Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 3 DE FEBRERO DE 2015 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 La oposición tumbará el presupuesto expansivo de Obama La Casa Blanca quiere dejar de reducir la deuda y mantenerla en cerca del 75 EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ayer en el Parlamento REUTERS Japón se plantea acciones militares en el extranjero Tras la decapitación de los dos rehenes del EI, Abe quiere reformar la Constitución PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Aprovechando la indignación que sacude a Japón por la decapitación de sus dos rehenes a manos de los terroristas del Estado Islámico (EI) el primer ministro Shinzo Abe se ha propuesto dar un nuevo impulso al auge de su política militar. En un comité del Parlamento, el jefe del ejecutivo se mostró ayer abierto a llevar a cabo operaciones militares en el extranjero que impidan nuevos crímenes como estos. Preservar la seguridad de los ciudadanos japoneses es la responsabilidad del gobierno, y yo soy quien asume la máxima responsabilidad señaló Abe. Para ello, el primer ministro quiere abrir en el Parlamento un debate que permita el rescate de ciudadanos nipones secuestrados en el extranjero. El principal problema es que la Constitución pacifista de Japón, impuesta por Estados Unidos al final de la Segunda Guerra Mundial, prohíbe a su Ejército denominado Fuerzas de Autodefensa llevar a cabo operaciones militares fuera de sus fronteras. Una limitación fijada en el artículo 9 de la Carta Magna que Abe quiere cambiar desde hace años para potenciar el papel internacional de Japón, considerado habitualmente un gigante económico, pero un enano político. Haciendo gala de su creciente nacionalismo, Abe aboga por reformar este punto de la Constitución para otorgar a Japón el derecho a la defensa colectiva lo que le permitiría ayudar militarmente a un aliado aunque su territorio nacional no se viera atacado. De hecho, el Gobierno nipón ya tuvo que reinterpretar dicho artículo en 2003 para permitir que 600 soldados nipones acudieran en misión de paz a Irak. A la rivalidad que trae el auge de China, sobre todo por su disputa sobre las islas Senkaku- Diaoyu, y el peligro de Corea del Norte se suma ahora la amenaza yihadista, que ha puesto a Japón en su punto de mira por prometer ayuda económica a los países de Oriente Medio que combatan a los yihadisas del EI. Abe, por tu temeraria decisión de tomar parte en una guerra que no podéis ganar, este cuchillo no sólo degollará a Kenji, sino que además traerá una carnicería allá donde esté tu gente. Que empiece la pesadilla para Japón le advirtió al primer ministro nipón el terrorista que degolló al periodista Goto en el vídeo difundido en internet. La batalla política sobre el presupuesto federal de Estados Unidos para 2016 comenzó ayer con la presentación de la propuesta del presidente Barack Obama, que plantea un gasto de cuatro billones de dólares, con la generación de un déficit de 474.000 millones de dólares (2,5 por ciento del PIB) Pero el plan será desoído por el Congreso, cuyas dos cámaras están controladas por los republicanos. De hecho, la legislación estadounidense establece que sea el Congreso el que elabore el presupuesto, aunque también pide que el presidente concrete una propuesta. Esta puede ser asumida por sus correligionarios en el Capitolio, pero ahora los demócratas están en minoría, así que las ideas expresadas ayer por Obama no son más que una lista de deseos como lo expresa The Washington Post En el marco de su mensaje sobre la necesidad de fortalecer a la clase media, Obama propone un incremento del 1,3 por ciento del sueldo de funcionarios y militares; el aumento de cierto gasto social, como triplicar las ayudas por hijo, y un paquete de inversiones en infraestructura que en seis años alcance los 478.000 millones de dólares. Asimismo, considera una subida del gasto en Defensa mayor de la pactada los últimos años. El republicano Paul Ryan AFP Más de lo mismo Llevamos seis años de políticas económicas de Obama y sigue proponiendo más de lo mismo tado que la Casa Blanca no haga más por reducir el déficit. A esto último respondió ayer Obama indicando que en su presidencia ya ha reducido el déficit en dos tercios. Es el periodo sostenido de más rápida reducción del déficit desde la desmovilización que puso fin a la Segunda Guerra Mundial; así que podemos permitirnos hacer esas inversiones mientras seguimos siendo fiscalmente responsables señaló. Este año el déficit será del 2,5 por ciento y se habrá reducido la deuda al 75 por ciento del PIB. El plan a largo plazo de Obama supone seguir con niveles similares de déficit y prácticamente mantener el nivel de deuda (en 2025 estaría en el 73,3 por ciento) Esas cifras siguen siendo altas para los republicanos, que han expresado el rechazo específico a varias de las medidas avanzadas por el presidente. En concreto, desestiman un impuesto sobre el beneficio de las multinacionales en el exterior, pues creen que eso puede llevar a que algunas de ellas trasladen sus sedes al extranjero. Sobre algunos puntos podría haber consenso entre ambas partes. Ryan citó las ayudas fiscales a adultos que no tengan hijos, así como el aumento de la ayuda por hijos a las familias que los tengan. Subida de impuestos Para lograr fondos con los que cubrir parte de esos gastos, Obama plantea embolsar 280.000 millones de dólares aplicando un impuesto del 14 por ciento sobre los beneficios que las multinacionales estadounidenses ganan en el exterior (solo sería para 2016) subir los impuestos para el 1 por ciento de población más rica del país, y elevar al 28 por ciento el impuesto sobre las ganancias del capital. Compensaría en parte esas subidas con un descenso del 35 al 28 por ciento del impuestos sobre sociedades. Los republicanos rechazan esa lista de propuestas. Llevamos seis años de políticas económicas de Obama, y sigue proponiendo más de lo mismo: aumento de impuestos que matan la inversión y el empleo dijo Paul Ryan, responsable presupuestario de los republicanos en la Cámara de Representantes. Otros dirigentes del partido también han lamen- Sin amilanarse Lejos de amilanarse, Shinzo Abe anunció el domingo que aumentaría su ayuda humanitaria a los países de Oriente Medio que atienden a los refugiados que han huido del Estado Islámico, que ya controla grandes áreas de Irak y Siria. En 2013, el Ejecutivo nipón ya amplió el margen de actuación de sus comandos tras la muerte de diez rehenes japoneses por terroristas islamistas en Argelia, pero sólo hasta puertos de mar. A pesar de estas intenciones, algunos expertos dudan de que las Fuerzas de Autodefensa y los servicios de inteligencia estén preparados para tales misiones por su falta de experiencia.