Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es estilo GENTESTILO TV 91 Niño lobo Viví siete años solo en una isla desierta. Cuando me mandaron a Le Rosey, tardé mucho en ajustarme a esa vida Su reino En los últimos años las cosas han cambiado en Irán. Los jóvenes tienen más oportunidades y los negocios florecen oportunidades para los jóvenes y también parece que los negocios están floreciendo. No obstante, no creo que vaya a regresar dice en un perfecto inglés que delata su buena educación. Pese a que no tiene planes de retornar, no olvida sus raíces iraníes ni su niñez en d Arros, ese minúsculo edén que sus padres vendieron en los años 90 a la millonaria francesa Liliane Bettencourt, heredera del imperio de cosmética L Oréal. En 2012, Cyrus expuso en París una serie de fotografías hechas en esta isla por la que su familia se embolsó 13,5 millones de euros. Fue su manera de despedirse del paraíso perdido. Su tía abuela, la Emperatriz Farah Diba, acudió a la inauguración, en la que recordó que el Sha murió soñando con veranear en d Arros. Se disponía a hacerlo en el verano de 1978, pero las revueltas en las calles de Teherán truncaron la visita. hammad Mosaddeq, que llevó al trono a Reza Pahlevi, y durante el reinado de su hermano presidió la delegación iraní ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Apoyó los derechos de las mujeres en Irán y los derechos humanos antes de la revolución de 1979 que obligó a su familia al exilio. Mi abuela es tan grande como la vida misma. Ha tenido una vida notable y sería difícil contarla en un solo filme dice. Pese a descender de una familia de reyes y estadistas, Cyrus siempre quiso ser artista y nana Ashraf fue su puntal. Ella y toda mi familia supieron reconocer mis dotes artísticos y me brindaron apoyo Los amigos famosos de sus padres también le echaron una mano. Mi querido amigo el fotógrafo Peter Beard ha sido una inspiración para mí Quizá como un homenaje a la pantera negra Cyrus está entregado a la protección de estos felinos en peligro de extinción. Estoy focalizado en salvar a los tigres leopardo y a toda la familia de los gatos salvajes señala. Pero tiene tantas inquietudes como historias que contar. Él mismo se define como un hombre polifacético. La versatilidad es mi marca. Es más, tengo una vida que muda todo el tiempo. Mis mayores talentos son un alto sentido de la estética y una creatividad que canalizo en diferentes medios como la arquitectura, el diseño y las Bellas Artes. A eso habría que sumarle mi pasión por la producción de cine y la actuación dice. Hotel en Croacia Para demostrar su espíritu renacentista enumera un sinfín de proyectos que le mantienen ocupado: la apertura de una galería de arte en la parisina Avenida Matignon, el diseño de barcos, la decoración de hoteles y casas particulares. Pero su verdadera obsesión es un complejo de villas cerca de Yeda, en Arabia Saudita, y un hotel boutique con villas incluidas frente a la costa de Croacia. Será un resort de lujo en la isla de Hvar, en medio del mar Adriático adelanta. En la misma isla que el poeta Hanibal Lucic bautizó como la más bella de todo el Mediterráneo. Con apenas 80 kilómetros de largo y 11 de ancho, Hvar guarda cierto parecido con d Arros. Mowgli vuelve a la selva. La princesa pantera El novelesco pasado de los Pahlevi es una fuente inagotable para Cyrus. En 2008 produjo una película sobre su abuela la princesa Ashraf. En los años 50 y 60 la prensa francesa la apodó la pantera negra apodo que ella misma confesó que se ajustaba a su naturaleza turbulenta y rebelde La pantera colaboró con la CIA en el derrocamiento del primer ministro Mo- Refugio en el océano Índico Los padres de Cyrus le enviaron a la isla d Arros, en las Seychelles, para protegerle de las revueltas que desencadenaron la revolución iraní. El sobrino nieto del Sha vivió oculto allí durante nueve años. En los 90 su familia vendió el atolón a Liliane Bettencourt Grande en París Pahlevi triunfa como artista en la capital francesa, donde se codea con celebrities parisinas como Zahia Dehar (izq. o Farida Khelfa, embajadora de Schiaparelli (arriba)