Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El desafío secesionista Análisis MIÉRCOLES, 6 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ABC Entre el miedo y la necesidad SALVADOR SOSTRES M as y Junqueras son las dos caras del soberanismo, y su resumen; sus caracteres son antagonistas y se complementan, pero no a través de sus virtudes sino por sus defectos, que han acabado dinamitando las ya de por sí modestas posibilidades del proceso independentista. Artur Mas es el cínico, el que no tiene escrúpulos, el que se sonroja más cuando dice la verdad que cuando miente, el que no tiene ningún otro principio, ni objetivo, ni ética, ni moral que ser y continuar siendo el presidente de la Generalitat. Mas es el que se supone que tiene que ser católico pero no cree en nada, ni tiene ninguna tensión espiritual, es incapaz de cualquier generosidad, y cada uno de sus movimientos responde a su matemática fría y calculada por mantenerse en su cargo. Mas es urbano, de Barcelona, y todo en él es impostado, artificial. Estudió en la escuela Aula, que enseña los procedimientos y olvida las finalidades, una escuela obsesionada en los mecanismos y que reduce el talento y la sensibilidad a una mera cuestión contable, y cuantificable. Por ello Mas no es solo un político deformado, sino un hombre contrahecho. Tiene más orgullo que intuición de cómo proyectarlo para que sea fértil. De cuando le traté, recuerdo que presumía de escribirse él mismo los discursos, pero sin preguntarse si eran realmente buenos; o que se crecía cuando salía a dar mítines con fiebre, y los alargaba para demostrar aguante, aunque tres horas de chapa no sirvieran para nada y aburrieran al más abnegado entusiasta. azúcar y le da por intentar convertir en realidad, y de un modo literal, las más bellas canciones de los cantautores comunistas o ácratas. Entre la ambición por el poder, el orgullo mal digerido, y un sentimentalismo de oficinista con ínfulas líricas, a Mas no le ha importado nada, ni nadie, para insistir en su delirio, y aunque todo el mundo vea que está acabado, y lo esté, intentará agarrarse al poder hasta el último suspiro. Mas es letal, se cree elegido para su cargo, quiere sangre y no le da miedo perder. Son cualidades sin duda imprescindibles para cualquier político que aspire a algo grande, pero no bastan para la grandeza. Hace falta algo más, como la inspiración; como que también los demás, y no solo tú y tu club de fans (a sueldo) acaben creyendo que realmente eres el elegido. Mas tiene lo primero, pero carece de lo segundo por completo: por ello ha podido llegar hasta aquí, y por ello, también, su final será de tragedia. Junqueras es rural, buen tipo, no tiene ninguna misión concreta, ni siente que la tenga, pero procura hacer su trabajo bien hecho. Aunque su entorno intelectual es el hundimiento de la Humanidad, él es católico y su fe es sincera; como también lo son sus afectos, sus intereses y el modo de vivir su vida con sus amigos y familia. Es profesor de Historia y sabe cosas inesperadas. Como el presidente Macià, cuida de su huerto, y en el caso de Junqueras no es solo una metáfora. Supera moralmente a Mas porque tiene escrúpulos, pero pierde siempre contra él en la confrontación política porque no tiene ambiciones, ni es letal, ni quiere sangre. No miente tanto como Mas de hecho casi nunca miente pero su sinceridad acaba siendo una estéril pieza de museo, porque no tiene ninguna verdad que proteger, y por ello Mas, aunque sea mintiendo compulsivamente, siempre le gana imponiendo las suyas: la farsa del referendo del 9 N, la candidatura unitaria, Mas como único presidenciable, y lo que en los próximos días venga. Desleales Aunque Junqueras tenga razón de estar decepcionado con Mas por sus engaños continuados, y que ya para nada confíe en él, también es cierto que Junqueras no ha sido con los catalanes lo sincero que le exige a Mas que sea con él, y por ambición o por cobardía, los dos han sido a su manera desleales. Junqueras es algo indolente, algo dejado, yo diría que hasta bastante descuidado, pero sabe sacar provecho de estos aparentes defectos, convirtiéndolos en una suerte de naturalidad a la hora de tratar con la gente. Si a Mas la gente le incomoda, y está siempre tenso, a Junqueras la gente le gusta, disfru- Contable con sueños Mas es el contable con sueños de poeta, el señor de mente simple y cuadriculada que un día tiene un subidón de Calendario electoral Fecha límite para escoger president A las 23.59 h. del domingo día 10 Enero a los dos meses exactos de haberse celebrado la primera y fallida sesión de investidura vence el plazo legal para elegir presidente de la Generalitat antes de la disolución automática del Parlament. Si se diese el caso, podría habilitarse el domingo como día hábil para elegir presidente in extremis. Firma del decreto de convocatoria El lunes, si no hay presidente Enero electo, Artur Mas está obligado a firmar el decreto de convocatoria de los comicios, que según establece la Loreg (Ley orgánica del Régimen Electoral) fija un plazo de 54 días entre la firma y la celebración de los comicios. La orden se publicará al día siguiente en el Documento Oficial de la Generalitat (DOG) Plazo para presentar coaliciones La Loreg fija diez días desde la Enero convocatoria de los comicios de plazo máximo para que los partidos y federaciones que quieran concurrir en coalición lo comuniquen a las juntas electorales correspondientes. Sería en este caso el plazo máximo que tendrían CDC y ERC para comunicar su voluntad de reeditar la fórmula Junts pel Sí. Inicio de la campaña electoral La campaña electoral comenFebrero zaría en la medianoche del jueves al viernes 19 de febrero. La organización de los comicios se estima que tendrá un coste de unos 20 millones de euros. Un mes antes del inicio de la campaña, y tras el plazo de presentación de las candidaturas, las mismas son aprobadas oficialmente. 10 11 21 19