Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SOCIEDAD JUEVES, 14 DE ENERO DE 2016 abc. es conocer ABC Salud Los hijos de los fumadores respiran más humo con la ley antitabaco DIEGO MÁRQUEZ GRANADA Histeria colectiva en EE. UU. por un bote de 1.500 millones de dólares La lotería Powerball bate récords con un gordo que se conoció esta pasada madrugada JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK Científicos de la Universidad de Granada (UGR) concluyen en un estudio que los niños de casas donde un progenitor tiene el hábito del cigarro se han convertido en los principales fumadores pasivos desde que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero promovió en 2011 el endurecimiento de la ley antitabaco. El trabajo de estos investigadores se ha basado en una encuesta epidemiológica elaborada con 118 niños de menos de 12 años en los que han medido los niveles en orina de cotinina, una de las principales sustancias de la nicotina, antes y después de la entrada en vigor de la reforma de la ley. Las conclusiones indican que, mientras que los niveles de cotinina se han reducido en población adulta no fumadora drásticamente entre 2004 y 2012, la actual ley antitabaco no ha supuesto una reducción en los niveles de cotinina en la orina de los niños participantes. Lejos de eso, la presencia de esta sustancia en su cuerpo ha aumentado ligeramente. Al no poder fumar en bares y cafeterías, los padres lo hacen en privado y sus hijos se ven más expuestos al humo del tabaco en casa y el coche, explicó ayer la autora principal de este trabajo, Mariana Fernández Cabrera, del departamento de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada. El que no apuesta no gana decía ayer con fuerte acento caribeño Oliver desde un deli (bodega) de Brooklyn, con su billete de Powerball en su mano cargada de anillos dorados. Había invertido dos dólares la apuesta mínima en ganar el bote de lotería más alto de la historia, cerca de 1.500 millones de dólares y le daba igual que le repitieran que es casi imposible que toque. Las probabilidades para llevarse este gordo son de 1 a 292 millones. Es mucho más fácil que te caiga un rayo durante el próximo año advertían los medios locales. Es casi la misma probabilidad de que pongan todos los nombres de los estadounidenses en un sombrero y que salga el tuyo. Da igual, EE. UU. estaba entregada a la histeria colectiva por el sorteo. No se habla de otra cosa. Viene muchísima gente hoy, tres o cuatro veces más que un día normal explicaba el dependiente del local donde apostó Oliver. En una tienda de licores cercana, donde también venden lotería, había cola para comprar. A estas horas ya habrá un ganador del bote (el sorteo se ha realizado este jueves a las cinco de la mañana, hora española) Si no hay acertante, la pre- Un hombre compra un boleto de lotería Powerball en Nueva York AFP La bola roja El sorteo Se sacan cinco bolas blancas de un bombo con 69 bolas y una bola roja la Powerball de otro con 26 bolas. El gordo es para quien tenga la combinación. Probabilidades Hay una entre 292 millones. Viviendo 80 años y jugando dos veces a la semana, se tienen apenas 58.400 oportunidades. visión del bote acumulado para el próximo sábado será de unos 2.000 millones de dólares. Pero ayer y durante los últimos días, millones de estadounidenses desenfocaban la mirada en los cubículos de sus oficinas, en la cola del supermercado o esperando al metro y soñaban qué harían con esa fortuna (después del disgusto de dar casi la mitad del bote a Hacienda) La ilusión llevaba días, casi semanas, masticándose. Powerball cambió en octubre las normas del sorteo para que sea más difícil que toque y, por lo tanto, aumentar la cuantía de los botes. El pasado sábado ya se jugaba por 900 millones de dólares.