Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2015 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Aviación será la sexta arma SENCILLAMENTE, ASESINOS Los yihadistas nos han declarado la guerra sólo por lo que somos y nos matarán por la sencilla razón de existir El Ejército optimiza el currículo de su personal El Ejército de Tierra tiene listo un plan para optimizar el currículo militar de sus profesionales, con el fin de tener al personal más idóneo en cada puesto. Desde su entrada en la carrera, cada militar sabrá cuáles serán sus expectativas dependiendo de la formación que desee realizar. El llamado Plan de Acción Personal trae además una innovadora incorporación a las armas tradicionales del Ejército. Se trata de la especialidad denominada Aviación, que se suma así a Infantería, Caballería, Artillería, Ingeniería y Transmisiones. Los helicópteros cada vez tiene un mayor peso en las misiones que desarrolla Tierra, y es normal que adquieran un rango acorde a su importancia. Amparo Valcarce, ayer U N terrorista es un asesino, un criminal, un homicida vesánico. No un defensor del pueblo Ni un soldado de Alá ni de cualquier otra causa política o religiosa. Ninguna religión o política que merezcan ese nombre justifica asesinar a inocentes, como ocurre en este caso. Justo al contrario: se trata de individuos que aprovechan la religión o la política para dar rienda suelta a sus instintos asesinos, como otros se escudan en la patología, los genes o la injusticia social para justificar la violencia machista o la pederastia y, ya en un plano general, algunos aprovechan las manifestaciones para el pillaje. Se les descubre por su incapacidad de arrepentimiento ante el daño causado, por su indiferencia ante las víctimas, por su mirada dura y altanera. En España tenemos amplia experiencia con este tipo de asesinos, no voy a decir profesionales para no frivolizar sus delitos, sino asesinos por naturaleza. Han nacido lobos para con sus semejantes y lobos morirán. Últimamente han dejado de matar, pero no por haber dejado de ser asesinos ni por el acoso policial, sino por algo mucho más triste, aunque hay que reconocerlo para no engañarnos: porque ya han cumplido el papel que les habían asignado las cerebros de la organización criminal a la que pertenecían, que ahora ocupan altos cargos en las instituciones vascas. En este sentido, la tan proclamada derrota de ETA ha sido una victoria pírrica, que significa, contra lo que se empeñan los cronistas deportivos, no victoria mínima, sino derrota máxima. ETA no estará derrotada hasta que el nacionalismo vasco reconozca en voz alta los crímenes cometidos en su nombre y repudie a quienes los ampararon y consintieron. Algo para lo que falta aún mucho, si es que llega. Ahora es la entera sociedad occidental la que está amenazada por un terrorismo a escala planetaria. Los yihadistas nos han declarado la guerra sólo por lo que somos y nos matarán por la sencilla razón de existir. Quiero decir con ello que todos estamos amenazados y ninguno fuera de peligro. Basta que se encuentre en el lugar inoportuno en el momento inadecuado para que pierda la vida. El asesino puede ser el que se sienta a nuestro lado en el metro o la que espera detrás en la cola del supermercado. En Madrid o Copenhague. Todas las precauciones para evitarlo serán, pues, pocas, al ser imposible poner un policía al lado de cada ciudadano, y ni siquiera así. Aunque lo más triste de esta triste historia es que haya habido quienes, por razones no ya políticas, sino partidistas, no apoyaron en el Congreso medidas más estrictas contra esta amenaza global. Una confesión implícita de culpa, aparte de una solemne estupidez, pues el terrorismo islamista puede también alcanzarlos. Pero no por nada eran los mismos que daban cobertura a ETA durante los años del plomo. El nacionalismo mostraba así su verdadera faz: la de hipócrita justificador del crimen. Le guste o no. EFE Al oído La crisis en el PSOE ¿NO VE MARIANO QUE EL MOMENTO ES YA? En el PP de Madrid llevan meses de tensa espera para conocer a sus candidatos. Hasta ahí, ninguna novedad. Nadie ha podido alterar los tiempos de Mariano Rajoy, que insiste ya casi en tono jocoso en que tiene hasta el 31 de marzo. La novedad es que algún na impaciente se come hasta las uñas. ¿Pero no ve Mariano que el momento del golpe es ya, con el PSOE en guerra civil? Moncloa aún sigue comunicando... Sánchez presume de escoba mientras crecen los herejes Ya estamos cambiando y limpiando el PSOE La frase fue ayer el mensaje principal de Pedro Sánchez, que no deja pasar ocasión para exihibir la operación de saneamiento de la estructura del partido que ha comenzado con la laminación de Tomás Gómez. Pasan los días y el secretario general sigue sin obtener un solo apoyo referencial dentro de los barones del partido. Muy al contrario, no cesan de abrirse herejías al sanchismo Ayer fue Amparo Valcarce, a quien habíamos perdido la pista desde los tiempos del zapaterismo quien plantó cara a Ferraz y se movilizó (de parte de Gómez) para frenar la llegada de Ángel Gabilondo. La casa de los líos. CARTAS AL DIRECTOR La división de la izquierda La polémica cada vez más evidente entre Podemos e IU, al nutrirse la primera de los militantes de la segunda, revela que el partido de Pablo Iglesias, Echenique y Monedero es una extensión radicalizada de IU, que pone sobre el tapete político a dos formaciones de izquierda enzarzadas en una lucha sin cuartel para conseguir militantes y votantes mutuos. La lucha entre el bipartidismo de izquierda está servida, y las informaciones fiscales sobre el señor Monedero revelan que Podemos no es ni mucho menos un partido ejemplar como De los Balcanes a los Alpes Italia, Francia y Austria no consiguen hacer crecer su economía. Kosovo y Grecia no consiguen frenar el éxodo de ciudadanos que huyen de la ruina. A ambos lados de los Alpes gobierna la socialdemocracia que ha puesto en práctica un keynesianismo trasnochado y disidente del consenso de política económica europea que se forjó con el Pacto de Estabilidad. El resultado ha sido el estancamiento que tanto temía Keynes. Los Balcanes han sido testigos del independentismo posbélico de Kosovo, tan envidiado por insensatos de todas las latitudes; así como de la revolución griega, que sueña con destruir la democracia europea con la asistencia de dictaduras orientales. Ambas han terminado en huida hacia delante, de los caudillos separatistas y populistas que estrangulan la vida civil balcánica, y hacia fuera, de los pobres ciudadanos a los que se les vienen encima los cascotes de la democracia que los primeros se esfuerzan en demoler. Las estridencias políticas de los economistas atlánticos han mostrado el lado oscuro de la globalización de los Balcanes a los Alpes. ÁNGEL ARGÜELLES LÓPEZ DE MATURANA BILBAO (VIZCAYA)