Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2016 abc. es internacional ABC Obama combatiría a Daesh por tierra solo si hubiera otro 11- S El presidente argumenta que los yihadistas no son una amenaza existencial para los Estados Unidos MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON Con cuentagotas y sin luz ni taquígrafos. Es el camino que utiliza el presidente Obama para explicar una estrategia contra el terrorismo yihadista que prefiere no proclamar públicamente. Quizá porque es uno de sus puntos débiles ante la opinión pública norteamericana, mayoritariamente crítica, y porque está convencido de que es difícil que la vaya a entender. En una suerte de teoría de la proporcionalidad, el comandante en jefe estadounidense ha elegido el perfil bajo para combatir a Daesh porque considera que el nivel de la amenaza no es lo suficientemente grande. En una reciente charla con columnistas de los principales periódicos norteamericanos, de la que se hacía eco ayer The New York Times Obama explicó razonadamente que el grado de amenaza que los yihadistas suponen para EE. UU. no es suficientemente para dar un giro a su política y enviar tropas. Supuesto éste que sólo contemplaría en el caso de un ataque tan catastrófico que llegara a paralizar el país, como ocurrió con los ataques contra las Torres Gemelas en 2001. Error de valoración Obama ha aguantado los últimos meses sin decir una palabra de más sobre la lucha antiterrorista, incluso después de que ataques de París y de San Bernardino (California) elevaran la inquietud de los norteamericanos al nivel más alto desde los meses posteriores al 11- S. Cuando fue requerido por los columnistas sobre su excesiva frialdad tras los ataques de la capital francesa, que contrastó sobremanera con el mensaje agresivo del presidente francés Hollande, afirmó que se encontraba de viaje, concretamente en la reunión del G- 20 en Antalya (Turquía) y no valoró bien el estado de ansiedad de los norteamericanos. Además de la incomprensión de una mayoría de ciudadanos, al presidente le han llovido críticas de todos los candidatos republicanos, para quienes su debilidad contribuye a fortalecer al terrorismo yihadista. La mayoría de ellos sería partidario de enviar soldados a hacer frente a Daesh. Pero no sólo. También un sector demócrata, incluida la aspirante a la nominación y exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, es partidaria de que Estados Uni- dos lidere la lucha contra ISIS (Daesh) Como es contraria a la estrategia desarrollada en el frente sirio, donde ha reclamado en repetidas ocasiones la creación de un espacio de exclusión aérea, por mucho que esa posibilidad choque con los intereses rusos, el último gran actor que se ha incorporado con bombardeos aéreos a un conflicto de casi cinco años. El presidente norteamericano comparte la teoría de algunos veteranos asesores que piensan que el nuevo tipo de terrorismo, de desconocidos islamistas que se radicalizan a través de las redes sociales, como el matrimonio musulmán que perpetró el ataque de San Bernardino, resulta casi imposible de prevenir. En esa postura se alinea Juliette Kayyem, que trabajó junto al secretario de Seguridad Nacional durante la legislatura anterior del presidente Obama, para quien no hay mucho más que el gobierno pueda hacer al respecto (en la prevención de) Es una clase diferente de violencia. Significa que suscita miedo, y eso es difícil de refutar. Por eso, claro que debemos enfatizar la importancia de combatir el terror; otra cosa es cómo evitas cierto tipo de ataques Pero otros expertos, como Frances Fragos Townsend, asesora antiterrorista con George W. Bush, discrepan: Yo puedo entender el equilibrio que intenta el presidente, pero creo que está demasiado inclinado en esa dirección, y eso no funciona Obama, ayer, poco antes de su discurso sobre el estado de la Unión EFE Imposible de prevenir El líder de la Casa Blanca cree que el nuevo tipo de terrorismo resulta casi imposible de prevenir Avance de los aliados Obama está convencido de que en el frente de batalla se está conteniendo a los yihadistas de Daesh Mientras la política antiterrorista recibe amplias críticas, el presidente Obama asegura que en el frente de batalla se está conteniendo a Daesh. La última victoria de las tropas iraquíes en Ramadi, con la ayuda los ataques aéreos de la coalición que lidera Estados Unidos, ha permitido al presidente insistir en la idea. A la espera del ataque para recuperar Mosul, el bastión iraquí de los yihadistas, Obama arguye que el territorio que controlan se ha reducido considerablemente en estos 15 meses de ofensiva. Irán arresta a diez marinos de EE. UU. en el golfo Pérsico y les acusa de espionaje M. ERICE WASHINGTON Las autoridades iraníes mantenían retenidos anoche a diez marinos norteamericanos, después de que los dos buques en que navegaban se desviaran de su ruta por problemas técnicos y se adentraran en aguas territoriales de Irán, en el golfo Pérsico. Pese a que inicialmente la Secretaría de Estado y el Pentágono aseguraron el compromiso del Gobierno iraní de dejarles partir en cuanto solucionaran su avería, la agencia oficiosa de noticias iraní informaba más tarde de que el grupo de nueve hombres y una mujer que viajaban en las dos embarcaciones de la Navy permanecían de- tenidos y acusados de espionaje Surgida la noticia unas horas antes de que el presidente Obama se dirigiera a la nación en su última comparecencia en el Debate de la Unión, fue el secretario de Estado norteamericano quien, tras una conversación telefónica con su homólogo iraní, Javad Zarif, comunicó en una nota oficial que estaban en contacto personal para tratar de solucionar el asunto El Pentágono remarcó a través de su portavoz, Peter Cook, que dado que no se había tratado de una acción hostil iraní, tenían el compromiso de Teherán de que hoy dejarían partir a los marinos, en cuanto hubieran solucionado sus problemas técnicos. El Pentágono informó de que los dos barcos de la Navy realizaban la ruta entre Kuwait y Bahréin cuando perdieron contacto, hasta ser interceptados en aguas iraníers a la altura de la isla de Farsi. Pese al acuerdo firmado hace medio año entre EE. UU. Rusia, la UE e Irán para frenar su desarrollo nuclear a cambio del fin de las sanciones internacionales, no es el primer incidente entre ambos países en el golfo Pérsico. Hace unos días, barcos iraníes dispararon cohetes no guiados a escasa distancia de un portaaviones norteamericano.