Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es estilo GENTESTILO 73 ref ln p eopa t pfb ARCHIVO ABC La foto de la discordia Arriba, Jorge Rafael Videla y su secretario de Agricultura, Jorge Zorreguieta, en 1979. Debajo, activistas protestando por la presencia del padre de Máxima en el bautizo de la Princesa Amalia en La Haya, en 2004 mi vida y la de mi familia para llevar a cabo un trabajo que no tuvo ninguna relación con la represión Pero antes de la boda real, el primer ministro neerlandés Wim Cook encargó al historiador Michiel Baud un informe para aclarar el papel de Zorreguieta en los años de plomo. Tuvo una posición alta. No podía ignorar lo que ocurría en el país concluyó el académico. A raíz de ese documento, titulado El padre de la novia se le negó la invitación al enlace y a cualquier otro acto oficial de la Casa de Orange- Nassau. Línea de conducta Karskens publica el testimonio de supervivientes que dan cuenta de una cadena de mando que implica a Zorreguieta en las torturas y asesinatos. En la cartera de Agricultura, al igual que en otros ministerios, existía lo que llamaban una línea de conducta Los altos cargos sabían lo que ocurría debajo. Y los cargos inferiores enviaban listas negras a sus jefes con nombres de empleados que podían ser un riesgo para el régimen. Al día siguiente los sospechosos eran despedidos u obligados a renunciar mediante tortura. Muchos de ellos desaparecieron revela el autor, que preside la Fundación para la Investigación de Crímenes de Guerra y ha recibido premios del Consejo de Paz Humanista y de la Liga para la Protección de los Derechos Humanos. Zorreguieta no ha querido concederme una entrevista. Hablé por teléfono con su mujer y me dijo que no quería hablar. Lo entiendo. Cada palabra que diga puede ser demasiado. Tiene mucho que ocultar dice el autor. Sandra Raggio, directora de la Comisión Provincial por la Memoria, un organismo creado para la investigación del terrorismo de Estado en Argentina, afirma que las políticas de la Secretaría de Agricultura costaron la vida de entre 500 y 1.000 personas la mayoría de ellas pequeños agricultores, granjeros, miembros de las Ligas Agrarias y funcionarios de dicha cartera. Karskens narra los casos de Carlos Costa, Gustavo Giombini, Marta Sierra y otros empleados del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, una oficina dependiente de Zorreguieta. Ahora, tres supervivientes y los abogados neerlandeses Liesbeth Zegveld y Göran Sluiter preparan una acusación contra el progenitor de la Reina Consorte de Holanda. Solicitarán al Tribunal Supremo de La Haya que se abra una investigación criminal. La justicia de mi país lleva 15 años intentando juzgarlo. Hasta ahora no había pruebas. Ahora las hay dice Karskens, quien señala que los Países Bajos están obligados a investigar, ya que en 2011 ratificaron la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, un tratado de la ONU contra los crímenes de lesa humanidad. El investigador sospecha que aún no se ha juzgado a Zorreguieta por ser quien es. Y concluye: Si muere sin que se sepa la verdad quedará la duda, la sospecha de un doble rasero. No pueden quedar dudas, está en juego la credibilidad de nuestra justicia pF W SF ERS CIWFvWVUvS? 7 SQÏ? W S SISUUNEFW IW ERS W 7 r hdatit rWFMSW U CçF SF SI S? WVISUNHNSF E SISQNTE