Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 3 DE FEBRERO DE 2015 abc. es deportes DEPORTES 47 agente y representante. El fiscal también solicitó por estos hechos la imputación del Barcelona y pidió al juez que requiera al club los certificados de retenciones de las cantidades supuestamente defraudadas. Preguntas y respuestas Rosell ocultó las cifras Además de dar este salto cualitativo en el caso Neymar, la fiscalía también acusó a Rosell de ocultar tanto a Hacienda como a los socios del club las cantidades reales del fichaje del delantero, que la Agencia Tributaria sitúa en 94,89 millones: unos 82,74 millones ya pagados por el Barça por los diferentes contratos firmados y otros 12,14 millones en impuestos que el club no ha pagado. Por ello, el fiscal considera al expresidente responsable de dos delitos fiscales, que suponen una pena de cárcel de 1 a 5 años, y un delito societario, penado con 6 meses a 4 años de prisión. El escrito de Fiscalía explica que las cantidades del traspaso fueron ocultadas por el presidente al club y no se incluyeron en las cuentas anuales a pesar de que varios socios preguntaron por el coste real del fichaje en la asamblea que aprobó las cuentas en octubre de 2013. Rosell, que mantuvo en todo momento que el coste fue de 57,10 millones, causó con esta actuación un perjuicio económico al club al no incluir en la contabilidad las cantidades reales, detrayendo tales cantidades de otras partidas, simulando operaciones que no tenían como base una relación mercantil real Rosell ideó esconder el pago de estas cifras en cuatro contratos con el Santos y siete con el futbolista, su padre y tres sociedades vinculadas a ambos. Todos esos contratos tenían, sin embargo, una misma causa fichar al brasileño. Para que los costes del fichaje fueran menores, además, el expresidente ideó la operación de tal manera que el club no tributara a la Hacienda Pública las remuneraciones que se abonaron El club defraudó así un total de 9,3 millones en 2011 y 2013. ¿Por qué el caso Neymar salpica a Bartomeu? El fiscal considera que el Barcelona defraudó 2,8 millones de euros por pagos ligados a contratos del fichaje de Neymar que se abonaron en 2014, cuando Bartomeu ya era el presidente del club. La Justicia le exoneraba de lo sucedido con Rosell al mando. Alfombra roja para la vuelta de Laporta El nuevo giro del caso Neymar deteriora la imagen de Bartomeu ante las elecciones comprar en verano y luego inscribirlos en enero tranquilizó al respecto. Todos estos pasos, mezclados con la buena salud económica del club y la mejoría del primer equipo (tres victorias ante el Atlético) a lomos de los goles de Messi y Neymar, habían llevado a Bartomeu a sentirse capaz de imponerse en las urnas pese a la presencia silenciosa de Joan Laporta, cuyas intenciones electorales aún están por confirmar. No contaba, sin embargo, con la posibilidad de ser imputado por ser el máximo representante de una entidad que según la Fiscalía de la Audiencia Nacional habría defraudado 2,8 millones de euros. De hecho, hay que recordar que Rosell abandonó la nave azulgrana en una situación similar. No en vano, su imputación llegó después de que anunciara su dimisión irrevocable XAVI HERNÁNDEZ BARCELONA ¿Se sentará el presidente en el banquillo? Aunque la causa principal del caso Neymar se acerca al juicio oral, el fiscal ha pedido al juez que abra una pieza separada para investigar a Bartomeu. Si el magistrado acepta la petición, imputará al dirigente culé por un delito contra la Hacienda Pública. ¿Qué implicación tiene el Barça como club? El fiscal ha pedido al juez que lleve a juicio al Barcelona por los 9,3 millones defraudados en 2011 y 2013 y que sea imputado por el fraude cometido en 2014. El club tendrá que designar a un representante que acuda al proceso. ¿De qué acusan al expresidente Rosell? Según el fiscal, Rosell ideó fragmentar el pago del traspaso de Neymar en diferentes conceptos para ocultar las cifras reales y lo hizo de manera que se evitaran los pagos correspondientes a Hacienda. ¿Qué delitos podría haber cometido Rosell? La fiscalía le atribuye dos delitos fiscales, penados hasta 5 años de prisión, y un delito societario, con una pena de hasta 4 años de cárcel. El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, anunció a principios de año elecciones para este verano con la intención, según dijo, de rebajar la tensión desproporcionada presente en el entorno del club. Con el primer equipo recién derrotado en Anoeta, Leo Messi y Luis Enrique peleados en el vestuario y Andoni Zubizarreta fulminado tras la ratificación de la sanción de la FIFA, el mandatario azulgrana accedió a cumplir una demanda que le acechaba desde finales de enero de 2014, cuando heredó el mejor asiento del Camp Nou después de la dimisión de Sandro Rosell, el dirigente más votado de la historia azulgrana. Barto que desde ayer está en la antesala de verse imputado por fraude fiscal en el caso Neymar, convocó comicios hace casi un mes y desde entonces no ha parado de moverse en clave electoral pese a pedir juego limpio a sus rivales en las urnas. Se ha quitado de encima al criticado Zubizarreta, al exdirector general Antoni Rossich y al polémico Emili Sabadell, el team manager que él mismo nombró para la intendencia y que había apartado a Pepe Costa, principal confidente de Messi, de los desplazamientos del primer equipo. Asimismo, ha modificado la normativa del club sobre la entrada de menores en el Camp Nou y le ha quitado importancia a la imposibilidad de hacer incorporaciones el próximo verano. Si este año se necesitan fichajes los podremos Mala racha judicial Tanto Bartomeu como Javier Faus, actual vicepresidente económico azulgrana, driblaron la imputación hace unos meses, después de que el socio Jordi Cases ampliara la querella, al considerar la Fiscalía que no había suficientes indicios para implicarlos de lleno en los delitos de apropiación indebida y fraude fiscal que a día de hoy encausan solamente a Rosell y al Barça como persona jurídica. No obstante, el giro que se conoció ayer vuelve a sembrar la incertidumbre y pone en el disparadero a la directiva azulgrana, que en los últimos meses ya se la ha pegado en el TAS (Suárez y caso Masía) y en la Audiencia de Barcelona, donde el juez Martínez Borrego liberó al expresidente Laporta y a varios exdirectivos de una supuesta mala gestión económica entre 2003 y 2010. Precisamente, el exmandatario asiste paciente al transcurso de una actualidad que parece ponerle una alfombra roja con vistas a un hipotético regreso al palco del Camp Nou, una plaza que abandonó en lo más alto deportivamente hablando pero en entredicho a causa del espionaje a directivos y jugadores, de sus oscuros negocios en Uzbekistán y de su gusto por la ostentación pública. De hecho, hay que recordar que su delfín en las elecciones de 2010, Jaume Ferrer, fue el candidato menos votado. Pese al precedente, Laporta encabeza todas las quinielas en la carrera por la presidencia del Barça. Igual que hizo su enemigo Rosell en 2010, mide sus apariciones y trabaja en silencio, consciente de que el desgaste del día a día en el club hará mella en Bartomeu y su gabinete. Tanto el actual presidente como el outsider Agustí Benedito esperan su definitivo salto al ruedo. EFE ¿Cuánto costó realmente el fichaje de Neymar? Aunque Rosell siempre habló de 57,1 millones de euros, la Agencia Tributaria calcula que el Barça pagó 82,74 millones y dejó de abonar a Hacienda unos 12,1 millones, que debería pagar ahora. Eso suma un total de 94,89 millones de euros.