Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Una apuesta de futuro CONFESIÓN PÚBLICA Los interrogatorios de la CIA plantean en Estados Unidos la pregunta de su condición de defensor de la democracia Prospecciones en Canarias: semana clave Esta semana puede haber noticias sobre el resultado de las prospecciones petrolíferas en Canarias, después de que los sondeos continúen a buen ritmo, de acuerdo con los objetivos fijados por Repsol. Pronto sabremos si las esperanzas depositadas por la compañía se traducen en noticias positivas para los intereses generales de España, pese a la demagógica campaña orquestada por el presidente canario, Paulino Rivero. Será entonces cuando podremos hacer balance y proyecciones de futuro. Solo desde el populismo más irredento cabe desear que las prospecciones no den los resultados previstos, como esperan algunos ecologistas reconvertidos. Cristina Fernández de Kirchner L OS norteamericanos se encuentran en otro periodo de soul- searching (rastreo del alma) comparable al examen de conciencia en las confesiones católicas, sólo que, como buenos luteranos, las realizan en comunidad y en voz alta, aunque el objetivo sea el mismo: obtener el perdón de los pecados cometidos. Hablo, como supondrán, del informe del Senado de Estados Unidos sobre los interrogatorios reforzados de la CIA, que incluían casi ahogamientos, privación de sueño y vejaciones escatológicas a los sospechosos de terrorismo detenidos tras el atentado contra las Torres Gemelas para obtener información sobre futuros golpes. Sin mayores resultados, pues incluso la localización de Bin Laden se logró por medios de inteligencia convencionales. Como consecuencia, dice el informe, tales prácticas han causado más mal que bien, al dañar no sólo los derechos humanos de los detenidos, sino también la causa de la justicia y la libertad por la que este país tanto ha sacrificado, tanta sangre ha derramado y con tanta pasión ha defendido según el senador McCain, exprisionero en la guerra de Vietnam y excandidato republicano a la presidencia. Como les decía, confesiones públicas de este tipo se repiten en los momentos de crisis de la historia norteamericana. Contra lo que puedan indicar algunas películas de Hoollywood y ciertas novelas negras, los Estados Unidos son un país puritano, que necesita la autoflagelación para limpiar la conciencia... hasta la próxima. El mejor ejemplo es el tema racial, como acaba de verse con las muertes de ciudadanos negros a manos de la Policía y las manifestaciones de duelo y consternación pública que siguen produciéndose. Para como en el caso de las confesiones católicas volver a pecar más bien pronto que tarde. Que Obama se haya negado a castigar a los dirigentes de la CIA que ordenaron esos interrogatorios y a quienes los ejecutaron lo confirma. No hace falta ser un cínico para entender esta actitud. Basta entender el lado oscuro de la naturaleza humana. O, simplemente, plantearse tres preguntas al respecto: ¿cuántos atentados terroristas ha evitado la CIA con tales prácticas, aunque no pueda presumir de ellos para no descubrir sus fuentes? ¿cómo la hubieran puesto quienes hoy la critican de haber habido otro atentando en este país después del 11- S? ¿dónde está el límite para interrogar a un sospechoso de estar envuelto en la preparación de una matanza de inocentes? Sólo tengo respuesta para la tercera de las preguntas: el límite es el que marca la ley, y la ley de los Estados de Derecho dice que la tortura es inadmisible. Para las otras dos sólo puedo apuntar a la complejidad de la democracia, a la obligación de los gobernantes de garantizar la seguridad de su pueblo y a las periódicas confesiones públicas que, de tanto en tanto, se ven obligados a hacer los dirigentes norteamericanos. Los de otros países, ni eso. REUTERS Al oído Apoyo de Cristina Kirchner LOS BIEN PAGADOS Más allá de saciar la curiosidad anónima sana o perversa, según el carácter y la nómina de cada uno la publicación de los sueldos de los altos cargos de la Administración no ha tardado en provocar, como era de esperar, un generalizado mosqueo entre los afectados. Negro sobre blanco, lo que hasta hace unos días era un secreto a voces se ha convertido en arma arrojadiza en una soterrada batalla de agravios comparativos. Quien parte y reparte dicen los que menos cobran se lleva la mejor parte. Llegados a este punto, Hacienda no somos todos. Podemos, a la caza del voto gallego en Argentina Después de que Podemos haya hecho escala en Suecia el último paraíso en la tierra prometida de Pablo Iglesias tras su periplo bolivariano e iraní, las concomitancias entre la formación populista de izquierda radical con las del peronismo versión Kirchner revelan hasta qué punto se parecen uno y otro. Las huestes de Iglesias han desembarcado en Argentina en un intento de hacerse con el voto gallego que controla el BNG, que sirve en este caso de intermediario. Cristina Fernández de Kirchner también pone de su parte y colabora en que Podemos se sienta cómodo en su campaña de captación de votos con vistas a las generales. CARTAS AL DIRECTOR Estamos de enhorabuena Creo que ha llegado el momento de constatar que hay muchas cosas que están mejorando en España, y no solo en la economía y, esperemos, en el empleo, sino también en el recuerdo de nuestra identidad. En Madrid se nota que lo que se celebra en estos días es la Navidad. Desde hace unos años había cambiado la decoración luminosa de nuestras calles y plazas, dejando de reflejar que se trata de unas fechas navideñas, para iluminarnos con unas letras, números y signos extraños que nada tenían que ver con el Insulto a la Justicia El resto de la sociedad no debiéramos olvidar jamás a las personas que han sido víctimas del terrorismo. El derecho a conocer la verdad hace que no podamos permitir ni dejar de lado a aquellos que sufrieron atentados, y cuyas causas judiciales son archivadas al no identificarse aún a los terroristas que los cometieron. Personas asesinadas impunemente, con nombres y apellidos, y con unas vidas rotas que el resto de ciudadanos que les recordamos y apoyamos no podemos dejar de exigir verdadera Justicia para ellos y sus familias. El silencio y el olvido hacia quienes tanto dieron por la libertad y la democracia en nuestro país sería el mayor desprecio por nuestra parte. Ni el Estado de Derecho ni el resto de ciudadanos que valoramos el impagable papel de las víctimas del terrorismo, deberíamos consentir esa infame desmemoria hacia los caídos. Y a la par, no dejar de gritar frente a esas decenas de cobardes terroristas múltiples, saliendo libres tras una mínima condena, sin renunciar sinceramente a la violencia etarra y sin colaborar en el esclarecimiento de sus viles crímenes. Más de trescientos asesinatos sin aclarar es un insulto impune a la Justicia. DAVID GARCÍA MADRID