Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 8 DE ENERO DE 2016 abc. es conocer SOCIEDAD 43 Ötzi, el hombre de hielo ya tenía la Helicobacter pylori Esta bacteria presente en el estómago de media humanidad infectó a este cazador del Tirol hace 5.300 años J. DE JORGE MADRID EPA ría la posibilidad de que la propia universidad se haga cargo del futuro de la investigación, alegando que cuenta con sus propios medios. La universidad cuenta con una comisión de investigación y un protocolo de actuación que la avala defendió. A la pregunta sobre por qué ninguna de estas instancias había sido capaz durante dos décadas de detectar un fraude tan generalizado, Riescher respondió que su institución no contaba con los datos y con los hechos Es cierto que podríamos intensificar mucho más nuestro trabajo preventivo y de hecho ya hemos comenzado a caminar en ese sentido. Está claro que esa es una línea de trabajo que habrá que desarrollar más en el futuro aseveró. La excelentemente bien conservada momia de Ötzi, el hombre de hielo del Tirol, un cazador prehistórico que falleció desangrado hace unos 5.300 años y cuyos restos aparecieron congelados en los Alpes en 1991, es una fuente inagotable de información. Lo último que un equipo internacional de científicos ha descubierto se encuentra en su estómago. Los investigadores han detectado en el contenido estomacal de este homo sapiens de la Edad del Cobre la presencia de la Helicobacter pylori, una bacteria muy común que habita en la mitad de todos los seres humanos. El hallazgo, dado a conocer en la revista Science parece respaldar la teoría de que nuestra especie ya estaba infectada con esta bacteria desde el comienzo de su historia. El paleopatólogo Albert Zink y el microbiólogo Frank Maixner de la Pages Academia Europea (Eurac) en Bolzano (Italia) colocaron muestras del estómago del hombre de hielo bajo el microscopio por primera vez hace casi tres años. Entonces eran escépticos sobre lo que pudieran encontrar, puesto que la mucosa del estómago de Ötzi ya no estaba allí. Junto con colegas de las universidades de Kiel, Viena y Venda en Sudáfrica, y del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, los científicos trataron de dar Momia de Ötzi, el hombre de hielo encontrada en los Alpes en 1991 AFP Cepa virulenta Respalda la teoría de que nuestra especie ya estaba infectada desde el comienzo de su historia con una nueva manera de proceder. Resolvieron extraer todo el ADN del contenido del estómago de la momia. De esa forma, fueron capaces de identificar las secuencias y reconstruir el genoma de una antiquísima Helicobacter pylori. Los investigadores encontraron una cepa potencialmente virulenta de la bacteria, a la que el sis- tema inmunológico de Ötzi ya había reaccionado. Hemos demostrado la presencia de proteínas marcadoras que vemos hoy en día en los pacientes infectados por Helicobacter dice Maixner. Una décima parte de las personas infectadas desarrollan otras complicaciones clínicas, como la gastritis o úlceras estomacales, la mayoría durante la vejez. En el caso de Ötzi, no podemos estar seguros de que sufriera de problemas estomacales, porque el tejido de su estómago no ha sobrevivido y es ahí donde esas enfermedades se pueden distinguir. Sin embargo, las condiciones previas para una enfermedad sí existen apunta. Investigación Tratar el ébola con plasma no es eficaz, según un estudio M. T. BENÍTEZ DE LUGO GINEBRA Nuevas formas de control Perikles Simon, uno de los miembros de la comisión que han destapado el escándalo, vaticina, además, que este hallazgo tendrá consecuencias para los programas de formación de doctorandos y dará lugar a nuevas formas de control que eviten en el futuro la impunidad con que estas tesis fueron dadas por válidas, ya que no solamente son responsables quienes las escribieron, sino quienes eran los encargados de dirigirlas, financiarlas, supervisarlas y, finalmente, publicarlas Las transfusiones sanguíneas entre personas enfermas de ébola y antiguos portadores del virus no son eficaces para neutralizar la infección, según los resultados de un estudio publicado por el New England Journal of Medicine Estas conclusiones cierran la puerta a una de las pistas barajadas para vencer a esta temida enfermedad. De acuerdo con las últimas cifras facilitadas ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta terrible epidemia, que azotó la zona occidental del continente africano en 2014, ha causado ya 28.637 víctimas, de ellas 11.315 mortales. La idea de hacer una transfusión de sangre, o de plasma, desde una persona curada de ébola hacia un paciente infectado para protegerla con sus anticuerpos fue apuntada por primera vez en 2014 tras la recuperación de un grupo de pacientes norteamericanos a los que les fue administrada una inyección de este tipo. Incluso la enfermera española Teresa Romero, la primera infectada por el virus fuera de África Occidental, fue sometida a este tratamiento. Denominada inmunoterapia pasiva, esta estrategia ha dado resultado en el caso de otras enfermedades, como la gripe o la difteria, pero no ha sido eficaz en los ochenta y cuatro enfermos de ébola que participaron en este experimento, en un hospital de Conakry (Guinea) a los que se les pusieron dos inyecciones de 400 ml con plasma procedente de una persona que sobrevivió a la infección. El estudio concluyó que la esperanza de vida es casi idéntica entre un paciente que ha sido tratado con plasma y otro que no ha recibido ninguna transfusión, 31 frente a 38 Los científicos han considerado que el margen de 7 entre ambos casos no es significativo y está lejos del objetivo inicial de alcanzar un porcentaje de mortalidad de menos del 20 Los resultados de esta prueba, denominada Ebola- Tx, confirman la dificultad de llevar a cabo tratamientos experimentales contra este virus. Actualmente están en curso de realización alrededor de diez.