Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 6 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es internacional Victoria republicana arrolladora INTERNACIONAL 33 Elecciones en EE. UU. DE LEJOS Los republicanos buscan un presidenciable frente a Clinton Parte del electorado demócrata se abstiene en las legislativas, pero vota en las presidenciales JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK PEDRO RODRÍGUEZ Aspirantes La marea republicana en las elecciones legislativas del martes ha supuesto un espaldarazo a las esperanzas del partido de cara a las presidenciales de 2016. Los triunfos en estados bisagra -Iowa, Colorado, Carolina del Norte, Florida, Ohio o Michigan- -es la amenaza más clara para la permanencia de los demócratas en la Casa Blanca. Sin embargo, quedan dos años para la elección presidencial y habrá que ver cómo se definen dos factores decisivos: quién vota y a quién se vota. La demografía del votante cambiará en 2016: buena parte del electorado demócrata- -minorías, jóvenes y mujeres- -tiende a quedarse en casa en las legislativas y acudir a las urnas con fuerza en las presidenciales. Ha habido dos casos en las últimas dos décadas- -1994 y 2010- -en los que los republicanos arrasaron en las legislativas para después perder las presidenciales. En cuanto a quién se vota, los demócratas tienen el consuelo de tener un candidato sólido. Aunque no se ha postulado formalmente, nadie duda de que Hillary Clinton será la baza demócrata en 2016. Se ha esforzado en las elecciones legislativas con 45 actos electorales en 54 días- -sobre todo en los estados bisagra es decir, con poco éxito- ya cuenta con el apoyo de varias plataformas para la recaudación de fondos para la campaña y en las encuestas destroza a sus posibles rivales. En la última de The Washington Post y ABC News, el 65 de los votantes demócratas la prefieren HILLARY CLINTON EX SECRETARIA DE ESTADO No hallará resistencia entre los demócratas, pero tendrá que sacudirse el legado de Obama como candidata, frente al 13 del vicepresidente John Biden y el 10 de la senadora Elizabeth Warren, que ya ha anunciado que no se presenta. Su único escollo podría ser el gobernador saliente de Maryland, Martin O Malley, pero la derrota de su sucesor para el puesto podría haber afectado a su capital político. La debilidad de Clinton es que, a pesar de llevar dos años fuera de la política, los republicanos utilizarán su relación con Obama- -fue su secretaria de Estado entre 2008 y 2012- -para acusarla de ser más de lo mismo y vincularla con la caída del prestigio del presidente. En las legislativas, los republicanos han jugado muy bien la carta del enemigo común- -Obama- pero a partir de ahora deberán solucionar el desafío de encontrar un candidato fuerte para 2016. Hay al menos una docena de republicanos dispuestos a lanzarse a la carrera presidencial, y sus diferencias podrían abrir heridas en el partido. SIN CONEXIÓN El castigo sufrido por el partido de Obama supera las previsiones más optimistas de los republicanos lo largo de la noche electoral en la que el Partido Demócrata de EE. UU. ha retrocedido hasta niveles no registrados desde los años veinte del siglo pasado, el presidente Obama realizó una serie de llamadas telefónicas. Una de las primeras fue para hablar con el senador McConnell, nuevo líder de la flamante mayoría republicana en el Senado. Y en una irónica metáfora de lo que puede suceder en Washington durante los dos próximos años, el presidente y el senador no llegaron a hablar. Nadie se molestó en contestar la llamada de la Casa Blanca. El castigo sufrido por el partido de Obama en estas midterms supera incluso las previsiones más optimistas de los republicanos. Los conservadores se han hecho con el control del Senado, han expandido su mayoría en la Cámara de Representantes y han triunfado también en el frente de los gobernadores y Legislaturas estatales. Todo un botín electoral que es muy difícil de no entender como un repudio frontal a la Administración Obama, con la emergencia de un nuevo orden político que ya empieza a mirar hacia las presidenciales de 2016. Para diseccionar estos resultados, las encuestas a pie de urna confirman una desconfianza creciente en el liderazgo de Obama y su capacidad para solucionar los grandes problemas de Estados Unidos. La puntilla sería la débil recuperación económica, con frustraciones que se han traducido en las urnas a favor de los republicanos. Y junto a este voto de castigo convive también un profundo rechazo al paralizante partidismo que impera en Washington. De los ocho candidatos demócratas por los que el presidente Obama ha hecho campaña, dos han ganado, cinco han perdido y uno no sabe todavía si ha ganado o perdido por un indescifrable margen de diferencia. Realmente, la única demócrata que ha salido beneficiada de este martes electoral parece ser Hillary Clinton. Ya nadie duda que volverá a competir por la nominación presidencial y que esta vez le resultará más fácil marcar distancias con un Congreso dominado por los republicanos. A Jeb Bush JEB BUSH EXGOBERNADOR DE FLORIDA Sería el candidato del establishment un aspirante fuerte y con conexiones SCOTT WALKER GOBERNADOR DE WISCONSIN El nuevo triunfo en Wisconsin del político republicano le lanza a la carrera presidencial Uno de los candidatos más potentes es Jeb Bush, ex gobernador de Florida- -uno de los estados bisagra con más electores- hermano e hijo de presidentes. Sería el candidato del establishment lo más parecido a Clinton que el partido republicano tiene entre sus filas. En el ala más conservadora, con lazos fuertes con el Tea Party, están los senadores Ted Cruz (Texas) y Marco Rubio (Florida) y el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal. Tendrán que situarse como candidatos posibles también para el votante más de centro, algo por lo que también trabaja el senador Ron Paul (Kentucky) con una fuerte implantación entre el electorado libertario del partido, pero que debe demostrar que puede construir alianzas más amplias. Asimismo, su victoria en la carrera para gobernador de Wisconsin lanza a Scott Walker con fuerza a la carrera presidencial. pués de una dura campaña en el que los gigantes empresariales del sector (Monsanto, DuPont, Pepsico, Coca Cola y Kraft, entre otros) contribuyeron con gran parte de los 16 millones de dólares con los que se financió la campaña (los que estaban a favor del etiquetado solo pudieron reunir un millón) El dinero electoral también fue clave en la votación sobre marihuana en Florida. El magnate de los casinos Sheldon Adelson- -el mismo del proyecto fallido de Eurovegas- -aportó 5,5 de los 6,3 millones de dólares con los que se financió la campaña en contra de la legalización. Los 8 millones recaudados por quienes estaban a favor no fueron suficientes para alcanzar la mayoría necesaria.