Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTESTILO TV SÁBADO, 19 DE DICIEMBRE DE 2015 abc. es estilo ABC 1 6 2 7 3 8 4 9 5 10 Regalos de lujo a bajos precios ABC recorre la Milla de Oro madrileña en busca de estilosos presentes para estas navidades. ¿La condición? Ninguno puede costar más de 190 euros PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS MADRID Propuestas para acertar 1. Baumkuchen (postre típico alemán) de Embassy. El precio depende del número de aros en su interior que le dan forma de tronco de árbol. Se hace por encargo y el de diez aros cuesta 126 2. Set de moleskine y pendrive de Christofle, 60 Vela de miel, con funda de plata, también de Christofle, 55 3. Joyas textiles de estudio Jibuu. Modelo Juten para BD, 48 4. Llaveros en piel (varios colores) con anagrama de Loewe, 95 5. Le Lift de Chanel. Serie Le Lift. Lo último para remodelar y reafirmar la piel. Mascarilla, 73 serum para los ojos, 77,50 y antiarrugas para cuello y rostro, 161 6. Corbata de seda de Hermès, desde 155 y pajarita de seda de también de Hermès, 130 7. Tarjetero Caissa, de Louis Vuitton, 160 8. Monederos redondos de piel en varios colores con anagrama de Loewe, 175 9. Cajas sorpresa de Relais Chateaux: 14 estuches diferentes con distintas experiencias sensoriales, desde 175 el más básico 10. Veuve Clicquot: La Grande Dame Rosé 183,19, En el centro de toda gran ciudad que se precie se declara por estas fechas una silenciosa batalla entre las boutiques oficiales que lucen sus mejores armas escaparates, alfombras rojas y champán y el mundo efímero de las tiendas pop up, del outlet y del mercadillo navideño que puede surgir en cualquier esquina con un arsenal de ofertas a buen precio y con unas decoraciones espectaculares que desvían a la clientela. Ahora me enfrento a un reto difícil, una misión casi imposible. En una sola mañana debo recorrer el barrio de Salamanca con una condición: sólo puedo cruzar el umbral de las grandes firmas. Tengo que patearme el mundo del lujo para buscar regalos apañados y en tiendas donde normalmente una goma de pelo cuesta mil euros. Yo no me puedo gastar más de 190. La suerte está echad; la ruta, trazada, y el destino, la Milla de Oro madrileña, toda ella a mis pies, y todo para demostrar si es posible encontrar regalitos a precios humanos en las tiendas más glamurosas. En Madrid, sólo con recorrer un kilómetro cuadrado tienes a tu alcance las mayores y más importante firmas de moda, decoración y joyería, pues en el cuadrilátero que componen las calles de Serrano, Ortega y Gasset, Núñez de Balboa y Columela contamos cerca de veinte calles, y en ellas, apelotonadas como debe ser, la sofisticación, el glamur y la elegancia oficial, que se dan cita en las boutiques más exclusivas, y la zona con un aspecto propio que nada envidia al Faubourg Saint- Honoré o a la Quinta Avenida. Así que, puestos a andar, empiezo por el principio: el comienzo del paseo de la Castellana. Elegimos la pastelería Embassy, donde nos están preparando un Baumkuchen, algo muy especial que en Madrid solo se puede encontrar en Horcher y en esta confitería. Es un bizcocho tradicional de origen alemán que se va cociendo en el horno capa a capa, de forma cilíndrica y hueca por el centro, y cuando se corta, da la impresión de un tronco de árbol cortado horizontalmente. Se toma habitualmente cortado en finas láminas, acompañado de salsa de chocolate y helado. La propia palabra lo describe. Baum significa árbol; kuchen, pastel. El precio depende de la cantidad de aros, desde uno hasta diez, y hay que pedirlo de encargo, con dos días de antelación. En la casa Christofle, no muy lejos de allí, me gustaría hacerme con un huevo cubertero de plata, pero me conformo con la placa para maletas, un vacía bolsillos, velas, agendas con marcapáginas de plata o USB de plata... BD está en la siguiente vía con un pequeño mercadillo de oportunidades, pero, contra todo pronóstico, pues el mundo del diseño es caro, las botellas de Carmen Pinart y las joyas textiles de Jibuu entran de sobra en nuestro presupuesto... Lo mismo ocurre con Vitra, donde tenemos ocasión de encontrar estanterías de los Bouroullec o el perchero Coat Dots a precios accesibles. Un poco más adelante llegamos a Loewe, y aquí sí que podemos elegir cosas, desde llaveros mecano a minimonederos de piel con el anagrama. El resto de hallazgos adaptados pertenece al mundo de los viajes (ofertas de experiencias en cajas de regalo) de la belleza (lo último de Chanel para reafirmar y remodelar) y del champán, donde los precios pueden ser mas bajos. Toca Hermès. Allí poco podemos hacer, pero el reto les sorprende y les divierte, por lo que buscamos y rebuscamos y salimos con la conclusión de que sólo corbatas, pajaritas y bandós de seda pura, más alguna visera, entran dentro de nuestro rango. Bajamos al flamante edificio de Louis Vuitton y allí nos volvemos más locos todavía porque ni los charms con forma de baúl que me encantan ni las miniagendas, que también, se adaptan al precio, pero encontramos un tarjetero Caissa de lona en damero y unos pendientes con los signos del zodiaco. Lo que queríamos demostrar es que incluso en las tiendas y en las marcas más caras, buscando mucho, eso sí, se pueden encontrar detalles que se adapten a nuestros maltrechos bolsillos. Creo que yo lo he logrado. Ahora les toca a ustedes. Prueba superada.