Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 3.11.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.103 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL BATALLÓN DE LOS PERPLEJOS Por Álvaro Martínez El Spain is different cumple 65 años, pero no hay quien lo jubile España, ese país donde monjas de clausura salen a diario por la tele, celebran la muerte de los empresarios y abanderan el rencor social del momento JORDI SAVALL MÚSICO Lo que cuesta la independencia D U CHEMA BARROSO na plaza de Cibeles serpenteada por inquietos tranvías que subían a la Gran Vía o una flamenca arriá- pitá en Sevilla fueron, a partir de 1949, las imágenes que ilustraron el Spain is different el famoso lema con el que España comenzó a explotar de manera intensiva el filón del turismo. Los aeropuertos de medio mundo lucían anuncios con el célebre eslogan que, por repetido, ha terminado por enhebrarse al carácter del español de tal forma que ya parece formar parte del genotipo de los aquí nacidos o los residentes de larga duración. Gente... peculiar. Con asomarse un instante a la ventana de la actualidad, y sin necesidad de ser invocado, a los diez segundos aparece un ser singular que pese a lo disparatado de su discurso o lo inexistente de sus cualidades llega a ser una celebridad, toda una referencia catódica. Es tal la profusión de personajes que este batallón pasmado está a punto de batir su ánimo en retirada. La penúltima en llegar al estrellato ha sido una monja que atiende al nombre de Lucía, al apellido de Caram y al mote popular de sor Bakunin Aparentemente profesa en un convento de clausura de Manresa (Barcelona) donde, según confesión propia, también abrazó la fe independentista gracias a Carod- Rovira, ese gran cristiano que pactaba con ETA que matara solo más allá del Ebro. Sor Bakunin también conocida como la hermana Cintora no pisa el convento de Nuestra Señora de los Ángeles y está todo el santo día en la tele, fija en los canales de Atresmedia y Mediaset, lanzando incendiarias monsergas antisistema para solaz y gran juerga de los parroquianos progres a los que les hacen gracia su verbo torrencial y sus denuestos al Gobierno, a la democracia española, al sistema financiero y al capitalismo, ese que acoge entre sus lobos despiadados y sin alma a los dueños bastante millonarios de las cadenas donde ella pontifica. Según la web de su orden, las Dominicas Contemplativas con su vida de oración, de silencio y de penitencia, dan testimonio de que Dios existe No hay más que poner Cuatro o La Sexta para ver cuán silencioso, penitencial y recogidito es el mi- Arriba, sor Lucía Caram; junto a estas líneas, monseñor Sistach, y, abajo, Carod- Rovira nisterio de sor Bakunin y cómo cumple las reglas de la orden fundada por Santo Domingo de Guzmán hace ochocientos años, fértil vivero que ha aportado a la humanidad a Tomás de Aquino, Catalina de Siena (ambos doctores de la Iglesia) Alberto Magno, Fray Angélico, Rosa de Lima, Martín de Porres (los dos americanos, como Caram) o Raimundo de Peñafort. En las cadenas de progreso se conforman estos días con sor Bakunin que celebra en Twitter la muerte de banqueros y empresarios, y no parece hacer caso a Juan Pablo II cuando alabó a las dominicas que con su oración, penitencia y vida escondida, pueden hacer brotar del Corazón Divino el amor que nos une como hermanos y sosiega las pasiones ¿Vida escondida? ¿Sosiego de las pasiones? No, España se nutre hoy de una hermana refitolera que da de comer rencor social en tres platos y postre. ¿Dónde andarán el obispo Martínez y el superior general de los dominicos? Sí, España es diferente. iciembre de 2013, entrevista para un medio editado en Andalucía, en plena promoción de su último disco y gira por España: Soy catalán, pero me siento en casa en Sevilla, en Santiago o en Toledo. Siempre he defendido la cultura española y la música española, y me siento integrado en España Octubre de 2014, cofirmante de un artículo en la prensa británica: Las tropas españolas conquistaron Cataluña en 1714. Nuestra nación se merece la independencia Parece muy difícil casar estas dos cursivas en una misma persona y tan corto espacio de tiempo. Pero más difícil debe ser convertirse en un virtuoso de la viola de gamba y también lo consiguió el musicólogo y director de orquesta Jordi Savall i Bernadet (Igualada, Barcelona, 1941) que esta semana ha rechazado el Premio Nacional de Música en protesta por la política cultural del Gobierno, al que dedicó por carta un arpegio de reproches ligado, en su caso, a la poca ayuda pública que recibe como custodio de la música antigua. Pidió 80.000 euros y le daban solo 30.000 para una gira. Y así no. Por lo que deshizo el trato y se conformó ¡qué le vamos a hacer! con los alrededor de 300.000 que saca al año del formidable Gobierno de Artur Mas. Hace unos meses, el violagambista se declaraba emocionado al recibir la Medalla de Oro de la Generalitat. Así sí. Savall respira corcheas y lleva cuarenta años en la música, a la que también se dedicaba su esposa, la soprano Montserrat Figueras, fallecida en 2011. Sus hijos Arianna y Ferran andan asimismo entre pentagramas. En esta ocasión, ha querido desvincular su apoyo a la consulta independentista al acto de no aceptar un premio nacional de España. Al parecer, se encuentra muy dolido por el maltrato que el Ejecutivo central dispensa a la música y a los músicos. Y de nuevo, a hablar del dinero: Les Arts Florissant, en Francia, reciben un millón de euros al año de subvención Así sí, eso sí que le da a uno la independencia.