Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 15 Desplazados Nos dice Acnur que en 2014 se acumularon 59,5 millones de desplazados por la fuerza en el mundo. Ya sé que las cifras referidas a un asunto humano tan hiriente no pueden compararse, pero lo de la crisis de los 172.000 desplazados en 2015 hacia la Unión Europea resulta ridículo si no fuera por el significado político que tienen la descoordinación y el egoísmo de los estados miembros, y lo poco relevantes que resultan la Comisión y el Parlamento Europeo. Todos ellos comprometidos con un modelo social común que los ciudadanos de Europa creíamos más generoso con propios y ajenos. LUIS FERNANDO CRESPO ZORITA ALCALÁ DE HENARES (MADRID) TRIBUNA ABIERTA EL VENERABLE RAMÍREZ, SACERDOTE FORMADOR DE SACERDOTES POR DEMETRIO FERNÁNDEZ Combinaba con maestría la gracia de Dios y la psicología humana, haciéndose comprensivo con todo tipo de flaquezas. Tenía un corazón misericordioso, capaz de dignificar a las personas que trataba. Y se caracterizaba por una confianza cuasinfinita en la gracia de Dios que transforma el corazón humano A declaración de las virtudes cristianas en grado heroico del sacerdote toledano José Rivera Ramírez por parte del Papa Francisco el pasado 1 de octubre es una llamada a la santidad para los sacerdotes especialmente. Él dedicó casi toda su vida ministerial a la formación de sacerdotes. Murió a los 65 años (en 1991) y desde la edad de 30 años ya le confiaron esta delicada tarea, que él ha cumplido con esmero y dedicación, en Salamanca, Toledo, Palencia y Toledo. La tarea de director espiritual del Seminario el obispo la confía a un sacerdote que tenga ciencia, experiencia y santidad de vida. Rivera tenía una gran preparación teológica, filosófica, literaria y humana. Sus largas horas de estudio cada día le brindaron la posibilidad de leer abundantemente durante toda su vida. Para todos el día, para mí la noche... afirma en uno de sus poemas. Y así conocía a los grandes autores místicos y espirituales, los tratados antiguos y modernos de la espiritualidad de la mejor tradición cristiana y universal. Al mismo tiempo, era un gran conocedor del corazón, de los sentimientos y de la psicología humana. Él combinaba con maestría la gracia de Dios y la psicología humana, haciéndose comprensivo con todo tipo de flaquezas. Tenía un verdadero corazón misericordioso, capaz de dignificar a las personas que trataba. Y se caracterizaba por una confianza cuasinfinita en la gracia de Dios que transforma el corazón humano. Al paso de los años todo eso le fue dando una gran experiencia, al tratar con personas de todo tipo y condición: adultos y jóvenes, religiosos, seglares, seminaristas y sacerdotes de toda la geografía española. Conocía muy bien las diócesis de España en sus sacerdotes, que le llamaban continuamente para dar Ejercicios Espirituales. A cuántos sacerdotes de cualquier punto de España les he oído el testimonio del mucho bien que Rivera les hizo en unos Ejercicios. Era un guía certero en los años agitados del pos- Concilio, asimilando las líneas fundamentales del Vaticano II, sobre todo en lo referente a la vocación universal a la santidad, que es una exigencia de la vida sacerdotal. Para ser buen formador de sacerdotes se necesita ir por delante con el ejemplo. Yo he estado junto a él, conviviendo con él, los 25 últimos años de su vida. Siempre me ha dado ejemplo de oración abundante, de presencia de Dios durante toda la jornada, de amor ardiente a Jesús en la Eucaristía, ante la que se quedaba absorto, de deseo de alcanzar el perdón de sus pecados y frecuencia del sacramento del perdón, de penitencia expiatoria, de humildad (muchas de sus buenas cualidades las he sabido después de su muerte, por sus escritos, pues nunca hacía alarde de nada) de paciencia, de mansedumbre en un corazón fogoso, de disponibilidad y servicio a cualquier hora del día y de la noche, de amor a los pobres que nadie quiere, acogiéndolos uno a uno, aguantando sus impertinencias, haciéndose él mismo pobre y pedigüeño por ellos. Un testimonio grande de alegría, la alegría que brota del Evangelio y produce siempre buen humor. El mundo de hoy prefiere a los testigos, y si escucha a los maestros es porque son testigos. Eso ha sido el venerable José Rivera para mí y para tantos sacerdotes que se han acercado a él y para tantos otros que le han conocido después de su muerte. Nos infundía fuego. Nos estimulaba siempre a la santidad. Multando a la Guardia Civil Sacó el cuaderno, rellenó los impresos y los colocó entre el limpiaparabrisas y el cristal. Después, sin mostrar su rostro, se alejó despacio. Quedaban dos avisos de multa a dos vehículos de la Guardia Civil por aparcar indebidamente a la puerta de entrada al Ayuntamiento de Olot. Toda esta acción tuvo lugar sin la presencia de ningún agente de la Guardia Civil porque estaban en el interior del edificio en busca de pruebas del 3 O sea, en comisión de servicio. Puede que el resuelto policía local llegue a ser propuesto por la Consejería de Interior de la Generalitat para recibir una condecoración, pero lo que procede es aplicarle un correctivo por desconocer las ordenanzas. JOSÉ MANUEL SOMAVILLA SANTANDER L Pobreza infantil Vivir en un país en el que la pobreza ha aumentado un 4,5 en los últimos años, con especial incidencia en niños, me hace pensar en los valores de nuestra sociedad. La pobreza infantil es cualquier cosa menos una conjetura, es una realidad a la que miles de personas tienen que hacer frente. La sociedad española debería concienciarse de esta grave situación. MARI PAZ MUÑOZ ALCORCÓN (MADRID) PIEDRA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Fustigaba con infinita paciencia la mediocridad del clero. Le dolía la Iglesia, y sobre todo la mediocridad de los sacerdotes. Estaba convencido de que un sacerdote santo genera una onda de santidad en su entorno. Y, por el contrario, un sacerdote instalado en la mediocridad es como un tapón en la circulación de la Iglesia, en la comunión de los santos. Que la Iglesia crezca en santidad por el celo ejemplar de sus ministros pide la oración de san Juan de Ávila, del que Rivera era buen discípulo. El Concilio Vaticano II ha tomado esta idea del santo doctor de Montilla: si la Iglesia quiere santos sacerdotes, tiene que prepararlos bien en el Seminario. José Rivera es lo que nos enseña, pues a eso dedicó toda su vida. DEMETRIO FERNÁNDEZ ES OBISPO DE CÓRDOBA