Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 15 Carta a la consejera de Sanidad andaluza Todos los ciudadanos y especialmente los trabajadores sanitarios estamos alarmados por la situación que actualmente atraviesa el Servicio Andaluz de Salud (SAS) Se encuentra totalmente desbordado. Esta crisis se ha manifestado principalmente en los puntos de urgencias, pero afecta a todos los niveles asistenciales. Usted, señora consejera, no debería intentar justificarlo con una epidemia viral. Esta no es la causa. Una epidemia, habitual en esta época del año, sólo es una circunstancia más que ha puesto de manifiesto la debilidad del sistema como consecuencia de los desajustes creados por una política desaforada de recortes que principalmente se ha cebado con la atención primaria. Usted sabe que las urgencias deberían ser el primer contacto del paciente con el sistema sólo en los problemas de salud no demorables y sin embargo se han convertido en puerta de entrada poniendo de manifiesto el fracaso de la AP, víctima de una política de recortes. La AP es primordial para el buen funcionamiento del sistema se salud. No sólo porque es el primer eslabón del sistema, donde primero contacta el paciente con el mismo, sino también porque resuelve el 90 de los problemas de salud que se le presentan. Y lo hace con la mayor eficiencia, al menor costo. Es lamentable ver cómo el SAS se está convirtiendo en un sistema de salud enfermo que genera riesgo y enfermedad tanto en los profesionales como en los pacientes. Señora consejera, le deseo más lucidez en sus apreciaciones y algo más de sensatez en sus soluciones. Por favor, cambie de asesores. LUIS LÓPEZ RODRÍGUEZ MÉDICO DEL SAS CAMBIO DE GUARDIA GABRIEL ALBIAC Tarjetas opacas Comienza la pasarela black José Antonio Moral Santín, colocado por Izquierda Unida en el Consejo de Caja Madrid, abre hoy la ronda de declaraciones organizada por el juez Andreu para todos los imputados por el uso de las famosas tarjetas opacas que repartió la entidad. Salvando a Blesa y al ideador del artilugio, Moral fue el que más gastó. Casi medio millón de euros al bolsillo. Extraña lucha de clases. ¿POR QUÉ A LOS CICLISTAS? Hay que matar a los ciclistas y a los judíos dice el bárbaro. Pregunta el civilizado: ¿Por qué a los ciclistas? C José A. Moral Santín EFE Ya eligen los edificios a confiscar El independentismo prepara la usurpación del patrimonio español Agrupados en el Inventario por la Independencia la autodenominada Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya tiene elegidos los edificios que una Cataluña independiente requisará al Estado español una vez que deje de formar parte de él. No es casual que la mayoría estén en Barcelona y su área metropolitana, donde el metro cuadrado es más caro. Cuarteles, juzgados, aduanas... todo edificio es susceptible de entrar en el lote. Resulta patético que para la presunta elección de los inmuebles la ANC se vista de Perry Mason y se acoja a la Convención de Viena, aprobada por las Naciones Unidas en 1983, en cuyo preámbulo se recuerda el respeto de la integridad territorial y de la independencia política de cualquier Estado Ni haciendo una selección Artur Mas los hubiera encontrado más torpes. presumía, es otra IU radicalizada con diferentes siglas. BORJA DE BORBÓN MATEOS MADRID Vuelta a la realidad A Podemos se le empieza a ver el plumero, y los españoles honrados comenzamos a caer de ese guindo. Todos estos próceres mesiánicos, insignes y egregios redentores del género humano, que emprendieron su particular cruzada en pro de unos derechos sociales ya conquistados hace más de 35 años, comienzan a mostrar síntomas de debilidad; están dilapidando una confianza popular que arrasó hace meses, cuando inundaban de esperanzas a quienes lo habían perdido casi todo: trabajo, hogar, dignidad. Ahora comprobamos que la burbuja de Podemos no es más que eso, una ilusión que de desinflará como un globo. Pablo Iglesias y sus correligionarios se refugiaron bajo el estandarte de la honradez, la transparencia, la lucha social, y ahora comprobamos que al menos el señor Monedero está resultando un capitalista más, uno de aquellos que tanto estigmatiza y maldice. Ahora sabemos que posee cerca de 700.000 euros en sus cuentas, con inversiones personales al más puro estilo burgués y capitalista. Y sólo hemos visto el principio, la punta del iceberg; a saber de qué otras oscuridades financieras seremos testigos con el ojo de la Justicia. TERESA MELGAREJO MADRID FE DE ERRORES En la información publicada ayer, en páginas de España, sobre el máster de liderazgo, gobierno y gestión pública, se dice por error que se impartirá en la sede de FAES, cuando será en el Instituto Atlántico de Gobierno. Además, la lesión del futbolista Cristian Hernández se produjo en marzo de 2011 y no en enero, como por error informábamos ayer en páginas de Deportes. Al futbolista lo operó el doctor Aragón en la clínica FIACT. Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. HISTE negrísimo de antisemitas. Un comedido ciudadano es interpelado en la calle por un vecino un poco cafre: Hay que matar a todos los ciclistas y a todos los judíos le suelta a modo de saludo. El comedido ciudadano se queda lívido. Cuando recobra el habla, pregunta: ¿Por qué a los ciclistas? El atentado de Copenhague reproduce al milímetro la estructura del de París hace cinco semanas. Con menos éxito: si es que a dejar dos muertos y cinco heridos puede llamarse poco éxito. Idéntica es la estructura. Dos acciones paralelas. El objetivo de la primera es uno de los dibujantes del Jyllands- Posten que se atrevieron a dibujar a Mahoma como un piadoso musulmán juzga que no debe serlo: Lars Vilks (http: www. bbc. com news worldeurope- 31472745) El segundo tiene un objetivo anónimo. Pero igual de definido. Un judío mejor si varios sea cual sea su nombre. En París, se buscó ese segundo objetivo en un supermercado kasher; en Copenhague, a la puerta de la sinagoga: no había error posible. París definió un modelo que vamos a ver repetido en toda Europa, si las estructuras yihadistas no son por completo destruidas. Ese modelo se articula sobre la definición de los dos enemigos de Alá: la libertad y el judaísmo. ¿Por qué la libertad? nos hemos preguntado después del 7 de enero. ¿Por qué ese libertario Charlie Hebdo que era engranaje de recuerdos, emociones, afectos de todos los de mi edad en Francia y de buena parte de los de cualquier sitio? La respuesta es sencilla: porque la libertad es sacrílega para una religión que, como el islam, se asienta sobre la identidad de Dios y Libro; sobre la certeza de que toda verdad está en esa escritura eterna, que no ha sido inspirada como sucede en los otros dos monoteísmos a hombres mortales por Dios, sino por Alá dictada a un copista, Mahoma, para ser transmitida como código universal: código teológico y moral, por supuesto, pero también código civil, penal, administrativo... código único de vida humana. Por eso el Corán no se lee, se recita. Sin alterar una tilde. Y es delito transgredirlo. ¿Por qué el judaísmo? Extrañamente no, no extraña, perversamente la respuesta fue obviada, como una evidencia, cuando lo de París. Y a la barbarie islamista se unió nuestra propia, civilizada, barbarie benevolente: matar a judíos es tan trivial que ni merece pregunta; los judíos están han estado siempre para matarlos. Es el más espantoso y el más perenne estigma europeo. Que, al cabo de dos milenios, culminó en el proyecto nazi de exterminar a la población judía entera. Sólo llegaron a los seis millones. Pensábamos que, después de eso, nadie volvería a poner en pie ese monstruo del antisemitismo, el más asesino de la historia humana. Y nos equivocábamos. París, aquel París estupefacto, por el cual vagué hace cinco semanas con los ojos muy abiertos... Copenhague ahora. Y es lo mismo: Hay que matar a los ciclistas y a los judíos dice el bárbaro. Pregunta el civilizado: ¿Por qué a los ciclistas?