Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 GENTESTILO Tradiciones navideñas Discos LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es estilo ABC La mejor banda sonora para las fiestas Grandes estrellas del pop se han atrevido con el repertorio navideño, aunque casi todas son estadounidenses. Es allí donde se toman más en serio esta tradición, al igual que en el mundo flamenco. He aquí una selección de discos para POR PABLO M. PITA acompañar estos días Frank Sinatra, A Jolly Christmas From Frank Sinatra (1957) La Voz viste de etiqueta la Navidad. Dedicó varios discos al asunto, y éste, considerado el mejor, fue el primero Elvis Presley, Elvis Christmas Album (1957) Frente al estilo tradicional de Sinatra, Elvis ofreció su versión revolucionaria mezclando rock, gospel y su voz inconfundible Ella Fitzgerald, Ella Wishes You A Swinging Christmas (1960) Con ella, canciones como Jingle Bells o Santa Claus Is Coming to Town cobran otra dimensión Phil Spector, A Christmas Gift For You (1963) Phil Spector era el rey del sonido en aquellos años sesenta. Reunió a varios artistas y dejó su sello indeleble en estos temas Beach Boys, Christmas Album (1964) Además de temas ya conocidos, añadieron cinco canciones propias. Nunca la Navidad fue tan soleada y playera James Brown, Funky Christmas (1970) Fantástica vuelta de tuerca en plan funky a los villancicos. En baladas o temas bailongos, se deja el alma en cada nota Camarón y Paco de Lucía, Nochebuena gitana (1973) Dos genios reunidos para afrontar el rico repertorio flamenco de villancicos. El resultado, claro, es esplendoroso Varios artistas. A Motown Christmas (1973) Navidades negras con las estrellas del sello Motown: Jackson 5, Stevie Wonder, Marvin Gaye, Diana Ross The Supremes... Chris Isaak, Christmas (2004) Una voz grave pero de terciopelo, y cierto aire vintage. Todo ello le convierte en un artistas ideal para acariciar los oídos con estas melodías Bob Dylan, Christmas in the Heart (2009) La aportación de Dylan reúne canciones populares con otras recuperadas del profundo cancionero americano She Him, A Very She Him Christmas (2011) Cuando se juntan Zooey Deschanel y M. Ward lo hacen todo bien. Como este disco sencillo, elegante y de exquisito gusto Brian Setzer Christmas Rocks! the best Of Collection (2012) El cantante de Stray Cats resume aquí tres discos de explosivo boogie- woogie navideño con big band LA RECETA Sopa de gallina de Navidad CRISTINO ÁLVAREZ La Navidad, en el hemisferio Norte, está ligada a la nieve, al frío... Acaba de empezar el invierno, las temperaturas se desploman y apetece empezar el menú con algo calentito y reconfortante. Y, la verdad, pocas cosas hay más reconfortantes que una buena sopa, con mucha sustancia. Basada en el caldo perfecto: de gallina... con bastantes acompañantes cárnicos. Como esta. Limpien una gallinita (no hagan caso del dicho que afirma que la gallina vieja hace buen caldo: una jo- ven lo hará mejor) lávenla bien por dentro y por fuera y métanla al horno un rato, como un cuarto de hora. Pongan en una olla con agua medio kilo de morcillo de ternera y cuatro huesos de caña bien provistos de tuétano. Hagan que el agua dé un hervor y tírenla. Refresquen carne y huesos al chorro de agua fría y devuélvanlos a la olla, que volverán a poner al fuego con tres litros y medio de agua, la sal necesaria y la gallina. Ahora, paciencia y atención: ha de cocer a fuego suave un mínimo de tres horas, y deberán, de vez en cuando, espumar la superficie. Cuelen el caldo y reserven los tuétanos; las carnes cocidas les vendrán muy bien para una lasaña, unos canelones... Añadan a la olla unos cuantos nabos, torneados en forma de acei- tunas; tres zanahorias, cortadas en bastoncitos; lo blanco de un par de puerros, en rodajas, y una ramita de apio. Bajen el fuego al mínimo y hagan cocer todo otra hora más. Y los tropezones. Corten unas rebanadas muy pequeñas y finísimas de buen pan; mezclen los tuétanos con un poco de queso Emmental, unten con la mezcla el pan y denle un breve golpe de gratinador, para que el queso, semifundido, se integre con el tuétano. Presenten la sopa ya servida, y pongan a cada comensal un platito con varias tostadas para que las vayan incorporando a su plato. Ya verán si entran en calor y acumulan energías para soportar con estoicismo toda la parafernalia navideña, villancicos desafinados incluidos.