Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es internacional ABC FETHULLAH GÚLEN LÍDER MUSULMÁN TURCO Lucha entre dos gallos islamistas Perfil Hasta 2012, Fethullah Gülen fue el aliado más estrecho de Erdogan. Jueces y fiscales del movimiento fueron los encargados de llevar a cabo el macroproceso Ergenekon por el que buena parte del ejército turco, archienemigo de los islamistas, acabó entre rejas bajo acusaciones de golpismo. Las crecientes fricciones entre Gülen y Erdogan, sin embargo, se consolidaron a raíz de las negociaciones de paz con la guerrilla kurda del PKK, a las que el primero se opone con vehemencia. Así, cuando los mismos Tribunales Especiales que habían ayudado al gobierno a deshacerse de sus molestos enemigos castrenses trataron de pedirle responsabilidades al jefe de los servicios de inteligencia, Hakan Fidan, un leal a Erdogan, se consumó la ruptura. Erdogan trató de asestarle un duro golpe al movimiento Gülen cerrando su red de instituciones educativas, y estos se vengaron lanzando operaciones anticorrupción. Sobre estas líneas, momento en que fue arrestado ayer en Estambul el editor del grupo periodístico Zaman A la derecha, Fethullah Gülen Redada contra periodistas turcos rivales de Erdogan El Gobierno les acusa de formar parte de una trama para derrocarle cercana al clérigo Gülen DANIEL IRIARTE CORRESPONSAL EN ESTAMBUL La lucha de poder entre el gobierno de Recep Tayyip Erdogan y el teólogo Fethullah Gülen ha dado una nueva vuelta de tuerca. En la mañana de ayer, oficiales de policía realizaron varias redadas en los medios de comunicación vinculados a Gülen, y detuvieron a más de una veintena de periodistas, editores, guionistas y directores de televisión en todo el país. También fueron arrestados varios oficiales de policía. Entre los detenidos se encuentra Hidayet Karaca, director del grupo mediático Samanyolu, y el editor jefe del grupo de diarios Zaman Ekrem Dumanli. También fue arrestado Tufan Ergüder, antiguo jefe de la unidad antiterrorista de la policía de Estambul, así como otros tres responsables policiales en las provincias de Mardin, Tunceli y Sirnak. A los sospechosos se les acusa de amenazar la soberanía de la Repúbli- ca de Turquía, establecer una banda ilegal, falsificar documentos, restringir las libertades personales, y libelo Pero el verdadero motivo es su pertenencia al movimiento de Gülen, que cuenta con millones de seguidores en Turquía y otros países, muchos de ellos miembros de la policía y la judicatura. Fueron estos quienes, hace un año exacto, lanzaron una serie de operaciones anticorrupción contra el entorno cercano de Erdogan que estuvieron a punto de hacerle caer, implicando a su hijo, Bilal Erdogan, y a varios de sus ministros. Pero en todo momento, el gobierno turco ha mantenido que las acciones policiales eran en realidad un golpe de Estado encubierto, y a lo largo de este año no ha dudado en trasladar, despojar de sus cargos e inclu- EFE so arrestar a miles de policías y fiscales implicados en las operaciones. La situación ha dado un giro de ciento ochenta grados, y ahora son los gülenistas quienes están a la defensiva. Represalia anunciada Las operaciones, de hecho, no han sido ninguna sorpresa para el movimiento Gülen. Tenían listos sus planes para detenerme. El 17 de diciembre de 2013 no fue una operación anticorrupción, fue un intento de golpe de Estado. Incluso tenían preparada una lista para que un nuevo gabinete ministerial se hiciese cargo. Ahora tenemos todas las evidencias en nuestras manos declaró Erdogan el pasado viernes. Dijimos que iríamos a sus guaridas. Ahora, estamos yendo a sus guaridas añadió Aire de venganza Junto a la veintena de periodistas detenidos fueron arrestados policías, a los que se acusa de haber llevado a cabo acciones hace un año contra el hijo y varios ministros de Erdogan por presunta corrupción Condena general La oposición laica y las Ong de prensa calificaron de inaceptable las redadas contra los medios el presidente turco. Además, los arrestos ya habían sido anunciados en una cuenta de Twitter a nombre de un tal Fuat Avni, quien se cree que es un alto cargo del gobierno de Erdogan descontento con la persecución contra los gülenistas, y que ya había anticipado correctamente varias oleadas de detenciones anteriores. Así, Avni avisó el jueves del inminente arresto de cerca de cuatrocientos periodistas, abogados, policías, banqueros e inversores cercanos a Gülen, e incluso había señalado este fin de semana como fecha. El actual proceso no es algo que ocurra en democracias sanas. Es un proceso golpista. Las detenciones de periodistas y las redadas en estaciones de televisión a hora temprano es algo inaceptable en cualquier circunstancia protestó ayer Kemal Kiliçdaroglu, líder del principal partido opositor, el secularista CHP. Human Rights Watch, la Asociación de Periodistas Turcos y el Sindicato de Periodistas de Turquía también han condenado los arrestos. Videoanálisis sobre la pugna en el interior del islamismo turco