Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURA DOMINGO, 14 DE DICIEMBRE DE 2014 abc. es cultura ABC La Biblioteca Nacional atesora la mejor colección cervantina del mundo ABC rastrea las huellas del genial escritor en esta señera institución, que lleva a cabo una completa revisión, catalogación y digitalización de su importante legado MANUEL DE LA FUENTE MADRID El genio, en cifras 3.149 obras de y sobre Cervantes catalogadas. Quedan otras muchas aún sin catalogar Traducciones: 1.610 Adaptaciones de obras de Cervantes: 520 Manuscritos: 70 Monografías antiguas: 28 Monografías modernas: 2.832 Publicaciones seriadas: 8 Materiales gráficos: 190 Mapas: 4 Música escrita y partituras: 18 Grabaciones sonoras: 45 Vídeos: 15 Recursos electrónicos: 3 S u vida son palabras, palabras, palabras... En tres palabras, precisamente, resume el catedrático José Manuel Lucías la azarosa e irrepetible existencia de esa cumbre de la literatura universal que en tiempos, mucha ropa vieja, algunos duelos y muchos quebrantos, fue la existencia de Miguel de Cervantes Saavedra, madrileño de Alcalá de Henares y el más universal de los españoles. Fue un héroe de las letras y, muy a su pesar, el manco más ilustre que han dado los tiempos. Peleó con las bravas contra el infiel y, allá lejos, en la otra esquina del Mediterráneo, se las vio tiesas contra el Turco, defendiendo la bandera de España. Le dieron preso y allá, al tórrido Argel, le llevaron a penar entre la odiada morisma. Librado fue por gente nuestra y no de la buena, sino de la mejor, los honradísimos y lea- les caballeros de la Venerable Orden Tercera, sita su iglesia en, para más inri, la calle de Lope de Vega de Madrid. Aquel Lope en cuya casa, según nuestro genio alcalaíno, entraban en demasía y a toda hora un exceso de mujeres, más lozanas que fregonas Allí buscan ahora su osamenta con ingenios e industrias del futuro, porque allí mismo reposan desde 1616 sus huesos. Palabras, palabras y palabras que por cientos, miles y hasta millones tejió con la madeja de su simpar talento don Miguel. Una a una y otra tras otra, dejadas con el negro de su tinta sobre el blanco de papeles y legajos, y en los párrafos irrepetibles y conmovedores de aquel Quijote que en 1605 llegara con su desquiciado esqueleto a cuestas hasta la imprenta de Juan de la Cuesta para conmover al mundo de los vivos y, según muchos, también al de los muertos. Otrora, eran otros tiempos y el manco ilustre no salió de las penurias con las venturas, las más de las suertes convocadas por la sabiduría natural de a pie de aquel legendario héroe de la calle, po- pular adalid heroico y capitán del ingenio popular llamado Sancho Panza, gordo aunque los más de los días no se echara al gaznate y menos a sus desconsoladas tripas y huérfanas entrañas si apenas unas migajas de pan, más negro que una noche en el Purgatorio, y un trago de morapio más peleón que Leónidas y sus trescientos compañeros del metal y de la gloria. Y claro, sus hercúleas desventuras, su lucha contra los gigantes que siempre son y han sido, las aspas de la maldad y la perfidia. Y de la vida. Cuentan que aquel hidalgo, como sería que ha pasado a la historia como el Ingenioso, tenía desvencijadas las entendederas, y contaba cinco donde hubiere cuatro, viera fermosa moza donde viviera fregona apodada ilustre, y cabalgara en un flaco rocín ende que si fuera el viento. Renace en 1894 Aunque parezca la más sucia, rastrera y vil de las mentiras, no fue hasta 1894 cuando empiezan a reorganizarse los documentos cervantinos de la BNE y allí renace la figura de don Miguel hasta el punto de que se crean hasta unas estanterías nuevas y especiales para él, tareas que aumentan con el director Rodríguez Marín, hasta llegar hasta las quince mil piezas pertenecientes a don Miguel que hoy tiene la Biblioteca, cuenta José Manuel Lucías. Entre ellas, una