Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES PRESIDENTA- EDITORA: JUEVES, 13 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es opinion ABC CATALUÑA: RAJOY REAFIRMA SU DISCURSO... CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto Manuel Marín Subdirectores José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural Fernando R. Lafuente Áreas Sergio Guijarro (Ediciones) Fernando Pérez (Información) Jaime González (Opinión) Adolfo Garrido (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Miguel Oliver (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. Fernando Rojo (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Isaac Blasco (Fin de Semana) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Julián de Velasco (Infografía) Archivo Federico Ayala Delegaciones David Martínez (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) José Luis Jiménez (Galicia) Directora General La mesura y la proporcionalidad que defiende Rajoy a la hora de explicar su proceder en el 9- N no deberían ser incompatibles con la firmeza y salvaguarda activa de los principios constitucionales M ARIANO Rajoy expuso ayer la opinión del Ejecutivo sobre el 9- N, utilizando unos argumentos ya conocidos. Es bueno e importante que el presidente del Gobierno reiterara su negativa a negociar sobre la soberanía nacional o sobre la celebración de un referéndum por la independencia de Cataluña. La claridad de estos mensajes no es nueva, pero nunca resulta inoportuna. Sí habría sido conveniente un análisis político más incisivo, y menos defensivo, sobre la situación en Cataluña y el futuro que proponen los nacionalistas. Por supuesto, el jefe del Ejecutivo garantiza que no habrá consulta separatista ni una Cataluña independiente, aunque ambas premisas vienen dadas por el propio orden constitucional. Pero quizá no fuera preciso insistir tanto en que el 9- N fue un fracaso (aunque en términos generales, sin duda, lo fuera) en la medida en que se puede responder que, aun estando expresamente prohibido por el TC, se celebró. También desenfoca el problema la insistencia en que solo votó el 30 por ciento del censo porque el argumento abre una vía para que la Generalitat se descuelgue al final del proceso (la votación sigue inexplicablemente abierta) con una cifra mucho más alta, circunstancia muy probable, dada la falta absoluta de garantías de esta esperpéntica votación. Despachar lo sucedido como un simulacro puede entenderse como un argumento retórico, pero entonces, por la misma razón que esa definición desprecia el voto independentista, dificulta la interpretación política de la abstención producida el 9- N. El problema es que tuvo unos precedentes que quizá debieron abordarse antes política y judicialmente; por eso ahora la posible querella contra Artur Mas, sin estar aún presentada, para algunos parece ser un problema no para el presidente de la Generalitat, sino para la Fiscalía y el Gobierno. Y esto es así porque si Rajoy afirma que actuó con mesura y sensatez para explicar por qué no se procedió de otra forma en el 9- N, esas virtudes presidenciales muy encomiables y que en estas páginas editoriales ya han sido elogiadas servirían de la misma manera para no procesar si así lo determinara la Justicia a Mas, con el argumento de que es peor el remedio que la enfermedad. Pero no es así, la mesura nunca es incompatible con la firmeza y la defensa activa de los principios constitucionales. Rajoy no está solo en su confrontación democrática con el nacionalismo separatista. Tiene a una gran mayoría de españoles confiando en la fuerza de la ley y la Constitución. Tiene el respaldo de las dos Cámaras, algo imprescindible llegado el caso para adoptar medidas más severas, y desgraciadamente todo apunta a que habrá nuevas ocasiones para aplicarlas. Ahora bien, es arriesgado adornar las pocas medidas tomadas por el Gobierno con la sensatez, la mesura y la prudencia, porque los millones de españoles que esperaban mayor intensidad del Gobierno en la defensa de su Constitución no son unos fanáticos extremistas incívicos, sino ciudadanos preocupados por su Nación. Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Recursos Humanos Raquel Herrera Marketing José María de la Guía Comercial Juana Estévez Distribución Maite Corral ABC en Kioskoymás Pilar Sainz Negocio Abc. es Beatriz Lizarraga MIENTRAS EL PSOE VUELVE A EQUIVOCARSE P ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 14 Cartas 16 España 18 Internacional 30 Economía 36 Bolsa 42 Sociedad 44 Cultura 50 Deportes 56 Gentestilo 62 Agenda 64 Cartelera 68 Madrid 72 El Tiempo 77 TV 78 EDRO Sánchez no ha disimulado su alivio por poner punto final al apoyo que venía dando al Gobierno con los recursos ante el TC. Celebrado el 9- N, el PSOE quiere desmarcarse del Ejecutivo y aparecer como la solución paternalista que pondrá de acuerdo a los dos bandos enfrentados. Pero nuevamente Sánchez se equivoca. Primero, porque la respuesta judicial al nacionalismo sigue siendo necesaria, incluida la vía penal contra quienes han prevaricado, malversado y desobedecido. Es un despropósito que el aspirante socialista a La Moncloa haga suyo el discurso nacionalista de que la política se sobrepone a la ley. Por supuesto que al Estado también se le defiende con querellas y no se conmueven los cimientos de la democracia. Cada vez que se aplica la ley a los separatistas, surge un coro de profetas del caos. La Ley de Partidos es un buen ejemplo de que, frente a los negros augurios, la aplicación de la ley fue una virtud, y no una enfermedad, de la democracia y del Estado de Derecho. Y en segundo lugar, la propuesta socialista de reforma constitucional no tiene valor político alguno después del 9- N, si es que lo tuvo antes. El nacionalismo ha demostrado que su objetivo no es cambiar la Constitución, sino derogarla en Cataluña, y la insistencia socialista en reformarla para hacer frente al desafío es un error histórico, porque implica descargar la responsabilidad del problema en el texto constitucional, y no en la deslealtad nacionalista. En un asunto de Estado, el PSOE vuelve a estar en el sitio equivocado. Protagonistas C. Sumarroca Claverol Empresario Ignacio González Presidente de la CAM Andrés Trapiello Escritor La frase del día Jean- Claude Juncker Presidente de la Comisión Europea Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. No soy el arquitecto del sistema fiscal de Luxemburgo En el caso del presunto cobro de comisiones por Jordi Pujol Ferrusola, una decena de empresarios declararon ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Sumarroca, de Emte, reconoció los pagos, pero los desligó de la obtención de concesiones públicas de la Generalitat Los analistas del BBVA sitúan a Madrid a la cabeza del crecimiento económico, con una previsión que para 2015 cifran en el 2,5 por ciento, cinco décimas por encima de la media nacional. Para la entidad, la corrección de desequilibrios es clave para un despegue que también beneficiará al empleo El autor leonés volvió ayer a reivindicar la plena vigencia de Don Quijote. Lo hizo en la presentación de El final de Sancho Panza y otras suertes la segunda novela que ha escrito como continuación de la de Miguel de Cervantes. Otro homenaje a una obra maestra El primer reflejo del presidente de la Comisión Europea por el revuelo provocado por el escándalo fiscal de LuxLeaks fue ayer despejar la responsabilidad de algo que sucedió siendo él primer ministro de Luxemburgo: Nunca di instrucciones de ninguna práctica fiscal específica dijo. Aunque también asumió culpas: Claro que políticamente soy el responsable de lo que se hizo en mi Administración añadió. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 Precio ABC 1,40 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.113 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid