reclamantes. De hecho, ya lo venían haciendo al ser la conclusión de los peritos judiciales del caso Bankia, y que el juez instructor del caso, Fernando Andreu, está valorando. exigían 60 millones. Bankia y el FROB, organismo público, pactaron repartirse toda esta factura. El 40 de las primeras reclamaciones las abonará Bankia, participada al 60,895 por el Estado. El resto, el 60 corre a cargo de la matriz, BFA, cien por cien del Estado. ¿Qué coste supone para Bankia y quién lo paga? Hasta la fecha, la entidad ha recibido reclamaciones por casi 820 millones de euros, y ha hecho provisiones por 1.840 millones para sufragar todo el proceso. Hace un mes, los demandantes que ya contaban con un fallo a favor ¿Pueden reclamar los inversores institucionales? Nada impide que bancos y otros grandes inversores que suscribieron la ops reclamen. Eso sí, la Justicia ya ha acotado las reclamaciones a los minoristas y las propias empresas habían declinado reclamar. Después de una dura negociación entre Italia y Bruselas, y tras cinco horas de conversación entre el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, y la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, se ha llegado al acuerdo de crear un banco malo, un instrumento que permitirá a los bancos italianos deshacerse de gran parte de sus créditos deteriorados y sin esperanzas de poder cobrarlos. En el mecanismo adoptado no hay ayudas del Estado, pero sí habrá garantías estatales para los tramos senior de los activos titulizados activos, generalmente préstamos, convertidos en valores negociables en el mercado depositados precisó Economía. La decisión ha supuesto un alivio para el sistema bancario italiano, que cuenta con unos 200.000 millones de créditos deteriorados. La morosidad en la banca italiana está entre las más altas de Europa. El porcentaje de créditos dudosos sobre el crédito bruto total es del 17 es decir, el cuádruple de la media europea en España, la media de morosidad se sitúa en el 7,12 con los criterios de la EBA Por ahora, el banco malo italiano no ha convencido a los mercados. La Bolsa de Milán fue ayer la única que cerró en negativo en Europa -0,4 Teniendo en cuenta que Italia es la cuarta economía europea, en los mer- cados financieros se estaba produciendo una gran alarma por la banca italiana, lo que se ha reflejado en las recientes jornadas en que hubo pánico en los mercados, siendo los bancos italianos lo que peor comportamiento tuvieron en Europa. Por ejemplo, desde el inicio del año el valor en Bolsa del banco Monte dei Paschi de Siena ha llegado a perder el 50 con alguna recuperación posterior. Se trata de un caso extremo, pero en parecidas condiciones se encuentran otros bancos. Esto empujó a Italia y a Bruselas, con la presión también de otros países, para llegar con urgencia a un acuerdo para el sistema bancario italiano. Se pensó que la solución era la creación de un banco malo, como se hizo en España: una especie de caja vacía que existe solo para tener en su interior las pérdidas y vender los créditos deteriorados a sociedades especializadas en su recuperación, al menos en parte. Esta solución permite resanar el resto del sistema bancario para que pueda cumplir con su función esencial: prestar créditos para permitir el crecimiento de la economía, cosa que en Italia no se está produciendo, por el enorme temor de los bancos a incrementar sus créditos deteriorados. El banco malo italiano es exactamente un vehículo de titulización, es decir, una compañía que se crea solo para una serie particular de transacciones. Así, los bancos podrán convertir sus préstamos deteriorados en ABS sus siglas en inglés es decir, valores respaldados por activos: bonos o pagarés respaldados por activos financieros, a excepción de las hipotecas residenciales o comerciales, que serán puestos por el mercado.