Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 13 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Contra la polución Compromiso de EE. UU. Con respecto a sus emisiones de 2005, Estados Unidos liberará en 2025 entre un 26 y un 28 por ciento menos de gases de efecto invernadero. Acuerdo de Pekín y Washington contra el cambio climático EE. UU. limitará sus gases de efecto invernadero en 2025, y China lo hará en 2030 P. M. DÍEZ PEKÍN Contagiados del espíritu de cielos azules que ha traído el cierre de fábricas a Pekín para la cumbre de los países de Asia y Pacífico (APEC) China y Estados Unidos se comprometieron ayer a reducir sus emisiones contaminantes, las mayores del mundo. Tras nueve meses de conversaciones secretas, el presidente de EE. UU. Barack Obama, anunció el acuerdo al término del encuentro que mantuvo con su homólogo chino, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín. Mediante dicho acuerdo, EE. UU. emitirá en 2025 entre un 26 y un 28 por ciento menos de gases de efecto invernadero de lo que hacía en 2005, una reducción que dobla la cifra ya prevista hasta 2020. Por su parte, China prometió limitar sus emisiones contaminantes en 2030, o antes si fuera posible, así como generar en esa fecha el 20 por ciento de su energía con una mezcla de fuentes renovables, como solar o eólica. Inmerso en una frenética industrialización que ha disparado la polución, el gigante asiático calcula que alcanzará ese año su máxima emisión de dióxido de carbono (CO 2) a la atmósfera. Si EE. UU. va a continuar liderando al mundo en la resolución de sus retos globales, entonces debemos tener a la segunda mayor economía y país más poblado de la tierra como nuestro socio explicó Obama en una rueda de prensa conjunta con Xi Jinping, quien no suele comparecer ante los medios de comunicación, y mucho menos extranjeros. A juicio de Obama, el acuerdo para la reducción de carbono es un ejemplo perfecto de por qué la relación entre China y EE. UU es tan importante nes previas a la cumbre sobre el cambio climático prevista para diciembre del próximo año en París, que establecerá los nuevos objetivos de reducción de la contaminación para después de 2020. Entre las reacciones a este acuerdo, unos de los responsables de Greenpeace en Asia, Li Shuo, alabó que ambos países se han dado cuenta de que están juntos y deben tomar acciones de forma colectiva pero advirtió de que este anuncio debería ser solo la base, y no el techo, de sus acciones conjuntas Alimentada por su extraordinario crecimiento económico y la quema de carbón para producir el 70 por ciento de su electricidad, la contaminación se ha disparado en China hasta cubrir el cielo de sus ciudades con una nube tóxica que eclipsa el sol. Un reciente informe oficial estimaba en 670.000 las muertes provocadas por la polución en 2012, pero un estudio de la prestigiosa revista The Lancet elevaba dicha cifra a 1,2 millones en 2010, un 40 por ciento de las registradas en todo el mundo. Más allá de la falta de libertades y las desigualdades, la contaminación es ya el mayor problema de China. Compromiso de China Pekín promete alcanzar su tope de emisiones contaminantes en 2030, año en que generará el 20 por ciento de su energía con fuente renovables. Mayores contaminantes Sumando el 45 por ciento del total mundial, China es el primer emisor de dióxido de carbono y Estados Unidos el segundo por su dependencia del carbón. Oposición republicana Tras un mes de malas noticias por el revés en las últimas elecciones estadounidenses, el inquilino de la Casa Blanca se apunta así un tanto diplomático. Aunque el acuerdo no necesita ser ratificado por el Congreso, dominado ahora por la oposición republicana, estos ya han señalado que el plan de Obama es irreal Alcanzable o no, este compromiso es de crucial importancia en la lucha contra el calentamiento global porque China es el primer emisor de gases de efecto invernadero y EE. UU. el segundo, sumando entre ambos un 45 por ciento del total en el mundo. Además, supone un impulso a las negociacio-