Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 13 UNA RAYA EN EL AGUA EL ÁNGULO OSCURO JUAN MANUEL DE PRADA CASANDRA CAÑIZARES Es una suerte que todavía tengamos un obispo como Cañizares, con el valor suficiente para contradecir la alfalfa sistémica N una visita reciente a Valencia, promocionando mi novela El castillo de diamante, me ha tocado defender insistentemente al obispo del lugar, Antonio Cañizares, en las entrevistas que me hicieron todos los medios (no pude defenderlo, sin embargo, en los medios de titularidad eclesiástica de la ciudad, que se negaron a entrevistarme) A Cañizares se le ocurrió decir hace unos días que no todos los refugiados que invaden Europa son trigo limpio y enseguida cayeron sobre él los cretinos atufados por la propaganda sistémica, que se creen grandes filántropos y no son más que tontos útiles al servicio del mundialismo. A Cañizares le ha sucedido lo mismo que a Casandra, que advirtió a los troyanos que el rapto de Helena traería la ruina a su ciudad; y que insistió en sus advertencias cuando los troyanos celebraban el fin de la guerra ante aquel caballito de madera tan mono que los aqueos les habían dejado como presente. Pues, en efecto, es una evidencia que, entre las masas de desplazados, están entrando emboscadas en Europa muchas alimañas yihadistas: primero como táctica de infiltración entre el éxodo que ellas mismas han provocado; después huyendo como cucarachas de la aviación rusa y el avance del ejército sirio. Y, en uno y otro caso, con el beneplácito taimado del Nuevo Orden Mundial, que es el urdidor en última instancia de esta migración masiva, cuyo objetivo es vaciar Siria para reconfigurar el mapa de Oriente Pró- E ximo y, de paso, diluir ¡todavía más! la moribunda identidad cristiana del pudridero europeo. Que a Cañizares, por enunciar una evidencia tan gigantesca, se le hayan echado encima todos los cretinos atufados por la propaganda sistémica demuestra que España ya ha entrado en esa fase última del delirio de autodestrucción que concluye con el suicidio. ¡Corruptio optimi pessima! Pero es natural que a Cañizares le hayan saltado a la yugular los jenízaros del mundialismo, embriagados de odio teológico, y las masas cretinizadas que se tragan su alfalfa sistémica. Mucho más llamativo es que, entre los repartidores de alfalfa sistémica, se cuenten otros mitrados que, desde que estallara la crisis de los refugiados, no han hecho sino ametrallarnos con paparruchas buenistas. Ya sabíamos que una de las mayores pestes del mundo moderno es la filantropía, esa caricatura aberrante de la caridad que convierte la fe religiosa en un patético activismo contra la estadística de la pobreza pero escuchar ciertas paparruchas de mitrados que no paran de hacer el oso, anhelantes de que los jenízaros del mundialismo les pasen la mano por el lomo, como a mascotas caponas y desdentadas, produce en verdad alipori. También resulta muy llamativo que desde círculos sedicentemente católicos se propague de forma acrítica o cómplice la propaganda sistémica en todo lo que se refiere a Oriente Próximo: hace algunos años, pidiendo la deposición de gobernantes como Al Assad que protegen a los cristianos de la región de las cucarachas yihadistas; luego contribuyendo a difundir la especie de la existencia de una fantasmagórica oposición moderada en Siria; y todavía hoy execrando la intervención rusa en el conflicto, que los cristianos sirios no se cansan de alabar y agradecer. Pero estas cosas ocurren cuando la fe en el Evangelio de Cristo queda oscurecida por la fe en el evangelio negro de la democracia. Es una suerte, sin embargo, que todavía tengamos un obispo como Cañizares, con el valor suficiente para contradecir la alfalfa sistémica. Lástima que no pudiese defenderlo desde los medios de titularidad eclesiástica de su diócesis, a la que fui a presentar ¡manda huevos! una novela sobre su amada Santa Teresa. IGNACIO CAMACHO BAÑO Y MASAJE Aclamado por sus colegas europeos, a Rajoy se le va a hacer ingrato someterse al quisquilloso escrutinio de los españoles AN tenido que venir los conservadores europeos para que Rajoy escuche piropos que jamás ha cosechado en España. El grito de ¡Viva Mariano! proferido por su colega irlandés, no lo ha oído el presidente español ni cuando avanzaba imparable a recoger el poder entre los escombros de Zapatero. Nuestro primer ministro es un político que puede merecer confianza por sensato, por templado o por paciente, virtudes que lo llevaron al Gobierno y hasta quizá le valgan para una apretada reelección; lo que jamás ha despertado entre sus compatriotas, si siquiera entre sus conmilitantes, es entusiasmo. Por eso la aclamación foránea, justo al final de su difícil mandato, ha debido sentarle como una sesión de baño y masaje. Bien es verdad que era el anfitrión de una reunión de partidos homólogos pero después de una legislatura tan amarga el espaldarazo palmoteador de Merkel, Sarkozy y compañía le habrá resultado confortante. En política el halago nunca debilita, sobre todo cuando es infrecuente. Si las elecciones de diciembre fuesen en Europa, Rajoy saldría proyectado como indiscutible favorito. En la esfera comunitaria, de dominante mentalidad tardocalvinista, prevalecen muchos de los valores que encarna y defiende: la disciplina fiscal, el control del gasto, las reformas liberales. Ahí afuera le ven como un líder capaz de afrontar la crisis con orden y método, y contemplan con satisfacción sus números macroeconómicos sin meterse en detalles. Un gobernante que transforma una pavorosa recesión en un crecimiento del tres por ciento (ejem, no hablamos de Cataluña) merece indiscutido aplauso entre la clase dirigente de la UE. Lo reelegirían sin dudar un ápice. El problema es que donde se presenta candidato es en España y, como señalaba ayer con zumba aragonesa Luis del Val, España está llena de españoles. Y los españoles se gustan a sí mismos considerándose de izquierdas. Lo dicen los estudios del CIS desde la Transición: la mayoría se autoubica en el centro- izquierda, el espacio de la socialdemocracia. Entre el 4,5 y el 4,7 de una escala de 10... en la que sitúan al PP cerca del 8, derecha- derecha. Eso para empezar. Luego resulta que somos gente quisquillosa, que si encuentra trabajo o ve disminuir el paro piensa que se trata de empleo de baja calidad. Aquí tiene fuerte arraigo la idea del Estado proveedor, la protección social, y lejos de considerar la austeridad una virtud tendemos a tomarla por una catástrofe. Además, nos van los liderazgos carismáticos, mesiánicos, empáticos y demás esdrújulos telegénicos. Por último, hemos visto de cerca cómo afloraba una corrupción que en cualquier país europeo hubiese tumbado a más de un Gabinete. Resultado: Rajoy sería mucho más valorado si ocupase el puesto de, por ejemplo, Juncker. Porque de popular, lo que se dice popular, esta ingrata legislatura no le ha dejado a su partido más que el nombre. H JM NIETO Fe de ratas