Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES PRESIDENTA- EDITORA: SÁBADO, 15 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es opinion ABC LA FISCALÍA, DAÑO COLATERAL DEL 9- N CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto Manuel Marín Subdirectores José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural Fernando R. Lafuente Áreas Sergio Guijarro (Ediciones) Fernando Pérez (Información) Jaime González (Opinión) Adolfo Garrido (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Miguel Oliver (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. Fernando Rojo (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Isaac Blasco (Fin de Semana) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Julián de Velasco (Infografía) Archivo Federico Ayala Delegaciones David Martínez (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) José Luis Jiménez (Galicia) Directora General La defensa legal del Estado no puede quedar en manos de media docena de fiscales, probablemente muy sensibles a la asfixia ambiental que genera el nacionalismo catalán A evidente resistencia de los fiscales catalanes a presentar una querella contra Artur Mas y el resto de consejeros responsables del 9- N no es, de ninguna manera, un ejercicio virtuoso de autonomía de criterio, sino un grave síntoma de la falta de autoridad interna en el Ministerio Fiscal. Ante una crisis como la del proceso separatista en Cataluña, culminado, aunque no agotado, el 9- N, la defensa legal del Estado no puede quedar en manos de media docena de fiscales, probablemente muy sensibles a la asfixia ambiental que genera el nacionalismo catalán. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, deslizó ayer un sutil y claro mensaje a la Fiscalía de Cataluña, instándola a respetar la jerarquía del fiscal general del Estado. Sin embargo, este recordatorio incumbía al propio fiscal general, Eduardo Torres- Dulce, quien ha desistido la autoridad que le otorgan la propia Constitución y el Estatuto Orgánico del Ministerio Público para ordenar sí, ordenar al fiscal de Cataluña que presente sin más dilación una querella imprescindible para hacer respetar las decisiones del Tribunal Constitucional. Esta inexplicable pasividad de la Fiscalía concierne al pro- L pio Gobierno, que parece cohibido por el temor a que se le critique por interferir en las decisiones del Ministerio Público. Entre los temores de unos y otros, nadie asume su papel. La Fiscalía ejerce sus funciones con autonomía, no con independencia, y tanto la Constitución como su Estatuto prevén una estrecha relación con el Ejecutivo, que nada tiene que ver con el servilismo que impusieron los gobiernos de Zapatero al fiscal general. El fiscal general es nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno y su cese se produce como el de un cargo de confianza, cuando finaliza el mandato del Gobierno que lo nombró. No es cierto que el Ejecutivo no pueda destituirlo; puede hacerlo si aprecia incumplimiento grave o reiterado de sus funciones. Además, el fiscal general puede ser llamado a informar al Consejo de Ministros, y es el ministro de Justicia el competente para sancionar a un fiscal con su separación de la Fiscalía y para revisar las sanciones que impone el fiscal general del Estado. Lo más importante es que el Gobierno no necesita lanzar mensajes crípticos al fiscal general para que actúe como debe. Puede hacerlo oficialmente, como prevé el Estatuto Orgánico, por escrito a través del ministro de Justicia o directamente por el presidente del Gobierno. Entretanto, el proceso separatista cosecha el éxito de encizañar las relaciones del Gobierno con las instituciones del Estado de Derecho y acentúa la sensación de que las respuestas al 9- N, fueran políticas o judiciales o ambas a la vez, se han quedado a medias. EL PRECIO DE LA GASOLINA, BLINDADO Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Recursos Humanos Raquel Herrera Marketing José María de la Guía Comercial Juana Estévez Distribución Maite Corral ABC en Kioskoymás Pilar Sainz Negocio Abc. es Beatriz Lizarraga L ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 14 Cartas 16 España 18 Internacional 32 Economía 40 Bolsa 47 Sociedad 48 Cultura 52 Deportes 58 Gentestilo 65 Agenda 83 Cartelera 86 Madrid 90 El Tiempo 98 TV 99 A fuerte caída del petróleo no se está reflejando de igual forma en los surtidores de las gasolineras, con el consiguiente perjuicio para los conductores, demostrando, una vez más, los efectos del oligopolio que controla los combustibles. Desde el verano, el barril de crudo ha bajado más de un 30 por ciento, situándose por debajo de los ochenta dólares, mientras que la gasolina se ha abaratado poco más de un 5 por ciento, rondando los 1,3 euros por litro. Esta divergencia constata los defectos, cuando no ya irregularidades, de este particular sector, puesto que el combustible sube como un cohete cuando el petróleo se encarece, pero baja como una pluma cuando cae. El problema de fondo no es otro que la política de las grandes petroleras, cuyas prácticas limitan la competencia y dañan al consumidor. Las gasolineras están concentradas en muy pocas manos, a diferencia de otros países europeos, propiciando un encarecimiento mayor. No por casualidad, el precio de la gasolina en España antes de impuestos es el cuarto más alto de la UE y el sexto más elevado en el caso del gasóleo. Y la razón no es otra que los amplios márgenes comerciales de las empresas, muy superiores a la media europea, con una diferencia de entre cuatro y nueve céntimos más por litro que Alemania o Francia. Y todo ello sin contar que los organismos reguladores han denunciado en numerosas ocasiones un irregular alineamiento de precios entre distintos operadores. El Gobierno debe actuar para impulsar una mayor competencia en el sector y, sobre todo, garantizar la transparencia en la formación y fijación de los precios minoristas con el fin de que la caída del petróleo se traslade de forma más rápida e intensa al surtidor y, por tanto, al depósito. Protagonistas J. A. Duran Lleida Portavoz de CiU Vicente del Bosque Seleccionador de España José Luis Acosta Presidente de la SGAE La frase del día Alberto Ruiz- Gallardón Exministro de Justicia Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. La retirada de la reforma del aborto lo único que me da es asco El líder de UDC, que tampoco parece estar por cumplir la ley, califica de gravísimo error la querella que prepara la Fiscalía contra los promotores de la consulta del 9- N. Más grave aún es que a estas alturas Duran siga presidiendo la Comisión de Exteriores del Congreso En una entrevista en páginas de Deportes, el entrenador de la selección nacional de fútbol expresa su confianza en el futuro. Ilusión y optimismo ante una nueva era en la que el técnico es toda una garantía de solvencia y profesionalidad. El factor humano es fundamental Los abusos eran de sobra conocidos, pero tolerados. Hasta ahora. Competencia multa a la SGAE con 3,1 millones de euros por la tarifa impuesta a los promotores de conciertos. Llevarse un 10 por ciento de la taquilla era una tajada demasiado grande, incluso para la voracidad de la SGAE Callado desde que salió del Gobierno con un sonoro portazo, el exministro de Justicia se despachó ayer contra quienes cancelaron su reforma de la ley del aborto. Severo y duro, alejado de la moderación que lo caracteriza, Gallardón aseguró que no hay puesto de trabajo que justifique negar el derecho a la vida antes de reconocer su asco por la decisión política que puso fin a su carrera ministerial. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 Precio ABC 1,40 euros Con Mujer hoy 1,80 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.115 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid