Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 10.1.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.536 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL BATALLÓN DE LOS PERPLEJOS Por Álvaro Martínez Ibex- 35; Revilla 150, la derrota final del capitalismo El cántabro se inventa una Bolsa en defensa del pueblo mientras su Gobierno abre las puerta de Altamira solo a los ricos. ¿Y el resto? Un sobao y a ver La Sexta no más uno, dos; dos más uno, tres; tres más uno, cuatro... y así hasta 35. No parece difícil. Pues no crean, la España perpleja avanza imparable hasta la estupefacción a lomos de los personajes brotados de esta tierra. Solo en este vergel de asombros cabe entender que el presidente de Cantabria afirmase esta semana en internet que la realidad es que las 150 empresas mayores del Ibex- 35 solo pagaron en 2014 el 6 Ahora resulta que el índice selectivo del parqué español no tiene 35 compañías, como su propio nombre indica, sino que según él debe haber por ahí más de 115 empresas que se le han escapado a la CNMV, cotizando a todo cotizar y pagando solo el 6 que es un bulo que corre por esas sendas de la progresía y otras heredades del populismo que no dejan que la realidad real EFE (pagan entre un 18 y un 20 les estro- El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, levanta al palista cántabro Julio Martínez, al finalizar pee otro motivo de oprobio al pueblo. Desde hace años, Miguel Ángel Revilla el 79 Descenso Internacional del Sella presume de ser licenciado en Económicas, diplomado en Bolsa y profesor de Política Eco- éxito en los escaparates de las librerías, a la altura nómica y Hacienda Pública en la Universidad de de otros escritores catódicos como Belén Esteban u Olvido Hormigos. La jungla de los listos Cantabria y de Estructura Económica en la o Nadie es más que nadie son algunos Escuela Superior de Dirección de Emprede los títulos del estadista cántabro, sas de Santander. De hecho, alardea de La jungla un caso insólito en la historia democrátrabajar en la materia desde principios de los listos tica mundial al tratarse del único políde los setenta, en aquellos tiempos en limita con el tico que ha sido tres veces presidente los que era responsable del sindicato Cantábrico perdiendo todas las elecciones a las que vertical franquista en Torrelavega buese ha presentado. Parece que la jungla no de lo de la camisa azul bordada en de los listos limita con el Cantábrico. rojo ayer ya no alardea Y con ese bagaje Además de sus problemas con la aritmétisienta cátedra desde La Sexta y otras pantallas de compromiso social, en cuyos magazines lle- ca, a estos Robin Hood de la vida se les suele caer va la parte económica de la emergencia nacional el discurso cuando las cámaras se van a publiciy demás apocalipsis y donde se nos presenta dad. Así, mientras Revilla se desgañita contra el cacomo una especie de Robin Hood pasiego que le pital, su consejero de Turismo quiere subastar por dice a los poderosos las verdades del barquero y muchísimo dinero entradas para la cueva de Altaque denuncia las calamidades del sistema, un po- mira Así los muy ricos podrán tener garantizado pulista a carta cabal que ha pasado de José Anto- visitar una de la primeras maravillas del hombre. nio a deshacerse en elogios a Pablo Iglesias, no al ¿Y los demás? A los demás igual Revilla les invita de entonces sino al de ahora. Con tantas horas de a merendar unos sobaos con chocolate, y con eso televisión, Revilla se ha convertido en un autor de van tirando. Mientras el Ibex crece y crece... FRANCISCO NICOLÁS GÓMEZ IGLESIAS EL PEQUEÑO NICOLÁS Angulas y Möet para un trincapiñones S U olo aquí, y quizás aprovechando el año del Greco, aquel genio que hacía crecer las figuras (Dios me perdone meter al gran pintor en este guiso) un personaje tan mínimo como Francisco Nicolás Gómez Iglesias (Madrid, 1994) puede volver a medrar de esa manera desproporcionada como ya lo hiciera hace un par de años en su fulgurante irrupción mediática. Ahora será protagonista de un concurso televisivo y volverá a acumular cientos de horas en pantalla. Sin mayores méritos académicos y penales que aprobar unas pocas asignaturas de Derecho en Cunef y estar acusado de falsedad documental, estafa en grado de tentativa y usurpación de funciones públicas y estado civil, además de ser imputado posteriormente por revelación de secretos, cohecho impropio, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias, regresa el llamado pequeño Nicolás a nuestras vidas cuando, superada aquella fiebre, ya solo esperábamos verlo entrar y salir del juzgado. Gómez Iglesias de nuevo topamos con el apellido se crió en el barrio madrileño de Prosperidad y arrimado a esos vericuetos y zonas de sombra de la política y la economía intentó llevarse el nombre del barrio a la cuenta corriente protagonizando decenas de presuntos engaños, timos, triles y otras especialidades del pillastre de medio pelo a otros tantos mirlos bien situados, que se retrataron al compartir negocios con este aprendiz de Lazarillo. Aquel que iba a hacer temblar los cimientos del Estado ese cerebro que fantaseaba con haber prestado sus servicios en La Zarzuela y La Moncloa por ser un Charlie del CNI (término tomado de las películas de la saga Rambo) ese minúsculo Francisco Nicolás ha conseguido lo que pretendía: vivir en los platós y hacer caja en ellos en una España, que en vez de repudiar y poner en su sitio (el que diga el juez) a un trincapiñones, le invita a angulas y a Möet. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Confesión, f. Diario personal olvidado sobre la mesa. ABC