Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 25 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ESPAÑA 27 mundo! ¡Coged el armamento y bajad a la planta baja! ¡Rápido, rápido! ¡Todo el mundo abajo, todo el mundo abajo! ¡Vamos, vamos, vamos! Salté de la litera, me vestí, saqué mi Mauser de la taquilla y me dirigí hacia las escaleras. No era la primera vez que nos tocaba salir corriendo por algún problema. Ya estábamos acostumbrados Pero... me extrañó ver que las otras compañías también salían de sus plantas y nos agolpábamos todos en las escaleras. Algo gordo tenía que haber pasado para que nos sacaran a todos de la cama. Al llegar a la planta baja no nos dejaban salir al patio, a los coches, y nos dijeron que esperásemos allí. Que no saliésemos a la calle... RESPUESTA JUDICIAL No hay una sola diligencia para esclarecer la frustrada matanza, 32 años después J. P. P. M. MADRID Junto al explosivo Por fin, el comandante informó a los policías: un comando de ETA había colocado explosivos suficientes para hacer volar el edificio. No lo íbamos a desalojar porque podría ser una trampa para hacernos salir y dispararnos desde el monte cercano, como ya ha ocurrido en alguna ocasión Al fin, nos trasladaríamos todos al patio y allí esperaríamos a que los compañeros del Tedax desactivaran los explosivos. Se prohibió subir a las plantas altas Fueron cuatro horas de enorme tensión, porque los agentes tuvieron que aguardar a escasos metros mientras sus compañeros neutralizaban la potente carga. En noviembre de 2012 el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, comentó a Francisco Zaragoza, presidente de la Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (Acfsevt) que había localizado información sobre el intento de ETA de provocar una matanza en el cuartel de San Sebastián. Se mostró optimista y se comprometió a mantenerle informado. Transcurrido ya más de tres años, el fiscal no da señales. Ello, pese a las reiteradas llamadas telefónicas y correos electrónicos enviados desde la Acfsevt. La asociación que acoge al mayor número de agentes afectados por el zarpazo terrorista está empeñada en la localización de informes policiales, diligencias judiciales o cualquier otro documento que sirva como prueba de que realmente se produjo ese atentado frus- trado. Así se lo expuso su máximo responsable al entonces presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, en una carta fechada el 5 de noviembre de 2012. En la misiva se lamentaba, además, de que no había vuelto a tener noticias del fiscal jefe, tras haberse mostrado confiado sobre esta cuestión. Callada por respuesta En otra carta enviada a Javier Zaragoza en abril de 2013, el presidente de la asociación le preguntaba si ya existe algún número de expediente por el que este asunto pueda identificarse ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional De nuevo, la callada por respuesta. Hasta hoy. En junio de 1983 Javier Zaragoza era fiscal jefe de la Audiencia Provincial de San Sebastián y podría recordar algo acerca de aquel atentado frustrado. Resulta también asombroso que el Ministerio del Interior no tuviera registrado, entre los atentados cometidos por ETA, aquel intentó de provocar la mayor masacre terrorista en territorio europeo. La Oficina de Asistencia a las Víctimas de la Audiencia Nacional tampoco tiene documento alguno que aluda a la existencia de este atentado, convertido en fantasma En 1983 integraban la cúpula de ETA, entre otros sanguinarios pistoleros, Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi Isidro Garalde, Mamarru ambos beneficiados por la liquidación de la doctrina Parot Eugenio Etxebeste, Antxon también en libertad; y el prófugo José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera Recientes informes de la Policía y la Guardia Civil acreditan que desde finales de la década de los setenta, la planificación de los atentados y la orden de ejecutarlos procedían del comité ejecutivo Una decisión por tanto colegiada que implica a todos los etarras que en ese momento constituían el máximo órgano de dirección de la banda. Una investigación hubiera permitido condenar a los responsables por unas quinientas tentativas de asesinato.