Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 DEPORTES JORNADA 9 Alcaraz (12 meses) Puesto 20 6 puntos MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2016 abc. es deportes ABC Los siete relevos en Primera JORNADA 8 Herrera (15 meses) Puesto 19 5 puntos LAS PALMAS LEVANTE REAL SOCIEDAD JORNADA 11 Moyes (12 meses) Puesto 15 9 puntos JORNADA 13 Nuno (17 meses) Puesto 8 19 puntos VALENCIA JORNADA 15 Sergio (17 meses) Puesto 12 17 puntos ESPAÑOL Quique Setién Puesto 16 18 puntos Rubi Puesto 20 14 puntos Eusebio Puesto 15 20 puntos Gary Neville Puesto 11 23 puntos Galca Puesto 13 21 puntos Una trituradora de entrenadores La Liga es campeona de Europa en mudanza de banquillos. En la mayoría de los casos, no sirve para mejorar e incluso resulta contraproducente RUBÉN CAÑIZARES MADRID omo cada temporada, mediados de enero marca el inicio de la cuesta abajo de la Liga y en esta ocasión lo hace con el Atlético como sorprendente y merecido campeón de invierno; con el Villarreal en puestos de Champions destronando de momento a Sevilla y Valencia, los favoritos para lograr esa cuarta plaza que conduce a la élite continental; y con el Levante, Rayo y Sporting como equipos que a día de hoy bajarían a Segunda. Pero, sobre todo, una campaña más, nuestro campeonato llega al ecuador como líder indiscutible de entrenadores destituidos (siete) entre las grandes Ligas de Europa, y con serias opciones de que en las próximas jornadas pueda ir a más. El gran problema es a la velocidad a la que se quieren conseguir los obje- C tivos. La palabra proyecto no existe en el fútbol aunque a la hora de presentar a un entrenador, tanto a los directores deportivos como a los presidentes se les llene la boca hablando de eso, de proyecto. Todo se quiere conseguir muy rápido y el fútbol requiere tiempo y paciencia. Es fundamental conocer la idiosincrasia de los clubes y la idiosincrasia Joaquín Caparrós, emblema de los banquillos El gran problema es la velocidad a la que se quieren conseguir los objetivos. No hay paciencia ninguna Lucas Alcaraz, técnico destituido por el Levante Llevo treinta años entrenando y tengo claro que el único proyecto de los clubes es ganar el domingo de los entrenadores que se contratan, y una vez hecha la apuesta por un técnico hay que darle un margen de confianza detalla a ABC Joaquín Caparrós, el entrenador español con más partidos a sus espaldas tras Víctor Fernández. Si miramos con detenimiento cómo ha sido el primer acto en las cinco grandes ligas de Europa, la nuestra ha despedido al 35 por ciento de sus entrenadores (siete de veinte) dato que contrasta con la Premier League, la Serie A y la Ligue 1, que han prescindido del 25 por ciento de sus técnicos (cinco de veinte) y con la Bundesliga, que solo ha renovado cuatro de sus dieciocho banquillos: Llevo treinta años entrenando y tengo muy claro que el único proyecto que existe en los clubes es ganar el domingo. Y cuando logras ganar el domin- go, el proyecto es volver a ganar el siguiente domingo, y si no, ya sabes... Mantenerse y tener estabilidad es cada vez más complicado reflexiona a este periódico Lucas Alcaraz, extécnico del Levante, uno de los siete banquillos de Primera que han movido su silla en esta primera vuelta del campeonato. Hubo un tiempo en el que el cambio de entrenador era un poder notarial que aseguraba réditos inmediatos. Por eso aquello de a entrenador nuevo, victoria segura Pero el fútbol del siglo XXI, meticuloso y perfeccionista como nunca antes, tiende a premiar a las ideas fijas antes que los continuos cambios de rumbo, muchos de ellos provocados por la desidia de las plantillas: Aquellos clubes donde predominan las directrices que toman sus responsables deportivos son los están marcando una época. Mientras que los clubes donde mandan los volantazos, ni cumplen objetivos ni hacen historia explica Caparrós. El análisis del técnico utrerano es fiel reflejo de la realidad. De los siete clubes que han cambiado de entrenador, solo Las Palmas ha logrado mejorar sus resultados, con su consecuente ascenso en la clasificación. El resto se ha mantenido igual o ha empeorado, como es Sin recompensa