Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE JUEVES, 6 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es ABC Teresa Romero recibe el alta médica No sé lo que falló. Ni si falló algo Reproches tras un milagro De todo hubo, como en botica, en las palabras con que Teresa Romero se dirigió ayer a la opinión pública tras recibir el alta médica. Las llevaba escritas en un papel y, a modo de resumen, reflejan las distintas líneas argumentales políticas, sanitarias, afectivas que se cruzan en un relato que desde el primer momento superó el umbral médico para instalarse en el debate social, a menudo agitado y por momentos crispado. Ni siquiera faltó una mención al perro Excalibur, protagonista del previsible epílogo con que el marido de la auxiliar quiso cerrar la comparecencia de Romero ante los medios. Trasladada en una silla de ruedas, aplaudida por sus compañeros durante su multitudinaria salida de La Paz, la mujer que venció al ébola dio gracias a Dios y al apóstol Santiago por su curación, un milagro como ella misma lo calificó que no evitó que más adelante cargara contra la nefasta dirección política de la Sanidad española. Muy prudente, guardando las distancias, la ministra de Sanidad se limitó a mostrar su apoyo, cariño y reconocimiento a Teresa a través de un comunicado. No era el momento de reabrir heridas y reactivar controversias, aún menos desde el Gobierno. Yo no sé lo que falló. Ni siquiera sé si falló algo, pero no guardo rencor, ni reproches dijo Teresa sobre las circunstancias, reconocidas y luego desmentidas por la propia auxiliar, de su contagio. Interrumpida por los aplausos de ánimo de sus compañeros, la auxiliar de enfermería se despidió con una muestra de su generosidad y buena disposición. Aquí estoy dijo Romero, voluntaria y donante hasta quedarme seca SOCIEDAD El equipo médico que ha tratado a Teresa Romero comparece ante los medios