Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 2 DE ENERO DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Fuertemente armado No. 1 del mundo EE. UU. es el primer país del mundo en número de armas. 310 millones de armas En el país hay casi un arma por ciudadano: 310 millones para 321 millones de habitantes, según la base de datos de Fatal Encounters. 12.000 muertos En 2015 se produjeron alrededor de 300 tiroteos masivos en los que murieron 12.000 personas a causa de las armas de fuego. Entre 2001 y 2011, este tipo de incidentes dejaron 40 veces más muertos que los ataques calificados por las autoridades de terroristas Unos norteamericanos revisan unos fusiles exhibidos por la Asociación Nacional del Rifle en Huston (Texas) REUTERS Obama ultima medidas para limitar la venta de armas Pretende dificultar el acceso a personas o grupos peligrosos, con topes a los fabricantes M. ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON que tenemos que estar igual de concienciados y bien organizados en la defensa de nuestros niños Compaña de concienciación No está claro que Obama vaya a utilizar todo su poder presidencial para sacar adelante las nuevas medidas, como ha llegado a hacer en materia de inmigración. Su primera idea es comprobar la reacción republicana y ver hasta qué punto puede doblegar una casi segura oposición, y más contando con que estamos en plena carrera electoral. Los asesores del presidente estudian una campaña de concienciación para preparar a la opinión pública ante una batalla política. La Asociación Nacional del Rifle se opone a que se refuercen los controles del historial de ventas y argumenta que eso no va a suponer el freno a que los criminales accedan a las armas lo que vinculan a su robo, al mercado negro y a los familiares y amigos que se las proporcionan. El presidente Obama no está dispuesto a sucumbir en 2016 al síndrome del lame duck (pato cojo) como familiarmente se denomina al inquilino de la Casa Blanca, no reelegible por ley, durante su último año de mandato. Su primera iniciativa para hacer útil la recta final, la limitación de las armas de fuego, ya está en marcha. El ataque que una pareja de islamistas radicales protagonizó hace un mes en San Bernardino (California) además del evidente reto en materia de lucha antiterrorista, disparó las alarmas por la facilidad con la que un vecino del matrimonio les facilitó un verdadero arsenal. Obama siempre ha querido que las medidas para paliar la sangría de víctimas que suponen los frecuentes tiroteos en la mayor parte del país formen parte de su legado. Pero también sabe que choca con una mayoría republicana, en la que se amparan poderosos grupos de presión, y con el rechazo de los estados gobernados por ese partido (aunque no sólo) Pero lo va a intentar. Tras unos días de tra- bajo con miembros de la Administración y su equipo, el lunes Obama se reúne con la Fiscal General, Loretta Lynch, para analizar medidas concretas, que tienen como objetivo limitar el acceso a las armas de personas o grupos potencialmente peligrosos. Aunque no han trascendido los detalles, se trataría de poner topes a las operaciones de venta de los fabricantes a los establecimientos a los que accede el comprador, bien con un máximo de unidades o bien con una limitación en los ingresos. Una de las lagunas en la aplicación de la ley consiste en que muchos fabricantes no cuentan con licencia federal para el suministro a los numerosos vendedores que ofrecen todo tipo de armas, los llamados gun shows. Ello facilita un fácil acceso a cualquiera que tiene prohibida por ley la compra. Las nuevas medidas pretenderían un mayor control del historial de esas operaciones de venta de los fabricantes. Desde Hawai, Obama ha precisado esta semana que se trata de una batalla entre el lobby de las armas, bien organizado y empeñado en que cualquiera tenga acceso, y todos los demás, Lobby de las armas Para Obama se trata de una batalla entre el lobby de las armas y los que quieren defender a nuestros niños DESAFÍO A LA CASA BLANCA Los texanos ya pueden exhibir revólveres en cualquier lugar M. E. WASHINGTON va, los aeropuertos de Texas amanecieron ayer con carteles en los que se advierte de la prohibición de llevar armas sin licencia. Estados Unidos es un país de paradojas. Mientras la Administración del presidente Barack Obama se esfuerza por restringir el acceso a las armas y buena parte de la sociedad norteamericana se inquieta, hay estados que liberalizan su manejo. Desde ayer, con el Nuevo Año, los habitantes de TeEFE xas, uno de los estados que tiene a gala el más profundo sentido y aplicación de la libertad personal, pueden portar armas en cualquier lugar. Su única limitación es que el dueño de cada sede o establecimiento, público o privado, tendrá también la capacidad de prohibirlo, lo que deberá hacer constar expresamente. Para facilitar el aterrizaje suave de la llamada ley open carry y evitar que la que se imponga sea la de la sel- En los aeropuertos Es en los aeropuertos donde la tramitación y aprobación de la ley despertó más suspicacias, al chocar con las fuertes restricciones en el control de los accesos a los vuelos en todas las instalaciones de este tipo en Estados Unidos. La solución final de la ley, que se introdujo vía enmienda, es permitir sólo llevar armas a aquellas personas que se encuentren en el aeropuerto de forma accidental