Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016 abc. es ABC Una pancarta contra la violencia machista en la concentración feminista convocada ayer ante la catedral de Colonia EFE Merkel anuncia medidas tras las violaciones Europa, en general JESÚS LILLO Ni una sola mención a la procedencia de los agresores sexuales que la pasada Nochevieja se dieron un homenaje a costa de las alemanas que los acogen, cuya relajada indumentaria de fiesta les debe de resultar muy estimulante, por escueta y extraña. Ante la catedral de Colonia, ayer, banderas arcoiris, generalizaciones, lugares comunes y evasivas, como la de la pancarta multiusos de la imagen: No a la violencia contra las mujeres Ni una sola palabra sobre el origen geográfico de una turba a la que la Policía federal ya le ha cogido la matrícula: de 32 sospechosos, 22 están en proceso de conseguir asilo en Alemania. Con bastantes menos complejos, la Pegida que también se manifestó ayer en Colonia, y de mala manera, marca de la casa no dudó en señalar a los refugiados. Tampoco Angela Merkel, protectora de los emigrantes y patrona de los sirios, se molesta ya en ocultar el riesgo que estos representan para su país, de donde serán expulsados a las primeras de cambio, sin tantos miramientos y garantías como hasta ahora. La fiesta de la estación de Colonia, en la que de forma más que involuntaria participaron al menos 379 mujeres la pasada Nochevieja, deja en Alemania muchas reacciones, algunas viscerales y otras racionales. Ninguna tan insensata y reveladora como la de la plaza de la catedral, en la que un grupo de mujeres representaron ayer el papel de la maltratada de toda la vida, incapaz de identificar y denunciar a su agresor. Eso, más o menos, es Europa a día de hoy. INTERNACIONAL EFE Angela Merkel, ayer en Maguncia, donde anunció una reforma legal para expulsar a delincuentes extranjeros