Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA Juicio del caso Nóos La instrucción PEDRO HORRACH FISCAL ANTICORRUPCIÓN 17 DE DICIEMBRE DE 2013 DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ABC JOSÉ CASTRO JUEZ INSTRUCTOR 8 DE ENERO DE 2014 El procedimiento judicial persigue la búsqueda de la verdad material, no ajustarla a expectativas o sospechas personales, deformándola 26 DE JUNIO DE 2014 Cuando el puerto de destino está determinado antes de iniciar la investigación, basado en meras conjeturas, contamina de tal forma la marcha exploratoria que la convierte en un itinerario inamovible El instructor construye un andamiaje probatorio, con una falsa apariencia de solidez, para imputar a Doña Cristina. Cuando se revisan los anclajes se revela tal inconsistencia que una leve brisa lo desmorona En derecho, como en diplomacia, las formas son importantes Cuando se afirma categóricamente que una determinada resolución obedece a motivaciones ajenas a la legalidad sin que lo exija el guión es que se están perdiendo las formas Quizá pocas personas quieran recordar que para llamar a una persona a declarar en calidad de imputada se habría precisado escribir poco menos que un tratado de derecho procesal 27 DE JUNIO DE 2014 El fiscal anticorrupción Pedro Horrach y el juez instructor, José Castro EFE En su escrito hay claras imputaciones de que he prevaricado. Si cree lo que escribe, que presente una querella por prevaricación El enfrentamiento entre el juez y el fiscal marcó el final del caso La imputación de Doña Cristina desató las hostilidades entre Castro y Horrach P. MUÑOZ MADRID Horrach, por su parte, defendió con contundencia sus posiciones, soportando acusaciones de que seguía dictados políticos unas veces, y otras escuchando que su actuación iba a ser recompensada con cargos de relumbrón, un puesto en el Tribunal de La Haya. Ni una cosa ni la otra era cierta. Revolcón de la Audiencia La batalla jurídica, sin embargo, no fue tan favorable a Castro, que tuvo que ver cómo la Audiencia de Palma echaba por tierra su primera imputación a la Infanta, en la que sostenía que esta era plenamente consciente y cooperadora de las actividades presuntamente irregulares de Iñaki Urdangarín, aunque en un ejercicio de equilibrio difícilmente comprensible le abría la puerta a seguir investigando solo por delito fiscal y blanqueo. El magistrado se empleó a fondo en esta vía y alargó un año más la instrucción para tratar de imputar por todos los medios a Doña Cristina dos delitos fiscales por cooperación necesaria, aunque para ello tuviera que abrazar las tesis del perito de Manos Lim- La instrucción del caso Nóos ha sido larga más de cinco años compleja, tensa y, en la última fase, la correspondiente a la investigación de la Infanta Cristina, marcada por el enfrentamiento entre el juez instructor, José Castro, y el fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, que en contra de la opinión pública mayoritaria ha sido quien de verdad planificó, coordinó y ejecutó una investigación histórica como esta. La batalla de la opinión pública la ganó, sin ninguna duda, el magistrado, quien remaba a favor de corriente, ya que en un contexto de crisis brutal y corrupción política como el que atravesaba España, este caso era visto como un ejemplo de lo que había que hacer para acabar con esas lacras. pias y desechar los argumentos no ya del fiscal, sino incluso los de los expertos de la Agencia Tributaria asignados a su juzgado en funciones de auxilio judicial. Ello, a pesar de que este técnico, en una insólita comparecencia ante el juez Castro, se había definido a sí mismo como un mercenario jurídico tributario El enfrentamiento entre ambos, que hasta entonces habían funcionado como un tándem perfectamente engrasado Castro se llevaba la fama y Horrach trabajaba en la sombra alcanzó cotas sin precedentes. A la primera imputación del juez a la Infanta, el fiscal respondió que el magistrado se basaba en indicios equívocos, inocuos y en sospechas personales en un recurso en el que además ponía sobre la mesa las contradicciones en las que había incurrido respecto a su postura de hacía solo unos meses. El auto que se impugna escribió Horrach en abril de 2013 se basa esencialmente en los mismos hechos que expuso la acusación popular para solicitar la imputación, y que fueron desestimados (por el juez primero, y la Sala después) por inconsistentes y débiles No alcanza este fiscal a comprender por qué solo unos meses más tarde se apela a los mismos hechos y datos para sustentar la conclusión contraria A partir de ese recurso, y sobre todo después de que la Audiencia diera parcialmente la razón a Horrach porque los indicios contra la Infanta eran débiles inconsistentes y equívocos, se abrieron definitivamente las hostilidades, que alcanzaron su máxima expresión con los recursos e informes presentados por el fiscal ante Castro, luego contestados por este. Choque total El momento más caliente se produjo en junio de 2014, con el recurso presentado por Horrach contra la imputación formal de la Infanta. Cuando el puerto de destino está determinado antes de iniciar la investigación, basado en meras conjeturas, contamina de tal forma la marcha exploratoria que la convierte en un itinerario inamovible, en el cual los parámetros de imparcialidad, objetividad y congruencia quedan relegados La respuesta de Castro: Cuando se afirma categóricamente que una determinada resolución obedece a motivaciones ajenas a la legalidad sin que lo exija el guión es que se están perdiendo las formas