Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 SOCIEDAD MIÉRCOLES, 20 DE ENERO DE 2016 abc. es conocer ABC STEPHEN HAWKING FÍSICO, ASTROFÍSICO Y COSMÓLOGO VIATCHESLAV MUKHANOV FÍSICO TEÓRICO Y COSMÓLOGO El hombre de los agujeros negros Nació en Oxford, en 1942, el mismo día que se cumplía el 300 aniversario de la muerte de Galileo Galilei. Quizá por ello estaba llamado a convertirse en uno de los eminentes físicos teóricos y cosmólogos de su siglo. Catedrático jubilado de la Universidad de Cambridge, en una plaza que ocupó Newton, es un importante divulgador científico y experto en agujeros negros. Postula que después del Big Bang se formaron diminutos agujeros primitivos que debían crear y emitir partículas térmicamente, fenómeno que se ha denominado como radiación de Hawking Descifró la estructura del Universo Nacido en la antigua Unión Soviética (URSS, en Kanash) en el año 1956. Es catedrático en la Universidad de Ludwig- Maximilians de Múnich, en Alemania. Mukhanov fue el primero en reconocer que la estructura del Universo, incluyendo la formación de las galaxias, podía tener origen cuántico microscópico reconoce el acta del premio entregado ayer. Pasé cerca de un año haciendo cálculos. Las fórmulas ocupaban páginas y páginas, sin esperanza de que pudieran llegar a ser de utilidad recordó el físico. Por suerte, sus cálculos fueron confirmados experimentalmente en 2013. ABC ABC Hawking y Mukhanov, galardonados por predecir el origen de las galaxias Han recibido el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento GONZALO LÓPEZ SÁNCHEZ MADRID Los físicos Stephen Hawking y Viatcheslav Mukhanov fueron galardonados ayer con el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas, por sus investigaciones acerca del origen de la estructura del Universo. Con este premio se distinguió el descubrimiento más importante demostrado experimentalmente que ha sido capaz de unir Cosmología y Física Cuántica, tal como declaró Ignacio Cirac, miembro del jurado e investigador en el Instituto Max Planck de Óptica Cuántica, en Alemania. A través de esta unión entre Cosmología y Física los investigadores fueron capaces de situar el origen de las estructuras del cosmos. Lo encontraron en unas variaciones minúsculas en la distribución espacial de las partículas que habitaban el Universo primitivo. De hecho, los trabajos de Mukhanov y Hawking, iniciados en los años ochenta de forma independiente, explican cuál ha sido uno de los motores básicos de la evolución del cosmos. Permiten entender cómo el Universo posterior al Big Bang pasó de ser una esfera en la que la materia y la energía estaban distribuidas de forma homogénea a una estructura más compleja. En ella, la materia se acumuló más en unos lugares que en otros, y con el tiempo permitió la aparición de estrellas y galaxias. Según explicó a ABC Ignacio Trujillo, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias, el germen de esta estructura está en las variaciones predichas por la Mecánica Cuántica. Consisten en minúsculos cambios de densidad y de energía en el vacío del espacio, que después permitieron la aparición de gigantescas galaxias. Estos investigadores propusieron la teoría de que los cambios a escala microscópica tuvieron consecuencias al nivel macroscópico de las galaxias añadió Trujillo. La semilla del todo Ambos recurrieron a la Física Cuántica para explicar la evolución del Universo desde el Big Bang Pero el gran espaldarazo que convirtió la teoría de Mukhanov y de Hawking en el modelo aceptado en la actualidad no apareció hasta 2013. Fue entonces cuando el satélite europeo Planck pudo caracterizar estas fluctuaciones microscópicas con gran detalle. El rastro se encontró en la llamada radiación cósmica de fondo, que es una huella térmica que dejó el Universo cuando solo tenía alrededor de 300.000 años de vida. Los científicos descubrieron unas minúsculas variaciones de temperatura en esta radiación, con lo que se encontró el posible germen de las galaxias. Después de recibir el premio, Mukhanov reconoció que ni en sus mejores sueños imaginó que sus predicciones llegarían a ser demostradas. Medicina Descubren que una terapia contra el cáncer combate el alzhéimer RAFA IBARRA MADRID Cada vez hay más fármacos que tienen un efecto colateral sobre enfermedades para las que no estaban diseñados. Los últimos en llegar son una familia muy reciente empleada en el cáncer, los fármacos dirigidos contra el sistema inmune o inmunoterápicos, que tan buenos resultados están obteniendo en el tratamiento de algunos tumores. En concreto, explica un artículo en Nature Medicine se trata de los inhibidores PD- 1, un tipo de medicamentos dirigidos a los checkpoints o puntos de control inmunitarios, que podría conver- tirse en un posible terapia para la enfermedad de Alzheimer, y posiblemente para otras enfermedades neurodegenerativas. Los checkpoints son puntos de conexión de las células inmunes que pueden activar o suprimir la respuesta inmune. Los inhibidores de PD- 1, recientemente aprobados para el tratamiento de algunos cánceres, activan las células inmunes y atacan a las células cancerosas. En el estudio dirigido por Michal del Instituto Weizman (Israel) los investigadores trabajaron con ratones transgénicos a los que habían manipulado para que desarrollaran las características propias de la enfermedad de Alzheimer: acumulación de placas de la proteína beta amiloide tóxico (A en el cerebro y deterioro progresivo de la memoria. Y de forma sorprendente vieron que los animales, tras recibir dos dosis de inhibidores de PD- 1, experimentaban una mejoría. En concreto, explican en su artículo, a los tres días los ratones registraron mejoras en los siguientes parámetros y se mantuvieron además durante todo un mes: mejor rendimiento de memoria, disminución de la patología cerebral y reducción de la inflamación. Los animales que recibieron dos sesiones de tratamiento durante dos meses consecutivos también experimentaron una mejora aún más pronunciada en el aprendizaje, la memoria y su patología en ratones.