Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2016 abc. es cultura CULTURA 53 La falta de pruebas libra a Ramoncín y a Neri de ir a la cárcel La Audiencia Nacional considera reales los trabajos por los que la SGAE pagó 54.702 euros LUIS P. ARECHEDERRA MADRID La Justicia que necesita tenerlo claro para romper la condición de inocente de cualquier ciudadano no ha encontrado pruebas suficientes para condenar al cantante José Ramón Márquez, conocido como Ramoncín, por los 57.402 euros que cobró de la SGAE por unos trabajos que la Fiscalía consideraba inventados. La Audiencia Nacional ha absuelto al cantante, a José Luis Rodríguez Neri y a otros dos exdirectivos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) al considerar que los proyectos pagados fueron reales. La tesis de la Fiscalía que pedía cuatro años y diez meses de prisión para el cantante y para Neri por los delitos de apropiación indebida y falsedad documental no ha quedado probada, según la sentencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. El hecho de que los trabajos que realizó Ramoncín entre 2008 y 2011 no hayan llegado a buen puerto ninguno ha sido materializado años después, aunque el contrato de uno sigue vigente no es imputable a él, argumenta la Sala de lo Penal. El cantante cumplió con su parte al culminar los proyectos. Ramoncín señaló en el juicio que se los encargaron a él, directivo de la SGAE desde 1998 a 2007, por su talento La existencia de estos proyectos propuestas como la creación de una caja fuerte virtual para impedir las descargas que hubiera seducido al mismísimo Steve Jobs, según Ramoncín fue corroborada por numerosos testigos a lo largo de la vista oral, explican los jueces. Eva Cebrián, periodista de RTVE, Javier Jiménez, guionista y productor, o Francisco Javier del Olmo, productor de cine, declararon ante los jueces que conocían los proyectos y que les fueron ofrecidos. Aun así, ninguno los compró, por motivos económicos. Los proyectos fueron encargados y pagados por la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE) una filial digital de la SGAE de la que Neri, amigo de Ramoncín, era el responsable. El Ministerio Fiscal acusó a ambos de urdir una trama de facturas falsas, bajo la apariencia de dichos proyectos hipotéticos para que el cantante se lucrara de forma ilícita en un momento delicado de su vida. Neri fue imprescindible por su cargo; los otros dos exdirectivos, Antonio Hernández y Enrique Loras, dieron el visto bueno a algunos de los trabajos dudosos. Entre los invitados, el Nobel Vargas Llosa, con Isabel Preysler MARTA BECERRA Homenaje a Balcells, cuyo archivo ha adquirido el Estado por 1,5 millones ABC MADRID Fue apedreado Como él mismo relató ante el juez, la carrera musical de Ramoncín se vino abajo por su deteriorada imagen al convertirse en el rostro más visible de la SGAE, una entidad a la que los ciudadanos critican su afán recaudatorio, en lo que el cantante considera una persecución. Llegó incluso a a ser apedreado por el público en un concierto durante el festival Viñarock. Ese parón llevó al cantante que ayer manifestó su alegría por el fallo a buscarse la vida con otras propuestas, como los trabajos investigados. Entre ellos se encuentran una especie de reality show un programa para divulgar los derechos de autor en los ayuntamientos, un formato televisivo y un sistema de protección de archivos. Según la sección segunda de la Sala de lo Penal, se trata de proyectos reales y concretos, realizados y entregados por su autor como contraprestación a cada uno de los pagos que le fueron efectuados Al final, toda la prueba practicada deja un margen de duda suficiente sobre la verdadera intención de los acusados por lo que debe primar la versión más favorable a ellos. La SGAE emitió un comunicado para pedir celeridad a la Justicia en otro proceso contra la entidad de gestión la operación Sage y señaló que la sentencia está en la línea de la entidad, que no se personó como perjudicada. La SGAE se acerca al cierre de su catarsis. IGNACIO GIL El mundo de la cultura homenajeó ayer en Barcelona a Carmen Balcells. El Estado ya ha recibido su archivo, siguiendo la voluntad expresa de la gran agente literaria. En el Archivo General de la Administración ya se encuentra lo que fue adquirido en 2010 por 800.000 euros: sus diarios, biblioteca, cuatro mil manuscritos de sus autores desde 1965 hasta su muerte, más la correspondencia de la agencia. Se trata de uno de los archivos más reveladores de la vida literaria en idioma español del siglo XX. Según el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, la operación no podrá subir de 1,5 millones de euros en total. Lo que queda, un conjunto de papeles que incluyen la contabilidad de la agencia, se está inventariando. Es deseo del Estado, propietario del archivo, cumplir la voluntad de la agente e impulsar una fundación alrededor de su legado que una Madrid, Barcelona y América Latina. La situación política no acompaña. El cantante Ramoncín