Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 17 En su agenda El magistrado de la Audiencia Nacional no tuvo que solicitar que se le informase de los números de teléfono de los profesionales de esta Casa, porque ya los tenía desde hace tiempo en su agenda personal qué personas e instituciones tenían conocimiento de esa información obtenida en las intervenciones telefónicas, dado que las diligencias estaban secretas. La respuesta la recibió el magistrado una semana después, mediante un oficio en el que los investigadores respondían al requerimiento judicial y aportaban la transcripción telefónica literal, así como el audio de la llamada en un DVD. El oficio consta de tres puntos: se señala que la conversación fue obtenida a través de las escuchas autorizadas por el propio juez; se explica que la llamada fue traducida al español por un intérprete; el día y la hora en que se produjo- 25 de marzo de 2013 a las 19.47.22 horas- así como las personas que fueron informadas de dicha conversación en los siguientes días y la vía utilizada. Escucha sobre Bárcenas Esta información, plenamente contrastada, provocó la decisión de Andreu de abrir una pieza separada por revelación de secretos y la presentación de una querella por parte de Luis Bárcenas Encargo a la Policía de la AN El comisario principal que firma el escrito destaca que al ser una investigación conjunta entre el Grupo II de la UDEV y el Grupo de Blanqueo de capitales de la UCO (Guardia Civil) ambos grupos tienen acceso íntegro a todas las intervenciones telefónicas que se han llevado a cabo autorizadas por Fernando Andreu. A modo de resumen, concluye citando a todos aquellos que conocían la conversación: 14 funcionarios del Grupo II, todos sus colegas del Grupo de Blanqueo de la UCO; los jefes de ambos y la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada. Una vez recibida la información policial, el magistrado continuó investigando, pero en lugar de encargar las pesquisas a los agentes de Tarantela lo hizo a la unidad de Policía Judicial de la Audiencia Nacional. Ni esta unidad ni el Juzgado oficiaron en ningún momento al diario ABC para que informara sobre los números de teléfono de los redactores (son números corporativos, no personales) dado que Andreu los conocía por la relación profesional mantenida con ambos, y con esos datos previos pidió la información a las compañías telefónicas. Todas ellas remitieron el listado de llamadas entrantes y salientes de ambos periodistas entre el 1 y el 11 de julio, una acotación temporal llamativa por inusual (lo habitual es que se remonte a seis meses) y porque la escucha se había producido 15 meses antes. El abogado de Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, actuó de forma paralela y el día 15 de julio presentó una demanda contra los redactores y el director de ABC, Bieito Rubido, por considerar que la noticia constituía un delito contra el honor del extesorero del PP. A principios de septiembre la Audiencia Nacional entregó la transcripción de la conversación a Liaño, según consta en el sumario, y le informó de la apertura de la pieza separada por un presunto delito de violación de secretos. En ese momento, Gómez de Liaño solicitó personarse como acusación particular en esa pieza secreta para conocer las investigaciones, lo que le fue denegado por el magistrado. Fundamento bastante Cuando Andreu tuvo en su poder los datos de las compañías telefónicas ordenó que le detallaran cada uno de los titulares de los números que aparecían (más de una treintena) es decir, todas las personas con las que habían hablado los periodistas en esos días, incluidas sus llamadas personales. La medida interesada de rastreo de llamadas telefónicas se considera proporcional y adecuada para los fines sobre el papel, se iban a producir allí y que resultaron un fiasco. Andreu solo autorizó nueve de la veintena de órdenes europeas de detención que le habían solicitado los investigadores. Tras poner en libertad aunque imputados a una treintena de individuos, lo primero que hizo Andreu el lunes 14 fue abrir la pieza por supuesta revelación de secretos y enviar un escrito al Grupo II de la Seccion de Europa del Este de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional para averiguar