Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es internacional ABC La victoria de Abe en Japón le permite reformar la economía y la Constitución El primer ministro quiere relanzar el papel internacional de su país para frenar el auge de China PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN C Personal del Comité Electoral hacen el recuento de votos ayer en Tokio EFE rónica de una victoria anunciada. Como se preveía, el primer ministro de Japón, el conservador Shinzo Abe, obtuvo un contundente triunfo en las elecciones celebradas ayer, que había adelantado consciente de su fuerza y de la división entre la oposición. La coalición que forman su grupo político, el Partido Liberal Democrático (PLD) y la formación budista Komeito lograron 326 de los 475 escaños de la Cámara Baja del Parlamento. Gracias a esta supermayoría de dos tercios, el Gobierno de Abe tendrá las manos libres para seguir adelante con su política económica con el fin de sacar al país de la recesión. La economía, lo primero declaró Abe a la televisión NHK tras conocer los resultados. Además de continuar con su programa económico, su Gobierno intentará reformar el mercado laboral para flexibilizarlo y darle mayor cabida a la mujer. Junto a la negociación con Estados Unidos de un tratado de libre comercio en el Pacífico, Abe impulsará la reactivación del medio centenar de reactores nucleares que siguen parados desde el desastre de Fukushima en 2011. A pesar de la fuerte oposición social, su puesta en marcha resulta vital para no depender de las costosas importaciones de petróleo y gas natural licuado porque antes aportaban un tercio de la electricidad que se consumía en el archipiélago nipón. Pero no sólo la economía centra la agenda de Abe, que tiene previsto potenciar el creciente nacionalismo nipón. Para hacer frente al auge de China, que le disputa el liderazgo en Asia Inyecciones de dinero público contra la deflación Tras la caída de Japón en recesión durante el tercer trimestre, el primer ministro, Shinzo Abe, había adelantado estos comicios como un referéndum sobre su agenda económica. Bautizado en inglés como Abenomics su programa consiste en multimillonarias inyecciones de dinero público, sobre todo en infraestructuras, y en la flexibilización extrema de su política monetaria. Gracias a la depreciación del yen, las exportaciones niponas han subido y el crédito fácil ha disparado la Bolsa, pero el consumo sigue estancando y ha hundido al país en la deflación porque los precios llevan 15 años bajando. Con el Banco de Japón comprando miles de millones de yenes en Bonos del Tesoro para financiar al Gobierno, la deuda pública ya dobla al Producto Interior Bruto (PIB) la más elevada de los países desarrollados, y amenaza el futuro de las pensiones. Además, Abe ha prometido retrasar hasta 2017 la subida del IVA del 8 al 10 por ciento, ya que su anterior incremento, en abril, ha entorpecido la recuperación del consumo, que aporta el 60 del Producto Interior Bruto (PIB) nipón.