Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es estilo GENTESTILO 77 Cómplices Mi padre no habría sido ni la mitad del delincuente que fue de no ser por la permisividad estatal Contra la droga Un señorito andaluz apodado el Turronero Saltó a la fama por la operación Karlos y su amistad con los Janeiro. Gracias a sus inversiones es una de las primeras fortunas de Andalucía M. PINA MADRID A los siete años vivía escondido y huyendo de la Justicia. Pero mi padre nunca me alentó a seguir sus pasos vía como un delincuente. Escondido y huyendo de la Justicia Durante ese tiempo amargo, cuenta que Escobar no descuidó sus deberes paternos: Nunca me alentó a seguir sus pasos. Siempre me recordaba que debía estar agradecido con la vida porque tenía muchas cosas que él no tuvo a mi edad. Me decía que no probara la droga: Valiente es aquel que no la prueba recuerda. La situación familiar no mejoraba fuera de Colombia, así que los Escobar decidieron regresar. Y las cosas fueron a peor. En el tiempo en que el cabecilla del cártel de Medellín estuvo en el extranjero, el cártel de Cali se había convertido en su mayor competidor en el dominio del narcotráfico. Estalló la guerra entre ambos cárteles, que se sumó a la persecución gubernamental. A finales de los 80, Pablo Escobar vivía protegido por cerca de 40 guardaespaldas. Sus días estaban contados. La ideología del dinero Mi padre no habría sido ni la mitad del delincuente que fue de no ser por la corrupción y la complicidad estatal. Eso no le resta responsabilidades, pero sí deja claro que había una ideología a la que todos los sectores eran afines: la del dinero sentencia. Sebastián Marroquín siente la necesidad de condenar y luchar contra el narcotráfico tal vez más que nadie. Alguien que como yo es hijo de la guerra contra las drogas no podría mostrarse indiferente ante un problema que es de todos Cree que Colombia hoy es un país mejor pero que todavía queda mucho por hacer. La violencia asociada al narcotráfico está garantizada por la prohibición, al igual que la corrupción global y la altísima rentabilidad del negocio explica. Lo único que han demostrado esas políticas en los últimos 40 años es su ineficacia absoluta, lo que invita a que se replanteen las formas de abordar el problema Pese a ello, Marroquín sentencia: Pablo Escobar me educó con amor. Jamás me insultó, jamás me maltrató Multas millonarias, condenas por estafa y una acusación de haber construido una vivienda sin licencia. Este es el expediente de José Luis López Fernández (51 años) Aunque su nombre y sus apellidos no le digan nada, el hombre de la fotografía, con chaqué metalizado y complementos malva, es el Turronero Su imagen está muy alejada del prototipo de señorito andaluz Sin embargo, es una de las principales fortunas de Andalucía. José Luis López saltó a las páginas de la prensa como imputado en la operación Karlos, el fraude a la Seguridad Social que condenó a María José Campanario. También él fue condenado, a dos años de cárcel, por ejercer de intermediario entre Carlos Carretero cerebro de la trama y Campanario. El Turronero es amigo de los Janeiro desde hace años. Íntimo de Humberto Janeiro, toda la familia depositaba su confianza en él. Tanto que ejerció como intermediario para que en 1999 los Janeiro compraran la finca La Bravura por 800 millones de pesetas (unos 4,8 millones de euros) Él es una especie de conseguidor dice una persona que ha trabajado a su lado durante años. Hizo su fortuna gracias a la compra- venta de terrenos e inmuebles por toda España. Su búnker Ecologistas en acción ha denunciado al Turronero por edificar su vivienda sin licencia. Esta casa, situada a las afueras de Ubrique, cuenta con piscina cubierta, aparcamiento, bodega subterránea y terrazas ajardinadas dos locales a una importante cadena de supermercados en Jaén y hacer un hotel comenta un testigo de la reunión. A José Luis le apodaron el Turronero por a su afición a estar en las fiestas de los pueblos. Oriundo de Ubrique, su círculo de amistades se mueve entre la localidad gaditana y Jerez de la Frontera. Pero el Turronero conoce bien la capital de España. Tiene la sede de varias de sus empresas en las zonas más exclusivas de Madrid. El Turronero su mujer, Mari Carmen Mariscal Ríos (50) y su hija han formado una suerte de clan millonario con numerosas empresas. La más importante es Gestión Inmobiliaria Ubriqueña, constituida en 1999 y con un capital social de 1.200.000 euros. En las últimas cuentas presentadas mostró un beneficio de más de 15 millones de euros. José Luis y Mari Carmen aparecen como administrador único o apoderado se intercambian los puestos en las sociedades: Friends and Managers, con un capital social de más de 400.000 euros; Colofer S. L. constituida con 3.500 euros algo más del mínimo exigido y Traloinver S. L. con domicilio en la madrileña plaza del Marqués de Salamanca y unas ganancias de más 144.000 euros en el último ejercicio. A su hija Mari Carmen también le han asegurado su futuro. Está presente con ellos en otras dos empresas más: López Real 09 S. L. con unos beneficios de 709.000 euros y Seguros López Mariscal 2012 S. L. que se constituyó con 3.006 euros. Humberto como socio Además de estas seis empresas, el Turronero su mujer y su hija aparecen junto a otros socios en Inversiones Guadalsierra S. L, constituida con 6.000 euros y en Sierratauro S. L. En esta última empresa aparece Humberto Janeiro conocido como el tigre de Ambiciones como una vinculación financiera. Todas estas empresas, a excepción de Inversiones Guadalsierra S. L. se dedican al negocio inmobiliario de diferentes maneras. Los millones le permitieron construirse una fortaleza a las afueras de Ubrique que ha sido denunciada por Ecologistas en Acción. La vivienda se intentó inscribir como complejo rural para pasar las licencias. En sus 2.034 metros cuadrados cuenta con piscina cubierta, bodega subterránea, aparcamiento y grandes terrazas ajardinadas. Ahí celebra una fiesta todas las navidades en la que se ha podido ver a personas conocidas como Mario Conde, Pedro Pacheco o Pepe el Marismeño. Hija única Bastan dos ejemplos para imaginar el tamaño de su cuenta. El primero, la boda de su hija Mari Carmen. La joven se casó en el verano de 2011 y celebró su enlace en la finca de Fermín Bohórquez. La niña quería que su enlace fuera como una feria de pueblo y su padre contrató a jóvenes africanos que ofrecían baratijas a los invitados. El segundo transcurrió hace dos semanas en el hotel Wellington de Madrid. El Turronero estuvo allí para cerrar una operación de 20 millones de euros. Quieren vender