Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 GENTESTILO TV SÁBADO, 24 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es estilo ABC El último príncipe de Persia Cyrus Pahlevi Dudo que vaya a volver a Irán El enigmático sobrino del Sha dejó su país con 9 años, se crió en las Seychelles y triunfa como artista en París. Fui un pequeño Robinson dice a ABC MARTÍN BIANCHI MADRID La infancia de Cyrus Pahlevi podría haber sido un capítulo de El libro de la selva Al igual que el Mowgli de Rudyard Kipling, este príncipe iraní de 43 años se crió como un niño lobo, huyendo de un enemigo en la sombra. En su caso no era un tigre de Bengala quien le acechaba, sino el mismísimo ayatolá Ruholá Jomeini. En 1977, el príncipe Shahram Pahlevi, sobrino del último Sha de Persia, y su mujer Niloufar Ashraf, escondieron a su hijo de nueve años, el pequeño Cyrus, en la isla d Arros, en las Seychelles, con la esperanza de salvarle de las revueltas que ensangrentaron los últimos años del reinado de Mohamed Reza Pahlevi. En d Arros, un atolón privado que los Pahlevi adquirieron en 1975 por 450.000 libras esterlinas, el Mowgli iraní gozó de una infancia casi salvaje, ajeno a las convenciones sociales. Como un pequeño Robinson Crusoe asegura el propio príncipe. Separado de sus padres y de la sofisticada corte persa, su contacto con el mundo exterior se limitó a un puñado de empleados a su servicio: un mecánico, un administrador, un tutor y un par de asistentas nativas. Siento que mi aislamiento en la naturaleza me dio esa sensibilidad que tengo ahora para encontrar belleza en todo lo que me rodea explica el sobrino nieto del último Sha en conversación telefónica con ABC. Descubrí que puedes hacer que lo más sencillo del mundo se convierta en algo extraordinario añade este pintor, fotógrafo, productor de cine y filántropo que ha expuesto en grandes galerías como Marlborough de Londres o Galerie du Passage de París. Atentados sangrientos Mientras Cyrus exploraba la belleza de las pequeñas cosas, su abuela Ashraf, hermana gemela del monarca iraní, se salvaba de un brutal atentado en la Costa Azul. El petit prince se crió ajeno al hundimiento de su dinastía. Su mundo era su cabaña en forma de seta gigante, obra del famoso arquitecto Jacques Couëlle, unos jardines firmados por el paisajista André de Vilmorin, la playa y el océano Índico. Ni siquiera se enteró cuando su tío, el príncipe Shahrirar Shafigh, fue abatido a tiros en las calles de París a manos de extremistas musulmanes. La venda de sus ojos se desvaneció recién en 1982, dos años después de la muerte de Reza Pahlevi. Ese año sus padres le inscribieron en Le Rosey, el internado suizo por el que pasaron el Aga Khan, Alejandro de Yugoslavia y Manuel Filiberto de Saboya. Viví siete años solo en una isla desierta. Solo con los animales, los peces, las plantas Entre mujeres Arriba, Cyrus Pahlvei con su madre, la princesa Niloufar Ashraf, y Doris Brynne, exmujer del actor Yul Brynner. Derecha, en una exposición de Ellen Von Unwerth en París y unos pocos empleados de mis padres. Y de repente me vi rodeado de un montón de niños. Fue un shock, ya que hasta entonces los animales habían sido mis únicos amigos recuerda. Estaba acostumbrado a estar solo o con adultos. Tardé un año en ajustarme a mi nueva vida en Le Rosey admite. Pahlevi dejó Teherán con nueve años y nunca más volvió a pisar la tierra que su familia gobernó durante poco más de medio siglo. Abandoné mi país hace mucho tiempo y dudo de que alguna vez vaya a volver confiesa. En los últimos años las cosas han cambiado bastante en Irán. Ahora parece que hay más FOTOS: CORDON PRESS ARCHIVO ABC Tiempos mejores Mohamed Reza Pahlevi, Sha de Irán, y la Emperatriz Farah el día de su coronación, el 26 de octubre de 1967. La princesa Ashraf, hermana del Monarca y abuela de Cyrus, es la primera desde la izquierda, y con ella aparecen las princesas Fatemeh y Cham y los hijos pequeños de Pahlevi