Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Tras el 20- D Las negociaciones MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ABC Podemos advierte al PSOE de que el acuerdo en el Congreso dificulta enormemente su apoyo Iglesias lo considera el primer paso hacia la gran coalición del búnker MIRIAM RUIZ CASTRO MADRID El Gobierno valenciano está en el aire El secretario general de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, afirmó ayer a ABC que si el acuerdo del PSOE con Ciudadanos y PP es una renuncia a conformar un Gobierno de progreso, dificultaría los acuerdos que tenemos para gobernar en la región. Calificó ese escenario como duro para millones de ciudadanos y habría que replantearse el Pacto del Botánico que sustenta a la Generalitat Valenciana y donde se integran PSOE, Compromís y Podemos. Criticó a Pedro Sánchez por subordinarse a cambio de la Presidencia del Congreso. Parece que PP Ciudadanos y PSOE han acordado repartirse la Mesa del Congreso. Los tres del búnker comienzan a cabalgar En un mensaje vía Twitter pocos minutos después de que se conociera el pacto suscrito ayer por los tres partidos mencionados, Pablo Iglesias hacía su primera valoración. Al líder de Podemos le pilló por sorpresa. Horas antes había condicionado su apoyo al PSOE a que les permitiera conformar cuatro grupos en el Congreso y se había mostrado optimista: Sabremos entendernos con el PSOE para que nos apoye dijo. E incluso se atrevió a lanzar un órdago a Pedro Sánchez y le avisó de que este sería un buen punto de inicio para continuar hablando y desenquistar las negociaciones para el gobierno. Nada más lejos. El acuerdo sellado entre PP, PSOE y C s anula, de facto, cualquier posibilidad de que Podemos acabe dividiéndose en cuatro grupos. Sólo con que PP y C s se opongan, como ya han manifestado repetidas veces, se tumbaría la propuesta. Pablo Iglesias no podrá cumplir así su primera promesa electoral y compromiso con sus aliados: dar voz propia a las coaliciones catalana, gallega y valenciana. Al final de la tarde, Podemos seguía apelando a la sensatez del PSOE para que apostara por los cuatro grupos de Podemos; pero, si la Mesa acaba constituyéndose según lo acordado, a Iglesias no le valdría con el apoyo socialista. El acuerdo dibuja para Podemos una alianza a tres por el inmovilismo y, en cualquier caso, ven un claro mensaje de los socialistas para un gobierno futuro: preferirá entenderse con el resto a hacerlo con ellos. Por la mañana, Iglesias había advertido a Sánchez sobre su oferta de compartir gobierno con C s y Podemos: El PSOE tiene que elegir entre ponerse de acuerdo con PP y Ciudadanos, o ponerse de acuerdo con nosotros El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, se preguntó en Twitter si lo que calificó como el tripartito del búnker anticipará una gran coalición del inmovilismo para La Moncloa En Común Podem, la alianza catalana, fue un paso más allá y advirtió directamente al PSOE de que quedarse sin grupo dificultaría enormemente cualquier posible diálogo de cara al futuro Su portavoz, Xavier Domènech, incluso acusó al PSC de estar detrás presionando de alguna manera para que esto no se haga Si la consulta en Cataluña que Podemos insistió ayer en que mantiene para cualquier negociación parecía el escollo insalvable, el acuerdo a espaldas de Iglesias para la conformación de la Mesa amenaza con terminar de dinamitar cualquier posibilidad de pacto. Pablo Iglesias, junto a Alexandra Fernández (En Marea) Xavier Domènech (En Comú Podem) y Joan Baldoví (Compromís- Podemos) IGNACIO GIL CHISPAS CURRI VALENZUELA TRES MESES DE SUPLICIO M ariano Rajoy alertó a sus ministros hace unos días de que los meses que posiblemente se tarde en formar nuevo Gobierno pueden convertirse en un auténtico calvario parlamentario para el PP, con toda la oposición dispuesta a que el Ejecutivo en funciones aguante interpelaciones, comisiones de investigación e incluso la aprobación de leyes por la mayoría de los diputados, a pesar de su acuerdo para que el socialista Patxi López presida el Congreso. El PSOE, que se hará con el control de la Cámara baja si se suman sus puestos en la mesa a los de Ciudadanos y Podemos, pretende, según cree Rajoy, poner en marcha la Legislatura mientras el Rey consulta a los líderes políticos y acaba encargando a uno de ellos la formación del próximo Gobierno. Se prevé que el elegido en primera instancia sea el candidato popular, por haber encabezado la lista más votada. La Constitución no fija tope de tiem- po entre la constitución de las Cortes, que esta vez se celebra hoy, y la sesión de investidura del nuevo presidente, pero la tradición respetada hasta ahora es la de que, una vez que toman posesión diputados y senadores se suspende el funcionamiento de las Cámaras hasta que el Congreso se reúne para elegir presidente. En 1996, cuando Aznar quedó lejos la mayoría absoluta, ese plazo se alargó dos meses, cuando el PP logró el apoyo de CiU, PNV y Coalición Canaria. Esta vez, Rajoy está convencido de que Pedro Sánchez está dispuesto a cualquier cosa según el presidente en funciones comentó a algunos de sus ministros en una reunión informal que mantuvo con ellos después de celebrado el Consejo del viernes pasado. Y entre esas cosas, Rajoy piensa que destaca la de desgastar al Ejecutivo que preside poniendo en marcha las sesiones parlamentarias con el acuerdo de la mayoría de la Mesa del Congreso, donde el PP va a quedar en minoría a partir de hoy. Esa mayoría de la Mesa estará en condiciones de convocar plenos a partir de la próxima semana, con preguntas dirigidas a los miembros del Gobierno en funciones que, de someterse a ese control, deberán rendir cuentas de sus acciones pasadas, ya que desde el 20- D han perdido sus facultades para legislar. También podrá la Mesa aprobar la creación de comisiones de investigación y tendrá la facultad de debatir y aprobar proposiciones de Ley que pongan en marcha iniciativas aprobadas por la mayoría de los diputados e incluso modifiquen leyes aprobadas en la última Legislatura.