Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 SOCIEDAD Teresa Romero recibe el alta Descansa en Becerreá JUEVES, 6 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es sociedad ABC La madre de Teresa: Está agotada y delgada. Me pidió caldo de cena La auxiliar y su esposo llegaron a Becerreá pasadas las 19 horas para ver a su familia PATRICIA ABET BECERREÁ (LUGO) Nada más finalizar la rueda de prensa en la que Teresa Romero agradeció al equipo médico que la atendió su curación, la auxiliar y su marido pusieron rumbo a Becerreá, el pueblo natal de su madre. Un viaje de 500 kilómetros que la primera contagiada por ébola en Europa tenía claro que haría en cuanto su salud se lo permitiese, pero que- -según fuentes de la familia comentaron a ABC- -estuvo en el aire hasta el último momento. Teresa tenía muchas ganas de abrazar a su madre, pero le daba miedo encontrarse mal. Al final se vio fuerte y vino explicó una prima cercana. Los preparativos para recibirla empezaron a primera hora de la mañana en este pueblo de la montaña de Lugo. En una charla con ABC, la madre de Teresa confirmaba que ya tenía la habitación preparada para acoger a su hija y a su marido y que los recibiría con caldo y empanada que es lo me han pedido y lo que más les gusta Precisamente, su última conversación telefónica antes de reencontrarse con su hija versó sobre su apetito y sobre la ropa que su marido salió a comprarle el día anterior al viaje, porque se tuvo que deshacer de casi todas sus cosas por el riesgo de contaminación La ansiada llegada de Teresa y Javier a Becerreá se produjo al filo de las 19 horas. Una nube de medios esperaban la entrada en la casa, que la pareja hizo por el portón trasero de la vivienda. No hubo declaraciones de la auxiliar, que llegó con gesto cansado aunque afable. El que sí se dirigió a la prensa fue su marido, que solicitó tranquilidad para que Teresa ha llegado tan agotada a casa que ni siquiera puede hablar casi conmigo De ahí que ni familiares ni amigos se acercasen ayer al domicilio de los Romero. Iremos mañana por hoy porque tenemos muchas ganas de abrazarla y ver cómo está, pero antes tiene que descansar algo, sobre todo del viaje reconocen. Su madre la ha encontrado delgada y débil. Nosotros también le vimos la cara muy delgada en la rueda de prensa prosiguen. Ubicado a una media hora de Lugo, en el municipio de Becerreá viven poco más de tres mil habitantes. La madre de Teresa se compró una casa a la entrada del pueblo hace ahora una década y, desde entonces, la sanitaria y su marido pasan las vacaciones en ella. De ahí que la primera contagiada por ébola en Europa haya pensado en este rincón de la montaña lucense como un lugar de desconexión tras semanas de aislamiento y tensión. Hija adoptiva del pueblo Atentos a la primera aparición televisiva de la hija de Jesusa los vecinos de la localidad comentaban cómo habían vivido el transcurso de la enfermedad. En un primer momento la noticia nos sobresaltó porque decían que ella había pasado aquí el fin de semana y pensamos incluso que podía haber peligro de contagio. Luego ya se aclaró todo y lo importante es que poco a poco ha salido adelante confiesan. Expectantes ante su visita, son muchos los que aplauden la propuesta del ayuntamiento de la localidad, que planteó nombrar a la auxiliar hija adoptiva del pueblo. En realidad ella no es de aquí, pero como si lo fuera se comenta en un corrillo improvisado ante la pantalla de una cafetería. La mayoría de los vecinos que escuchan las palabras de agradecimiento de Teresa la conocen o se han cruzado con ella en alguna ocasión. En verano suele pasear por aquí con su marido. A veces incluso nos dan las tres de la mañana charlando en el grupo de amigos que tenemos. Si sale por la calle seguro que la gente la para para abrazarla y darle la enhorabuena, pero sin molestar, porque ahora ya todo tiene que quedarse en la intimidad de su casa y de su familia esperan. Jesusa, en la puerta de su casa en Becerreá (Lugo) él y su esposa. Tere ha estado muy mala y queremos descansar, sobre todo ella, que no es que quiera, es que lo necesita explicó Javier Limón. Con la cena lista, la madre de la auxiliar reconocía a un familiar cercano EFE Gesto cansado, pero afable La auxiliar llegó a Lugo con aspecto de cansada, aunque sonrió desde el coche a los medios que la esperaban El presidente se felicita por el magnífico resultado Ignacio González respalda al consejero de Sanidad de Madrid A. CARRA MADRID El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, respondía ayer a los medios con una pregunta: ¿Hay que asumir responsabilidades de que Teresa se haya curado? Y es que, a su juicio, lo que toca ahora es felicitarse por el magnífico resultado Lejos de destituir a su consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, como pedía públicamente la pasada semana el marido de Teresa Romero en una multi- tudinaria rueda de prensa, el presidente madrileño recalcó que los profesionales de la Comunidad han trabajado de manera extraordinaria aplicando todos sus conocimientos y aprendiendo sobre la marcha para conseguir que Teresa se haya curado. La responsabilidad está en el trabajo extraordinario de los profesionales insistió González. Muy diferente era la visión que el secretario general del PSOE, Pedro Sán- chez, tenía sobre las responsabilidades del ébola. Después de manifestar su alegría por el alta hospitalaria de la auxiliar de enfermería contagiada, Sánchez pedía a Mariano Rajoy que explique en el Congreso la gestión de la crisis desde el minuto uno y que aclare cuál fue la cadena de errores Además, el líder socialista volvía a pedir al presidente del Gobierno la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato Precisamente, la ministra de Sanidad enviaba ayer una nota en la que mostraba su apoyo, cariño y agradecimiento a Teresa Romero y su reconocimiento a todos los profesionales sanitarios del Sistema Nacional de Salud en particular a los que han atendido de forma voluntaria a los pacientes con ébola Mato aseguraba también que la recuperación de la paciente es una enorme satisfacción para toda la sociedad española Javier Rodríguez, consejero de Sanidad