Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016 abc. es AGENDA 89 Necrológicas Martín Eyriès (1926- 2015) Gran caballero, hombre de empresa y de bien Contribuyó a transformar un país empobrecido en una nación moderna Presidencia de Enagas o la Subsecretaría del Ministerio de Obras Públicas. Especial muestra de su talante luchador fue aceptar en 1985 el encargo de liquidar una empresa quebrada, Vallehermoso, de la que asumió la presidencia; pero no para tramitar su desaparición, sino para sacarla a flote y crear renta y empleos, hasta convertirla en la primera empresa inmobiliaria de nuestro país. Sin haber pertenecido a partido político alguno, Martín Eyriès recibió destacados reconocimientos, como las Grandes Cruces del Mérito Civil y del Mérito Militar, el Premio de la Escuela de Arquitectura de Madrid y la Medalla de Honor del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Y, aún más importante, por sus actuaciones profesionales figurará siempre en la lista grande de una generación de españoles que, con su mejor esfuerzo y su permanente actitud de servir a los demás, contribuyeron a transformar un país empobrecido en una gran nación, moderna y competitiva. De profundas convicciones religiosas, apoyó numerosas obras sociales y culturales. Y en lo familiar nos dejó el mejor ejemplo de un matrimonio modélico, con su esposa Angelines, con siete hijos y con numerosos nietos, a los que el recuerdo de Martín servirá como la mejor guía. De bondad, de honorabilidad, de eficacia y de servicio a los demás. JUAN- MIGUEL VILLAR MIR INGENIERO DE CAMINOS. PROMOCIÓN 1955 N uestra Guerra Civil alcanza en 1936 a un Martín Eyries que acaba de cumplir diez años y cuya juventud resultará marcada por las graves dificultades de la posguerra, con cartillas de racionamiento, restricciones eléctricas y penuria económica generalizada. Aquella dura etapa sembró probablemente en la voluntad de Martín Eyries un decidido espíritu de superación que caracterizó luego todas las etapas de su vida y que, como un primer acto, le llevó a ganar la más difícil y prestigiosa oposición de la época; la del ingreso en la única y muy exigente Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, a la que entonces accedían sólo cincuenta alumnos al año, rigurosamente seleccionados y procedentes de todas las provincias de España. Fuí compañero de Martín, de su misma promoción; una promoción en la que destacó siempre por su caballerosidad, su compañerismo y sus calificaciones, dentro de un reducido grupo de compañeros amistosamente calificados como los aristos Desde la Escuela de Caminos, pasó como Jefe de Obra a la empresa Entrecanales y Tavora, y más tarde al entonces Ministerio de Obras Públicas, en el que alcanzó pronto la responsabili- ABC dad de subdirector general de Carreteras, que marcaría, entre sus grandes aficiones, las carreteras y los coches. Su espíritu de servicio y superación le llevó a aceptar sucesivos desafíos, que siempre representaron rotundos éxitos de gestión empresarial. Como la Dirección del Metro de Madrid, la Dirección General de la Vivienda, la Dirección de Fosfatos de Bucraa, la Martín Eyriès Valmaseda nació el 12 de julio de 1926, ciudad en la que ha fallecido el 18 de diciembre de 2015. Ingeniero de Caminos, pasó por Entrecanales y Távora, dirigió Metro de Madrid y presidió Vallehermoso, empresa a la que rescató de su liquidación, y Enagas. María Teresa de Filippis (1926- 2016) La condesa revolucionaria Fue la primera mujer de la F- 1. Su reto fue ganar a los hombres aría Teresa de Filippis nunca se sintió a gusto con su papel de hija de un conde italiano, de heredar el título de condesa, dar fiestas y dejar que los hombres dirijan el mundo. Desde que nació fue una revolucionaria de alta cama. Su carácter napolitano la dotó de la valentía para romper moldes e inmiscuirse en ese mundo de hombres. Deportista, quería competir en el automovilismo. Para demostrar su valía retó a sus dos hermanos a que disputaría una carrera, la Salerno- Cava dei Tirreni, en 1948. Les sorprendió al proclamarse campeona de su categoría. Comenzó así una aventura de competiciones regionales en las que obtuvo tres victorias y otros tres segundos puestos. Su arrojo atrajo a pilotos como Musso, que fue compañero de equipo y amante (Musso estaba casado) En 1958 decidió dar el salto decisivo: la F- 1. Disputó la clasificación del Gran Premio de Mónaco, con un Maserati, pero su crono no estaba dentro del 107 por ciento María Teresa de Filippis nació en Nápoles el 11 de noviembre de 1926 y falleció en Bergamo el 9 de enero de 2016. Hija de un conde, su pasión por los coches la llevó a la F- 1. Disputó tres carreras. Fue décima en Bélgica. M de la pole y no pudo correr. En SpaFrancorchamps sí se clasificó para el GP de Bélgica y consiguió ser décima. En Portugal tuvo que retirarse por problemas de motor. En 1959 regresó al GP de Mónaco, con un Porsche de su amigo Behra, pero no pasó la calificación. Las muertes de Musso y Behra en el asfalto, en 1958 y 1959, fueron clave en su retirada. TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN