Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 4 DE ENERO DE 2016 abc. es economia ECONOMÍA 37 EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA El despegue de la Bolsa Empezando por el final, creo que este es el año de la Bolsa española. El mercado debe reconocer en los precios lo que los fundamentales justifican más que de sobra, pero que el ruido de los últimos tiempos no ha dejado ver. En tanto que el ruido se reduzca, especialmente en su vertiente política, y que el mercado empieza a estar de vuelta, deberíamos ver cómo los activos españoles, y sobre todo la Bolsa, lo hacen mucho mejor que el resto de Europa y recuperan parte sino todo del terreno perdido. Además, tras dos años en los que apenas ha ofrecido nada, todo apunta a que el 2016 va a ser un año para enmarcar. Y como ha sucedido muchas veces Los desarrollados al frente El año pasado no fue malo en términos macroeconómicos y con mucha probabilidad el 2016 será mejor. Las dinámicas de crecimiento van a seguir favoreciendo a las economías desarrolladas frente a las emergentes, que probablemente empiecen a recuperar parte del protagonismo perdido a lo largo del año que acabamos de arrancar. En Estados Unidos, el consumidor está por fin levantando cabeza y todos los parámetros apuntan a una mejora a medida que la recuperación en sueldos se acentúe. En Europa es el consumidor alemán el que está recogiendo el testigo, lo que se está empezando a traducir en un reequilibrio de la balanza de pagos en la Unión. La noticia del año pasado fue que la economía china no descarriló y parece poco probable que lo haga en este. Seguiremos viendo las consecuencias del cambio de modelo productivo que el país ha implementado aunque nada como para escribir a casa. En España, el ritmo de crecimiento del país seguirá muy por encima del resto de países europeos. La economía española tiene muchísima inercia y a lo largo de los próximos 12 meses se pondrá de manifiesto el cambio de modelo experimentado desde el inicio de la crisis. Las exportaciones, el consumo y la inversión van a permanecer como los tres pilares, creciendo muy cerca del 3 creando empleo y atrayendo mucha inversión directa extranjera. Además, la descompresión política ayudará a que España vuelva al centro de las miradas del inversor internacional. en la historia, en pocos meses podría dar la rentabilidad de tres años. Así son las cosas en Bolsa. En el caso de nuestro mercado de valores hay, además, otro factor que puede ponernos en boca de todos: la actividad corporativa. La valoración de los activos españoles tanto en absoluto como, sobre todo, en términos relativos, hacen que sean claros candidatos a ser adquiridos por grandes inversores pues representan una oportunidad. Por lo tanto, tras haber perdido más de un 7 en el año y varios más con el ruido a todo volumen sin apenas atender a los fundamentales, estos deberían imponerse durante este año y los efectos no se harán esperar. Abróchense los cinturones porque la Bolsa española va a despegar. Evolución del Ibex 35 en 2015 Cotización en puntos 12.000 11.866,4 (13 abr. 1.000 10.350,8 (2 ene. 9.544,2 (31 dic. 0.000 -7,15 9.291,4 (24 sep. 9.000 E F M A M J J A S O N D ABC UN AÑO MÁS TRANQUILO CON LOS IMPORTANTES RETOS QUE TIENE EL PAÍS, UN COMPROMISO INÉDITO ENTRE PP Y PSOE ES LO MEJOR QUE NOS PODRÍA PASAR C on el año recién estrenado, toca hacer uso de la bola de cristal y tratar de anticipar por dónde pueden ir las cosas. En el caso de la política nacional, resulta difícil pensar que vayamos a vivir un año más convulso que el anterior. Cada vez parece más claro que un compromiso de mínimos entre el PP y el PSOE es la solución más probable para la formación de gobierno aunque, por otra parte, la legislatura no sería muy larga. Opino que con los importantes retos que el país tiene por delante, esta solución inédita en nuestra joven democracia es lo mejor que nos podía pasar. Sin duda, muchos de los debates que tenemos abier- tos necesitan de una postura común por parte de los dos grandes partidos nacionales en busca del mayor consenso y estabilidad. Al final, la aritmética electoral les va a obligar a hacer aquello que los partidos políticos, debido a su falta de miras, no han fomentado nunca hasta la fecha. En clave autonómica aunque con consecuencias a nivel nacional, el otro riesgo político abierto en España a ojos de los inversores, Cataluña, está cayendo por su propio peso. Independientemente de que Artur Mas resulte investido presidente de la Generalitat o no, lo rocambolesco de todo el proceso, traca final incluida, ha dejado del todo deslegitimada la iniciativa independentista. Por tanto, más allá de que este año podamos tener o no que regresar a los colegios electorales, la intensidad política no va a tener nada que ver con lo que vivimos durante todo el año pasado. En lo que se refiere a la política en el resto del mundo, la cordura se impondrá. Reino Unido no saldrá de la Unión Europea, no porque el resto de europeos les vayamos a hacer una oferta que no puedan rechazar, sino porque simplemente no les interesa. En Estados Unidos todo apunta hacia una victoria de Hillary Clinton, entre otras cosas porque el Partido Republicano se lo está poniendo muy fácil. Y si me apuran, la Selección Nacional ganará la Eurocopa contra todo pronóstico en una final agónica frente a Italia. Aunque ya saben que los pronósticos de fútbol no son lo mío desde que el año pasado, por estas mismas fechas, predijera un año en blanco para el FC Barcelona...