Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 MADRID DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016 abc. es espana madrid ABC El Cessna 421 de Carmena Un avión espía para multar excesos urbanísticos El Ayuntamiento fletará una aeronave este año para cartografiar la capital y, de paso, sancionar las infracciones cometidas en materia de construcción TATIANA G. RIVAS MADRID En cifras l Cessna 421 volverá a planear sobre la capital en 2016 gracias al Ayuntamiento de Madrid. Su misión es actualizar la cartografía de la capital, pero también es capaz de interceptar todas aquellas infracciones urbanísticas que se han cometido y se detectan al solapar los últimos mapas. La duración de los vuelos, indican desde el Área de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) depende de las condiciones astronómicas (altura del sol) y atmosféricas (tiempo despejado) El último vuelo se llevó a cabo en 2013, a 4.000 metros de altura, en un Cesna 421 bimotor tripulado. Tardó seis días (20, 21, 24 de abril y 4, 12, 13 de mayo) en cumplir con su cometido. En total capturó 10.779 fotografías. El presupuesto entonces fue de 245.901 euros. Para este año aún no se ha elaborado. Los vuelos fotogramétricos no están enfocados expresamente en detectar infracciones, sin embargo, en el terreno de la denuncia urbanística, son muy útiles para poder demostrar si la infracción ha prescrito vence a los cuatro años Los quebrantamientos de esta índole se localizan mayoritariamente a través de denuncias de ciudadanos, de la Policía Municipal o de la comprobación que se hace una vez que se deniega la petición de licencia de obras. Los mayores infractores son los ciudadanos advierten desde la concejalía competente del Ayuntamiento. Las ampliaciones de áticos y las de viviendas unifamiliares en espacios libres de parcela son los casos que más se denuncian. En menor medida, se expedientan las alteraciones de cubiertas con ampliación de volumen, reestructuraciones puntuales y parciales. El Servicio de Disciplina Urbanística inicia aproximadamente 500 expedientes de restablecimiento de la E 500 denuncias El Servicio de Disciplina Urbanística inicia medio millar de expedientes de restablecimiento de la legalidad urbanística al cabo del año, informan desde Desarrollo Urbano Sostenible, área que dirige José Manuel Calvo. 500.000 euros Ingresó el Ayuntamiento de Madrid en 2014 a través de los expedientes sancionadores tramitados y resueltos por infracciones de urbanismo. 4.000 metros El último vuelo tripulado que sobrevoló Madrid para cartografiar la ciudad lo hizo a esta altura. Fue en 2013. Durante seis días capturó 10.779 fotografías. Otra visión de la Plaza de Castilla La cámara del vuelo fotométrico permite tomar instantáneas con nube de puntos como la que se muestra en la imagen, inmortalizada en 2013 al sobrevolar la Plaza de Castilla Irregularidades frecuentes Las ampliaciones de áticos y las de chalés en parcelas privadas son los casos que más se denuncian Campamento, el Goloso... Cientos de pisos en colonias militares ya fueron denunciados por excesos Acuerdo institucional Los vuelos fotométricos se comparten con la Comunidad de Madrid y la Administración estatal legalidad urbanística al cabo del año. En 2014, los expedientes sancionadores tramitados y resueltos supusieron aproximadamente 500.000 euros a las arcas municipales. Colonias militares En ese mismo año, el Ayuntamiento, entonces del Partido Popular, denunció masivamente a centenares de vecinos de las colonias militares protegidas por su singular arquitectura. Eran las de Arroyo Meaques, el Goloso, Cuatro Vientos y la de Campamento. Algunos residentes compraron las casas en 2011 a Defensa y acometieron cambios en sus fachadas y los patios, ya que eran viviendas construidas en los años 40. Estos ciudadanos conjeturaban que algunas de las denuncias se habrían detectado a través de fotografías aéreas. Los recargos se movían en una horquilla de 600 y 1.000 euros (las infracciones y sanciones urbanísticas están tipificadas en la Ley 9 2001, de 17 de julio, del Suelo de la Comunidad de Madrid) El problema añadido era que llevaba aparejada la demolición forzosa, que sumaba un extra de 15.000 euros.