Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 6 DE ENERO DE 2016 abc. es internacional ABC Obama llora al presentar una histórica orden para controlar las armas de fuego El presidente de EE. UU. se emocionó al recordar a los menores muertos en tiroteos MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON Barack Obama en estado puro: una selecta audiencia y una oratoria brillante. Pese a retornar de sus vacaciones navideñas hace solo tres días, el presidente había preparado a conciencia la presentación de sus medidas para un mayor control de las armas de fuego, uno de los grandes retos de su mandato. Y eligió una puesta en escena imbatible. La necesitaba para apurar la legalidad con medidas ejecutivas que desafían al mismo Congreso que las rechazó hace algo más de dos años. Rodeado de familiares de las víctimas de los numerosos tiroteos mortales que ha sufrido el país los últimos años, Obama se empleó a fondo para convencer a los norteamericanos de la necesidad de tomar medidas para reducir los asesinatos masivos con armas de fuego. Tanto, que llegó a llorar cuando recordaba a los niños muertos entre tanta violencia sin sentido. Y desgranó el contenido de su orden ejecutiva, que se centrará en la obligatoriedad de licencias federales para todos los vendedores y en la revisión de su historial, para lo cual reforzará el número y la dedicación de los agentes federales, así como los recursos tecnológicos. Al presidente de Estados Unidos le precedió, y le presentó, Mark Barden, padre de Daniel, uno de los veinte niños que fueron tiroteados hasta la muerte en la escuela infantil de Sandy Hook, en Newton (Connecticut) en diciembre de 2012. Desde entonces, Barden se ha convertido en un decidido activista en favor del control de las armas de fuego. En su introducción, respaldada por decenas de padres y madres que no dejan de pensar cada día en sus hijos fallecidos, Mark Barden agradeció a Obama que cumpla con la promesa que nos hizo de limitar el uso y el acceso a las armas, que cada año cuestan la vida a otros 30.000 estadounidenses. El presidente compareció en el estrado poco después, acompañado del vicepresidente Joe Biden. Entre las sentidas ovaciones de un público emocionado y entregado, consciente del día histórico en que se tomaban medidas tantas veces anunciadas pero nunca aprobadas, Obama allanó el camino citando los pueblos y ciudades que hoy recuerdan a las víctimas de la violencia con armas de fuego dentro de su mandato, desde Tucson (Arizona) en 2010, al más reciente de San Bernardino, para concluir con un demasiados que arrancó la primera de las ovaciones. Aseguró ser cons- Cifras escalofriantes 4.500.000 30.000 armas de fuego víctimas Es la cifra de armas de fuego que se venden en Estados Unidos cada año. Dos millones son pistolas. Es el número de personas que mueren o resultan heridas en Norteamérica por armas de fuego. AFP Obama abraza a Mark Barden, padre de uno de los niños asesinados en la escuela de Sandy Hook Medidas anunciadas Exigencia de una licencia federal a los vendedores Exigencia a todas las armerías, de venta física y por internet, así como a ferias de armas, de contar con licencia federal, según la evaluación que se lleve a cabo de cada una de ellas. Un 50 más de Huella digital agentes federales para cualquier para la supervisión operación El FBI dedicará un 50 más de agentes a la supervisión de los historiales, unos 230 en total. La Oficina del Alcohol, el Tabaco, las Armas de fuego contactará con los vendedores para explicarles los nuevos criterios. Las nuevas tecnologías se pondrán también al servicio del control de la compraventa de las armas. Entre otras medidas, se exigirá la huella digital para llevar a cabo cualquier operación. Más supervisión sobre vendedores y compradores Mayor supervisión del historial de los vendedores y de los compradores que han adquirido armas en sus locales. Deberán someterse a ella todos aquellos que quieran vender armas. Información sobre la pérdida de armas Todos los actores del negocio tendrán la obligación de informar a las autoridades federales de las pérdidas de armas que se produzcan en el tránsito entre fabricantes y vendedores Más control sobre la salud mental de los compradores La Administración estadounidense destinará 500 millones de dólares (465 millones de euros) de las arcas federales para extremar el control de la salud mental de los compradores de armas.