Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 15 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es estilo GENTESTILO 73 Vladimir Fidel Ernesto a su pesar La socialista Rosa Conde bautizó a su primer hijo de acuerdo con sus ideas. No le salió líder, sino documentalista. El otro, Jacobo, es bailarín A. L. JIMÉNEZ MADRID Aunque licenciado en Historia del Arte, Jacobo se decantó pronto por el baile y trabajó durante cuatro años en Zummanity, el primer espectáculo erótico del Cirque du Soleil donde bailaba con una serpiente pitón. Consumado artista Participó en la obra Amores que matan de Rafael Amargo, formó parte del elenco de Pasión sin puñales junto a Rossy de Palma y un nutrido equipo de cabaret, burlesque y números circenses, nos sorprendió con su danza ecuestre en el Teatro Circo Price y fue artista invitado en The Hole Todo ello sin olvidar que es un experto en danzas orientales que deleita a su público compitiendo con los derviches giróvagos bajo el apodo Almukatab en honor a un santo copto. Pero eso no es todo, también es un consumado domador de caballos. Cabe preguntarse: ¿hasta qué punto ha mediatizado el nombre las trayectorias tan diferentes emprendidas por los dos hermanos Espina Conde? En un análisis somero, observamos que el mayor ha optado por una profesión más concentrada e introspectiva, mientras que el pequeño se ha decantado por un oficio más exótico, pero... ¿De haber estado inscritos en el registro con los nombres alterados, el resultado hubiera sido distinto? Tal vez el interés de nombrar a un hijo debería subordinarse al de quien es nombrado, en tanto que llega un día que la criatura crece y es deseable que pueda recitar la primera línea del DNI sin desazón. Neruda reflexionó mejor que nosotros: ¿Hay algo más tonto en la vida que llamarse Pablo Neruda? Para T S. Eliot era menos difícil bautizar a niños que gatos, acaso porque nombrar mininos es un acto poético, mientras que ante un vástago los padres se convierten en poetas de la experiencia... Pero, como en toda creación, se corre el peligro de que la obra de arte de tres kilitos sea argumento viviente del ripio parental de por vida. Así, hay padres anarquistas que encierran a sus criaturas en una cárcel llamada Bakunin, ufanos de sus raíces mayas que bautizan a sus primogénitas como Itzamara y artistas frustrados que se decantan por Giacometti. Lectores compulsivos, que les hacen cargar con un Frodo (si su hijo nace en Sinaloa México sepa que está prohibido llamarlo Harry Potter) e incluso cinéfilos que se vienen arriba cristianándolos como Ciudadano Kane. Sería curioso saber si a día de hoy existe un ser vivo que responda a Kalashnikov, y a quien en la intimidad apoden AK (47) Dos nombres, dos destinos De lo que no cabe duda es de que el nombre propio, given name en inglés o prénom en francés, marca una impronta. Dirá mucho de nuestros padres y de nosotros, tanto, que delatará gustos culturales, clase social y en algunos países tendrá un papel no desdeñable en sus expectativas de futuro. ¿Será por eso por lo que los dos hijos de Rosa Conde, la ex ministra portavoz del Gobierno del PSOE (actualmente, vocal asesora del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales) y el ex secretario general de Empleo y Relaciones Laborales Álvaro Espina han tomado derroteros laborales tan diferentes? El mayor de los Espina, tras más de cuatro décadas resistiendo sobre sus espaldas un DNI con tres antropónimos encadenados: Vladimir Ernesto Fidel (por Lenin, el Che y Castro, respectivamente) a día de hoy es Responsable de la Discoteca Corporativa de Prisa Radio. Aunque una crónica de 1993 firmada por Jaime Campmany en este mismo diario aseguraba que tuvo flirteos rockeros en el grupo Black Moon River, en la actualidad solo tenemos noticia de que ha cambiado la Fender por la Nikon, convirtiéndose en un excelente fotógrafo con el alma puesta en cada instantánea, en un intento de sublimar el momento. En cambio, el benjamín, registrado con el nombre castellanizado del personaje de Otelo Yago, se ha convertido en un artista de primer orden que abarca distintas disciplinas. ABC Ministra portavoz Rosa Conde fue ministra portavoz del Gobierno entre 1988 y 1993. Arriba, con Garzón. A la izquierda, su hijo Jacobo en plena danza del vientre EFE ARCHIVO ABC