Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 GENTESTILO SÁBADO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es estilo ABC MODA 24 HORAS Tania Sánchez y su estilo primera dama Si la moda es un lenguaje instantáneo, como dice Miuccia Prada, Tania Sánchez, la novia del contradictorio Pablo Iglesias, ha cambiado de idioma en los últimos meses. En una contradicción más, Pablo Iglesias se ha buscado una novia que revela sus aspiraciones, sus ansias de convertirse en un falso chico bien. Tania Sánchez, diputada de Izquierda Unida y aspirante a la candidatura de IU para la Presidencia de la Comunidad de Madrid, sueña con el puesto de Ignacio González y- -si se puede- -con el de Elvira Fernández Balboa. Nacida en Madrid y diplomada en Educación Social, su estilo era corriente y descuidado, si bien ha contado siempre con buena materia prima. Pero hete aquí que una vez lanzado su novio al estrellato, la cosa ha cambiado; Pablemos va en contra de los empresarios, de la economía de libre comercio y de las modas, pero Tania se ha hecho con un nuevo look, más cercano al de actriz o princesa occidental que al de exconcejala comunista. Ha pasado de militante progre a señora de Podemos en un abrir y cerrar de ojos, haciendo suya la frase de Coco Chanel: Cada día es un desfile y el mundo es la pasarela Aunque su novio sea el hombre con el atuendo más estudiado de España- -coleta, camisa y barba de profeta de polígono- -Tania se pasea luciendo palmito con vestidos que parecen copiados del repertorio de las princesas europeas: modelos ceñidos, femeninos, rectos, con buen corte, colores fuertes, sin estridencias, brillos, ni dibujos. Ha utilizado vestidos que recordaban peligrosa- Cerveza Red Courtesy LO MEJOR La botella, el tapón. El sabor si te gusta la cerveza diferente LO PEOR El sabor si lo que te gusta es la cerveza de toda la vida PRECIO Entre 7 y 8 euros ¿DÓNDE? En tiendas (muy surtidas) de bebidas CORZAS MELLIZAS Al cielo con ella DAVID GISTAU PROBANDO VOY La cerveza emocional ROSA BELMONTE Lo más parecido que tenemos en España a la ceremonia del té es empezar un jamón. Me pongo mi kimono de Shanghay Tang, cojo el cuchillo y me siento una geisha de bellota. Con la cerveza Red Courtesy (también llamada emotional gastronomic beer se pretende una liturgia semejante. Si alguien creía que en el gin tonic se habían agotado las tonterías (sólo nos falta que llegue el sustanciador y meta un rato el hueso de jamón en la copa de balón) no se vayan. Bueno, lo que quieran. Y no es que Bukowsi con eso de que la cerveza es sangre continua, una amante continua me parezca digno de escuchar. Ni Murakami contando cómo le gusta la birra tan fría que no la sientas Pero leo la nota de cata de Red Courtesy, cerveza española inspirada en el silencio de Japón y la luz del Mediterráneo y me quedo con cara de haber visto a Marina Abramovic explicando una película de David Lynch: Oculta en su vasija que luce en opacidad, espera a ser servida. Su temperatura es perfecta... Su corcho pide paso, la niebla que desemboca hace presagiar que algo va a pasar. Su cáliz aguarda en pie para recibirla en caída... Su cáliz. Ay, Totó, me parece que ya no estamos en Mahou. Confieso que he vulnerado el ritual de servicio. No tengo el vaso de cristal negro japonés, los natsumes para meter pimienta de Jamaica, azahar o cidra (luego la cerveza, como las Ruffles sabor jamón, adquiere otra orientación Tampoco chashaku (cuchara para coger la pimienta y lo otro) ni chakoshi (colador en el que poner esas cosas y luego verter la cerveza) La he echado en una copa Villeroy Boch. Pero tienen razón: la niebla que desemboca hace presagiar que algo va a pasar Bebo y tengo la misma sensación que cuando pedí una root beer de Louisiana en Shake Shack (casi hago lo que Tom Hanks con el caviar en Big No tengo ni idea de cerveza (ni de nada) pero me resulta demasiado dulce. O inesperada. También es cierto que estoy un poco como la sirvienta dickensiana a la que Swiveller pregunta en La vieja tienda de curiosidades si ha probado la cerveza. Una vez probé un sorbo contesta. La réplica: Nunca la has probado, no puede ser probada de un sorbo Vale, pues no la he probado. Pero no me ha gustado. Ahora, la botella es preciosa. Y esta es mi cateta nota de cata. a muerto la duquesa de Alba He aquí un titular de Pronto ¡Breaking News! -que se nos antoja un poco tardío, salvo que esté pensado para lanzar la revista en paracaídas sobre pueblos que, por estar bloqueados por la nieve, aún no se hayan enterado. Hay grandes despliegues sobre el funeral, el dolor de la familia y los relatos prolijos de cómo fue la vida extinguida. Me traen el recuerdo de las procesiones sevillanas: ¡Al cielo con ella! ¡Hola! ha hecho una cosa muy rara. Entre las páginas, francamente elegantes, sobre la duquesa, ha colado a Nieves Álvarez posando junto a una lavadora y diciendo que ella en casa lava la ropa. No sé si se trata de un error de paginación o si han considerado que el reportaje podía hacerse largo y que hacía falta meter una MILF erotizando las labores domésticas para que el lector respirara un instante con un recordatorio hedonista infiltrado en el drama. Cuando el luto se enfríe, la minucia morbosa consistirá en comprobar cuál es el destino de Alfonso Díez, si la casa de Alba lo regurgita y lo convierte en un triste y solitario remedo de los rusos blancos que se contrataban de taxista en París. Otro Alfonso al exilio, en este caso interior y sentimental. H Si David O Selznick decía que sólo hay dos clases, primera clase y sin clase lo de Alfonso Díez es un poco como regresar al lado malo de la cortinilla del avión. El otro tema dominante, que despacharemos pronto para no hacernos reiterativos, es el ingreso en prisión de Isabel Pantoja, que al parecer está aliviada por la excelente acogida de las demás presas. Diez Minutos lo cuenta de un modo por el que se diría que las cautivas a punto de cumplir su condena estarían dispuestas a cometer otro delito sólo para poder convivir con Pantoja hasta mayo. Pronto que no ha tenido su mejor semana, completa la historia con una información sobre otros famosos que pasaron por la cárcel en la que mete en la misma lista, como iguales, a Pocholo, uno de los Matamoros y Nelson Mandela. Me está costando toda la tarde dejar de imaginarme a Mandela diciendo La última revelación de Pronto consiste en contar que Belén Esteban puso una vela en el Vaticano para quedarse embarazada. Allá cada cual con sus creencias, pero a uno le parece que para eso siempre ha sido más eficaz un coito. Por favor, sáquenme a Mandela de aquí, que ahora lo estoy viendo en chándal como galán de Belén Esteban. Otro asunto al que han prestado atención casi todas las publicaciones es la presentación en Mónaco de Sasha Grimaldi,