Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 3 DE FEBRERO DE 2015 abc. es ABC Dominique StraussKahn, en el asiento trasero del coche en el que ayer abandonó el tribunal de Lille que lo juzga por proxenetismo agravado REUTERS Strauss- Kahn, a juicio por proxenetismo El hombre que abusó de todo Los apetitos sexuales de Dominique StraussKahn ya le costaron el puesto de director gerente del FMI y pusieron fin, entre escandaleras que traspasaban fronteras geográficas y morales, a una carrera política que apuntaba directamente al Elíseo. Ahora, acusado de proxenetismo agravado, se enfrenta a una pena de cárcel de hasta diez años. Hasta el próximo martes no está prevista la declaración de Strauss- Kahn en el tribunal de Lille que juzga las bacanales que presuntamente organizó el exministro socialista, pero la opinión pública francesa espera con ansiedad y morbo, más que su defensa, el testimonio de las prostitutas que participaron en aquellas orgías, calificadas de brutales. En su descargo, el libertino e hiperactivo DSK asegura que nunca supo que las mujeres que les llevaban sus amigos hay trece imputados más fueran profesionales del sexo, y que todo responde a un maquiavélico complot para arruinar su fulgurante ascenso en la política francesa. La crudeza de las escenas relatadas por las mujeres que se sometieron a las fantasías sádicas de StraussKahn, conocidas y toleradas por el socialismo galo, es el plato fuerte de un proceso en el que no se juzga a un político, sino a un hombre que decidió hacer del poder un sinónimo del abuso, en casi todos los sentidos. INTERNACIONAL