Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 SOCIEDAD LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2015 abc. es sociedad ABC Un proyecto español busca prevenir el yihadismo con inteligencia emocional La iniciativa de la Universidad Camilo José Cela pretende que los jóvenes rechacen a los radicales MANUEL TRILLO MADRID himou, una joven ceutí de 18 años, cruzó la frontera el pasado 9 de enero para, según dijo, hacer unas compras en Marruecos. Su madre no volvió a saber nada de ella hasta que, tres días después, fue detenida en Turquía, desde donde se disponía a viajar a Siria para unirse a la yihad. No nos dijo a nadie que se iba se lamentaba desconcertada. Sólo unos días antes, dos hermanos nacidos en París causaban una masacre en la redacción de Charlie Hebdo un semanario satírico francés que había publicado unas caricaturas de Mahoma. El reclutamiento de jóvenes en las barriadas de ciudades occidentales es motivo de preocupación creciente en los países de la UE. Los fanáticos que alardean de sus atrocidades en vídeos propagandísticos colgados en internet no proceden en muchos casos de lejanos territorios árabes, sino de las propias ciudades europeas. Decenas de jóvenes han viajado desde España hacia Oriente Medio para alistarse como combatientes islamistas. Para impedir que las ciudades europeas se conviertan en viveros de futuros radicales, no basta con la lucha policial o militar. Un proyecto impulsado desde España por la Universidad Camilo José Cela (UCJC) presentado esta semana ante la Comisión Europea, busca atacar el problema desde la raíz. A través de herramientas educativas, sociológicas y emocionales, pretende prevenir la radicalización de los adolescentes y jóvenes en aquellas comunidades más vulnerables, donde las redes terroristas tienen más fácil la captación de nuevos miembros. R Musulmanes durante la celebración de un rezo colectivo en Melilla EFE acciones de prevención asegura el rector de la UCJC, Eduardo Nolla. Por una parte, el proyecto busca identificar perfiles de potenciales reclutas del radicalismo y detectar los indicios que pueden predecir este tipo de conductas. La marginación, la pobreza, el paro o las familias desestructuradas son algunos de los factores que se estudiarán para saber cómo empujan a los jóvenes a caer en manos de los radicales. De hecho, en Ceuta, uno El salvajismo que seduce a jóvenes con problemas económicos y sociales Los extremistas saben bien dónde y cómo captar futuros combatientes. Utilizan la falta de integración social de los jóvenes, su precariedad económica y familiar, para ofrecerles una supuesta alternativa. A estos factores se añade la falta de una formación religiosa sólida señala el presidente de la Asociación de Jóvenes Musulmanes de España, Mohamed Said Alilech. Al no tener una idea clara de los conceptos del islam, de cómo tratar a los no musulmanes o cómo responder a una ofensa, son presa fácil de gente con una fuerte carga ideológica, sensacionalismo y demagogia explica. Para convencerlos, se valen de puntos sensibles como la supuesta opresión a la comunidad islámica o Palestina, así como pasajes del Corán sacados de contexto y vídeos en internet en los que los terroristas aparecen como héroes jactándose de su salvajismo. Los potenciales reclutas La iniciativa PRETER- IS (Prevención contra el Terrorismo en España, en inglés) se centra durante dos años en barrios de cuatro ciudades españolas Ceuta, Melilla, Madrid y Barcelona aunque el objetivo final es que se pueda extender a otras ciudades europeas donde se da este mismo problema. La lucha contra el radicalismo no puede ser una actividad exclusivamente de los gobiernos o de cuerpos militares o policiales, sino que la sociedad civil se tiene que implicar también con de los grandes viveros de extremistas, el paro juvenil ronda el 70 el mayor de toda la UE. Pero una de las claves y tal vez el enfoque más novedoso es la aplicación de lo que se conoce como inteligencia emocional para evitar que los jóvenes puedan acabar siendo presa de estas redes violentas internacionales y sean capaces de decirles no. La Camilo José Cela ya viene aplicando desde hace años este tipo de estrategias en su Campus de Paz. Se trata de un espacio en el que víctimas del terrorismo, desde niños hasta adultos, participan en actividades de gestión de las emociones, como el miedo, la rabia o la desafección. Tenemos experiencia con este tipo de técnicas para conocer cómo afecta el terrorismo a los jóvenes en nuestro Campus de Paz señala el rector. La idea es trasladarlas ahora a la prevención en colectivos vulnerables y susceptibles de ser atraídos por los radicales. Finalmente, el proyecto prevé desarrollar materiales educativos de libre acceso que puedan emplearse no sólo en las cuatro ciudades que parti-