Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ESPAÑA Tras el 20- D Las negociaciones CHISPAS DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ABC CURRI VALENZUELA De Borrell a Sánchez: el aparato contra la voluntad de sus bases Los poderes del partido no han dado tregua a los dos únicos elegidos en primarias reales LAURA L. CARO MADRID VA PARA LARGO M ariano Rajoy va a seguir insistiendo en lograr cuanto antes un acuerdo que permita su investidura para alejar la incertidumbre económica y afrontar las nuevas autonómicas catalanas con un Gobierno estable, pero acepta que lo más probable es que ese proceso se demore varios meses. De repetirse, las elecciones podrían celebrarse a comienzos del verano. Junio. Es la fecha que se maneja en el entorno del presidente en funciones, donde recuerdan el antecedente creado en 1996 cuando José María Aznar ganó sin mayoría, 156 diputados frente a los 141 de Felipe González, quien, por cierto, aceptó desde el principio que fuera el candidato del PP el encargado de formar Gobierno por haber sido la suya la fuerza más votada. Las elecciones del 96 se celebraron el 3 de marzo. Veinte días después, el 27 de ese mes, se constituyeron las nuevas Cortes y una semana más tarde, tras haber consultado con todos los dirigentes políticos, el Rey encargó a Aznar la formación de un Gobierno. A lo largo de varias semanas el líder del PP negoció con CiU el acuerdo firmado en el Majestic el 28 de abril, al que luego se adhirieron PNV y Coalición Canaria. Cuando todo estuvo bien atado se convocó la sesión de Investidura, que tuvo lugar dos meses y un día después de las elecciones. La Constitución no establece plazo alguno entre la puesta en marcha de la Legislatura, que en el escenario actual tendrá lugar el próximo miércoles, 24 días después de las elecciones, y la sesión de Investidura. Dando por hecho que el Rey encargará a Rajoy formar gobierno, pueden transcurrir semanas, teóricamente incluso meses, mientras el candidato del PP trata de conseguir los 176 votos que necesita para ser proclamado presidente en una primera votación o, en caso de perder esta, lograr una mayoría simple 48 horas después, según los plazos en este caso fijados por la Carta Magna. Si fracasa en este segundo intento, Rajoy puede recibir el encargo real de seguir negociando o el Monarca puede pasar la pelota a otro candidato que asegure que está en mejores condiciones de ser investido. Sin plazo de tiempo otra vez. Con el calendario previsto estaríamos ya pasada Semana Santa, con un nuevo presidente de la Generalitat y una situación nacional imposible de prever en estos momentos, tanto en su vertiente política como económica. Primarias, lo que se dice primarias, el PSOE ha celebrado en su ámbito federal dos, separadas por dieciséis años. La particularidad está en que los respectivos ganadores Josep Borrell en 1998 y Pedro Sánchez en 2014 han sido sometidos a un régimen impenitente de acoso y derribo por parte del aparato que en caso del primero estaba encerrado en Ferraz y hoy disperso entre baronías territoriales con epicentro en la Andalucía de Susana Díaz. Lo esencial entre lo que ocurrió con Josep Borrell y lo que está ocurriendo con Pedro Sánchez no ha cambiado, y es que la militancia, cuando ha podido expresarse, lo ha hecho en contra del aparato, desafiándolo... pero al final siempre ha ganado el aparato a la militancia, suplantando su voluntad La valoración es de José García Abad, autor de El hundimiento socialista y periodista experto en el PSOE, que tacha de indecente el cuestionamiento del que el actual secretario general está siendo víctima por parte de los suyos desde el primer minuto, comparable al que se administró a Borrell. Le hicieron la vida imposible resume Abad. Borrell en 1999, en el momento que anunció su renuncia a la candidatura EFE No llegó a las elecciones El exministro catalán fue candidato del PSOE a La Moncloa durante un año y veinte días, aunque solo nominalmente, puesto que nunca llegó a las elecciones que debió haber encabezado. En su lugar, paradójicamente, se presentó su contrincante Joaquín Almunia, el perdedor de las primarias en las que ambos se batieron el 24 de abril de 1998 y que el propio vasco había forzado para autolegitimarse tras haber sido ungido por Felipe González como jefe orgánico del PSOE en el XXXIV congreso del partido. El periodo de coexistencia de los dos fue el de la bicefalia. Borrell tuvo en contra todos los palos en las ruedas que le puso la Secretaría General certifica García Abad. Pero no que, como se rumoreó, ese Ferraz enemigo fuera responsable último de la filtración a la prensa del escándalo de corrupción de dos antiguos colaboradores del exministro, algo que acabó con su paciencia y provocando su dimisión como candidato. Fue el 14 de mayo de 1999. Es indemostrable que aquello saliera del PSOE, zanja el periodista como también lo es que Susana Díaz pusiera como condición a Pedro Sánchez que no se presentara como candidato, lo que, por otro lado, explicaría la animadversión y la ferocidad de ella contra él, por- que precisamente eso es lo que Sánchez hizo casi nada más empezar Pedro Sánchez fue elegido secretario general del PSOE que no candidato a La Moncloa en julio de 2014 por 62.477 votos de los 129.411 depositados, un 48,7 frente al entonces diputado Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias. En la campaña, y sin ir más lejos, en el debate a tres celebrado el día 7 de ese mismo mes, el madrileño nunca ocultó sus aspiraciones de convertirse en cartel electoral del partido, lo que conseguiría un año más tarde, en junio de 2015. Hubo otras llamadas primarias, pero descafeinadas sin rivales que obstaculizaran su designación automática, puesto que nadie consiguió avales para competir. En el año y medio transcurrido desde su entronización por designio de las bases del PSOE, Susana Díaz y buena parte de los barones con poder institu- Afines a Garzón organizan la nueva IU Una comisión de 15 personas, en su mayoría afines a Alberto Garzón, organizará en mayo la XI Asamblea Federal de IU, que relevará a Cayo Lara por una nueva dirección, previsiblemente liderada por Garzón. Así lo decidió ayer el Consejo Político de IU, en un debate a puerta cerrada que duró 7 horas. cional el aparato confederal que ya no reside en Ferraz no le han dado tregua, aprovechando sin duda los muchos y sonoros errores del secretario general. Un buen ejemplo fue la desastrosa confección de la lista por Madrid del pasado 20- D, que relegó al PSOE a cuarta fuerza de la capital. Susana Díaz le ha querido señalar como un interino, como un vicario suyo, mandar sobre él a golpe de móvil analiza José García Abad, que, sin embargo, es optimista sobre la capacidad de supervivencia de Pedro Sánchez a diferencia de la que tuvo Borrell. Borell tenía la mandíbula de cristal, no pudo aguantar el tirón, pero Sánchez le ha echado energía y... además, hoy no tiene alternativa. Díaz no trata de sustituirle y dejar Andalucía por un escaño en la oposición en Madrid añade el experto. Sobre por qué el PSOE predica y practica, aunque poco, primarias con votos reales de los afiliados para luego tergiversar el resultado y ahí está también la defenestración de Tomás Gómez tras ser elegido por las bases candidato a la Comunidad de Madrid hay pocas respuestas lógicas. García Abad sentencia que se impone una catarsis a tumba abierta en el PSOE, un congreso sincero en el que se establezca un cambio de moral para que el partido deje de ser la asociación de auxilio mutuo en que se ha convertido, un sitio al que la gente va a hacer carrera y se respete a la militancia. Sobre todo, cuando opina sobre sus líderes y habla tan claro.