Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 6 DE ENERO DE 2016 abc. es espana ESPAÑA 17 Las contradicciones de Mas La presidencia de la Generalitat no es una subasta de pescado Es precisamente en lo que ha convertido la institución que preside tras un carrusel de ofrecimientos al partido antisistema para lograr su apoyo: desde una inédita presidencia coral a una moción de confianza a los diez meses de legislatura. La mayor cesión, una declaración de inicio del proceso (anulada por el TC) de tono insumiso. Se han hecho tantos ofrecimientos que ya no podemos dar más Es cierto que la lista de cesiones hecha por Junts pel Sí al partido de Antonio Baños declaración de inicio del proceso, plan de choque, proceso constituyente... ha sido inmensa, también que Artur Mas y CDC siguen sin transigir en el único punto que ahora permitiría desbloquear la situación y evitar nuevas elecciones: su renuncia a la investidura. INÉS BAUCELLS CUP: Un fracaso que costará unas elecciones Después de tres meses ofreciendo a la CUP todas las cesiones inimaginables, la ruptura entre los antisistema y CDC ha sido estrepitosa. La CUP deja aún más solo al presidente catalán La CUP no se ha movido en el único tema que no es importante, que es el quién Artur Mas achaca a la CUP el fracaso de las negociaciones por no tener sentido de país y no haber transigido en el único punto que no es importante, que es el quién Lo mismo, obviamente, podría decirse de CDC, que no se ha movido en el quién y le ha faltado sentido de país para no embarcar Cataluña en el proceso soberanista. No cederán más Junts pel Sí ha hecho tantos ofrecimientos que ya no puede hacer más. Este es un camino sin fin sin fecha, pero que se adivina del todo estéril dada la negativa de unos y otros a ceder: la coalición que apoya a Mas insistió ayer en que no presentará un candidato alternativo, y los anticapitalistas se remitieron al acuerdo de su asamblea del sábado. No hay confluencia posible. Prosigue el bloqueo. Junts pel Sí ha hecho tantos ofrecimientos que ya no puede hacer más. Este es un camino sin fin. No tiene sentido apuntó Mas, que apeló entonces a la dignidad de la institución para acabar con la subasta de pescado Al respecto, el presidente en funciones enumeró todas las cesiones hechas a los antisistema durante las negociaciones: presidencia coral, moción de confianza en otoño, hoja de ruta rupturista, plan de choque social... y, sobre todo, una declaración de inicio del proceso tumbada por el TC que en CDC se asume ahora que fue un gravísimo error. Mas se extendió al respecto, reconociendo que la declaración del día 9 en la que se abogaba por la desobediencia y no se reconocía más soberanía que la catalana contenía un lenguaje radical impuesto por la CUP. El momento de su aprobación tampoco fue el adecuado. Se aprobó antes de formarse el gobierno porque la CUP lo exigió, pero lo admitimos para ablandar el terreno para conseguir un acuerdo reconoció Mas. En ningún caso renegó del fondo rupturista que implica el documento, pero sí que se apreció un distancia- miento, movimiento táctico hacia una moderación imprescindible si CDC quiere presentarse a los comicios sin perder a su electorado tradicional, alarmado en las últimas semanas por el acercamiento a la CUP. ¿Pero esto qué es? espetó en su momento el consejero de Economía, Andreu Mas Colell, cuando leyó el texto aprobado el 9- N. La CUP ha antepuesto su espíritu revolucionario a la independencia arremetió Mas contra los antisistema, a los que acusó de no tener sentido de país Reconocemos el error de haber confiado en la CUP añadió el líder de CDC tomando ahora distancia de quienes tenían que ser sus aliados. La independencia requiere sumar a las clases medias El presidente en funciones renegó de la CUP por querer llevar adelante el proceso soberanista desde una óptica exclusivamente de izquierdas, excluyendo del proceso a las clases medias Las mismas clases medias que han visto alarmadas como CDC apoyaba una declaración de tipo rupturista, insumiso, como la del Parlament el 9 de noviembre. Reconocemos el error de haber confiado en la CUP Mas atribuyó a la buena fe de CDC y a la voluntad de llegar a un acuerdo el haber mantenido las conversaciones con la CUP hasta el final, un diálogo del que los sectores más templados del nacionalismo ya advirtieron en sus inicios. No es lo que le conviene al país dijo respecto a los nuevos comicios, unas elecciones a las que se llega por su irresponsabilidad. Alianza improbable Este aparente viraje hacia posiciones más templadas, en busca de su nicho ideológico natural, no es ajeno tampoco a la percepción de que va a ser casi imposible que ERC acepte reeditar la coalición Junts pel Sí, aunque ayer Mas volvió a reiterar el ofrecimiento de CDC. Al respecto, Oriol Junqueras no quiso ayer pronunciarse, una prudencia que se explica por el temor a aparecer ante el soberanismo hiperventilado como el responsable de la ruptura de un frente único independentista, hoy por hoy imposible. En CDC, con un proceso de refundación que la convocatoria electoral ha pospuesto, preparan ya el terreno para unos comicios en los que ERC aspira a arrinconarlos. Los antisistema se sienten insultados por el presidente À. G. BARCELONA Videoanálisis de la situación en Cataluña Aunque aparentemente los tres partidos soberanistas han aceptado volver a sentarse a negociar para intentar llegar a un acuerdo que ahora mismo es imposible, la ruptura es irreversible. El tono de las declaraciones del presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, acusando a los antisistema de no tener sentido de país y de anteponer la revolución a la independencia han encendido los ánimos en el seno de la formación anticapitalista. En un comunicado, la CUP acusó ayer al presidente Mas de usar términos insultantes y lenguaje fratricida en lo que definió como fal- ta de respeto a la izquierda independentista En este contexto, la CUP replicó que la altura de miras y el sentido de país piden ahora un movimiento a los dirigentes de CDC exigiéndoles pues que acepten que Mas ceda en la investidura. Queremos recordar que hoy aún hay 72 diputados independentistas y las condiciones para iniciar una legislatura afirmó la CUP, advirtiendo que el resto de semana puede estar al servicio de ir a unas nuevas elecciones o encontrar una solución de consenso para evitarlas. Las llamadas a encontrar una solución de consenso se intuye que quedarán en nada.