Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es cultura CULTURA 65 Ironía sobre los muros El grafitero onubense Adrián Pérez, conocido como Man- o- Matic, triunfa en las redes sociales El borrado paso a paso Secuencia del fundido en negro de uno de los dos grafitis de Blu situados en un descampado de una de las calles más cotizadas del distrito de Kreuzberg, la Cuvrystrasse. Solo han sobrevivido las palabras your city (tu ciudad) M. ROSA FONT HUELVA Berlín contribuyen a reforzar el encanto berlinés algo crudo y hace precisamente a la ciudad interesante para los turistas La intención de la inmobiliaria de capitalizar los grafitis de Blu encaja a la perfección en esa lógica. Y, aunque muchos celebren el haraquiri artístico de Blu como un golpe maestro, el artista parece ser consciente de que sólo se trata de una victoria pírrica. Al pasar por el viejo Mercado del Carmen, derribado por cuestiones de edad y antojos del urbanismo, un niño se da un festín de corazones frente a un cuervo atrapado en el cuerpo de una joven. Sus pies, la figura en su conjunto, casi se pueden rozar con la punta de los dedos, dando vida a unos muros que murieron cuando la plaza de abastos fue demolida hasta caer en el olvido en la pasada década. Entre los fantasmas de los puestos del flores y del bullicio que llenaba el mercado, surge ahora el hiperrealismo de Adrián Pérez, el grafitero de Huelva que hace gala de ser el padre del arte urbano en la capital onubense, una ciudad salpicada por sus obras. Si la memoria no le falla, calcula que son ya alrededor del medio centenar alguna se han perdido con el paso del tiempo las que componen el museo al aire libre que llevan su estilo y su marca. Una de estas obras, la de ese chico que se come el amor a mordiscos, titulada Puro amor comenzó a recorrer parte del mundo vía Twitter y hay quien lo achaca a la mano del tan afamado como controvertido Banksy. Aunque haya sonado mi nombre y se vea mi trabajo, no te paga la hipoteca dice. Hiperrealismo e ironía pura se unen en la carta de presentación de Adrián, conocido con el sobrenombre de Mano- Matic, término anglosajón con el que ha decidido bautizarse precisamente para lanzar sus mensajes. Tengo mi propia interpretación de cada una de las obras, pero trato de hacer conciencia, de abrir canales de comunicación ABC Autodidacta Técnico superior en imagen y sonido y diseñador gráfico, Adrián Pérez se presenta como huérfano de padre artístico y autodidacta y hacer partícipe a la ciudad, que cada cual reflexione sobre lo que plasmo en los muros Nunca se ha llevado una bronca ni ha sido objeto de persecución o sanción policial. Es el resultado, dice, del sentido común y respeto hacia la comunidad y al espacio que queda a su disposición. Man- o- Matic es como un agente 007 del grafiti en Huelva: tiene carta blanca para resucitar paredes. go vinieron los demás, uno tras otro. En su nacimiento como artista dice que ha tenido referentes (no da nombres) pero se presenta como huérfano de padre artístico y autodidacta, y, al analizar su trayectoria, observa una evolución hacia temas más picantes, de mayor calidad y con más carga en el mensaje marcado por la crítica social. De momento, pagar la hipoteca y las facturas no llega de las paredes por lo que lleva a cabo encargos de naturaleza comercial, a demanda. Y me dan libertad presume. Tiene entre manos la que será su primera exposición bajo techo, en el Museo Provincial de Huelva, que tiene fecha en el calendario para abril de 2015 y en la que permanecerá fiel a su filosofía de hacer reflexionar a sus seguidores, a la gente en general. La muestra arranca del concepto selfie que amolda al castellano dejando caer una L mayúscula al final, y en la que irá más allá del grafismo, utilizando otros materiales e incluyendo producción audiovisual. Respeto a la comunidad Este técnico superior en imagen y sonido y diseñador gráfico comenzó a dibujar en casa, sin testigos, cuando tenía 17 años. Tuvieron que pasar dos años hasta que comenzó a ver los muros como lienzos en blanco e hizo sus primeras incursiones de la mano de un amigo de Sevilla, y decidió plasmar los que hasta ese momento eran sólo bocetos. Comenzó a dibujar y hace unos años decidió llamar, junto a sus colaboradores, a las puertas del Ayuntamiento para solicitar permiso para una tapia en una céntrica calle. Lue-